jueves, 2 de noviembre de 2017

Talleres presenciales Madrid, 25 y 26 de noviembre

¿Te duele menstruar? ¿Has perdido el deseo sexual? ¿Sientes que tus orgasmos podían ser mejores, más intensos, profundos, que abarcaran todo tu cuerpo? ¿Tienes ganas de crear pero no se materializan tus proyectos? ¿Sientes que no tienes vitalidad y estás cansada a menudo? 
No te preocupes, no eres la única. Sigue leyendo...



Re-conectar con el útero
Sábado, 25 de noviembre

En antropología se utiliza el término embodyment para señalar el proceso por el cual los valores dominantes de la cultura se encarnan (literalmente) en el cuerpo físico: la postura corporal, la represión sexual, la manera en que se supone debemos hablar o movernos, los tonos de voz aceptados, el modelo femenino, la conciencia corporal… terminan creando tejido, modificando músculos y tendones, y afectando al correcto funcionamiento del cuerpo. Las mujeres hemos nacido y crecido en una cultura patriarcal y nuestro cuerpo se halla afectado por estos valores. En concreto, el útero, cuya funcionalidad y propiocepción están muy alterados.
El útero está implicado en todos los procesos sexuales de la mujer: desde la menstruación, embarazo, parto, orgasmo hasta la menopausia. Además, re-conectar con él nos abre a la posibilidad de aumentar considerablemente la vitalidad y la salud sexual y reproductiva, así como mejorar la autoestima y la seguridad personal. Se trata de tomar conciencia de este órgano y sus sensaciones.
Beneficios:
  • Conectar con el caudal de energía libidinal propia.
  • Mayor autoconocimiento.
  • Más seguridad y poder interior.
  • Más amor por una misma.
  • Aumentar la vitalidad y mejorar la salud.
  • Establecer relaciones más saludables con una misma y con los demás.
  • Menstruaciones sin dolor.
Fecha: sábado, 25 de noviembre
Horario: de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00
Precio:  75 €* 
*Incluye entrega de materiales en pdf y archivos mp3 con ejercicios.



La fuerza de la Sexualidad femenina
Domingo, 26 de noviembre

Para permitirnos Ser, también en lo sexual, hemos debido desencarnar antes el personaje con el que nos vestimos para sobrevivir a la educación. Aprendimos a vivir nuestra sexualidad a la vez que aprendimos a vivir nuestro cuerpo. ¿Abrazamos con amor nuestros pechos incipientes durante la pubertad? ¿Y el primer vello, sentíamos asco, admiración, ilusión, aceptación, repulsa? ¿Apreciamos nuestra menstruación como un regalo o, por el contrario, la vivíamos a escondidas, con vergüenza, que nadie se entere? Nuestro cuerpo se redondeó y con él aprendimos a medirnos, compararnos y sentirnos, quizá, inadecuadas dentro de nuestra piel.
Lo mismo podemos decir de los primeros ardores de juventud.¿Fueron recibidos con alegría y naturalidad por el entorno o se nos hizo saber que eran inaceptables? ¿Nos hicieron sentir como una puta, una guarra,  porque deseamos y sentimos placer? ¿Fue nuestra sexualidad vivida con culpa o silenciada? ¿Nos dimos cuenta de que había personas que sí tenían derecho a vivir su sexualidad (los adultos, los hombres, los niños) y otras no (las mujeres, las niñas)?
Mucho me temo que en nuestra cultura, para permitirnos derrumbar las máscaras que nos impiden vivir así, necesitamos reconsiderar de nuevo gran parte de nuestra educación y de la carga de represión que con ella vivimos. Nos han educado en una normalización de la sexualidad que sugiere que hay una norma limitada y correcta de ser y que todos los demás deseos o sensaciones que se salen de esto es algo erróneo o anormal.
Hablar de sexualidad es hablar de relación. Sobre todo de la relación que mantengo conmigo misma. Es hablar de deseo y placer, de presencia, de conciencia, de energía, de Amor (en genérico)… hablar de sexualidad es hablar de  Vida.
Nos han educado en la represión sexual, en la negación del placer como parte innegable de la existencia y nos hemos acostumbrado a poner un muro de ladrillos, tensiones y corazas entre el mundo que nos rodea y nosotras mismas. Es como si entre el mundo y yo misma se interpusiera un escudo infranqueable que me oculta, pero, a la vez, me impide Vivir en mayúsculas. Es difícil vivir la sexualidad estando acorazada, con tabúes, miedos, estereotipos y cadenas…
La propuesta de este curso es una toma de conciencia del cuerpo como elemento vertebrador e indispensable de las experiencias, no solo sexuales, sino vitales. Ofrecer una perspectiva diferente sobre el sexo y la sexualidad, entendiendo la sexualidad como una manera de estar en el mundo en la que tiene cabida el sexo, la maternidad (embarazo, parto y lactancia), el ciclo menstrual o, incuso, la creatividad. Abrir nuestros sentidos para permitirnos ir liberando las corazas, los miedos y las resistencias que, tanto en las mentes como en el cuerpo, no nos dejan ser quienes somos.
Beneficios:
  • Una perspectiva diferente de la sexualidad femenina.
  • Aumentar el deseo y el placer sexual.
  • Un mayor autoconocimiento sobre la propia sexualidad.
  • Aumentar el caudal de vitalidad.
  • Derribar el muro defensivo frente a la sexualidad.
  • Incrementar las sensaciones corporales sexuales.
  • Experimentar diferentes tipos de orgasmos (cérvico o uterino)

Fecha: domingo, 26 de noviembre
Horario: 10.00 -14.00
Inversión: 60 € 

Si asistes a los dos talleres, el precio es solo 115 € para los dos. Ya puedes reservar tu plaza a precio especial través de PayPal (despliega el menú de botón de Paypal para elegir tu opción) o, si prefieres otra forma de pago, ponte en contacto AQUI.


Talleres Mónica Felipe-Larralde en Madrid


Las plazas son limitadas por el aforo del local (y porque así nos podemos mirar a los ojos si queremos 😉). Hay asuntos que es mejor tratarlos en petit comité. Últimas plazas disponibles, así que si te apetece, te recomiendo no lo dejes para mucho más tarde.

Estoy feliz y encantada de que nos volvamos a encontrar de la miradas y de la atmósfera mágica que se crea cuando nos juntamos. Porque en mis cursos no trabajamos solo cuerpo y sexualidad, en mis cursos, literalmente, transformamos con delicadeza Vidas.

Va a ser un placer. Estoy segura.

¡Nos vemos en Madrid!  

No hay comentarios:

Hacemos comunidad en Facebook