miércoles, 9 de marzo de 2016

Tú no puedes parir

Da igual que tengas un cuerpo sano y que tu útero se mueva y que el bebé haya llegado a su maduración oportuna para salir de ti. Tú no puedes parir. Yo lo sé. Lo sé porque es lo que todo el mundo sabe. Lo sé porque lo repiten hasta la saciedad los medios de comunicación de masas. Parir es muy peligroso. Lo sé porque cuando una mujer se pone de parto en la vía pública o en su casa se cuenta en la sección de sucesos de los periódicos y sale en las televisiones y en las radios. Parir es muy peligroso. Lo sé porque lo que hacen los médicos y comadronas es salvarnos la vida. No solo a nosotras, sino a nuestros hijos e hijas. Sé que tú no puedes parir porque tu cuerpo es un cuerpo fallido e imperfecto. 

Lamentablemente este es el discurso público y oficial que las mujeres hemos interiorizado a fuerza de ser repetido y oído una y mil veces. Y no, por regla general ningún profesional sanitario va a salvarte la vida cuando estás de parto per sé. Te salvará la vida si ocurre algún accidente que la naturaleza no ha planeado. Un pequeño porcentaje de problemas posibles. La OMS estima que entre un 10-15 % de cesáreas pueden ser necesarias, o sea, que un 85-90 % de los partos no necesitan cesárea. La mayoría de los partos "serían" así normales y no darían pie a necesitar ninguna intervención. Cuando intervienen una vez, surgen las intervenciones en cascada. Pero nosotras y los profesionales creemos que el parto es peligroso y las mujeres tenemos miedo al dolor y a morir o que el bebé muera. 

Resolvamos este asunto:
¿Mueren mujeres de parto? Sí, claro, alguna. Pero, no tantas como para que la Humanidad tema extinguirse por este asunto. Mueren las mujeres de pobreza, mala asistencia, guerras, infecciones, desnutrición... ¿Eso significa que el parto en sí es peligroso? No.

¿Mueren mujeres por infartos cardiacos? Sí, claro, hay mujeres que mueren de infarto. El corazón se para y ya está. ¿Decimos por eso que el latido del corazón es peligroso? No. No tenemos un discurso negativo sobre el latido del corazón*. Sin embargo, lo tenemos sobre el parto. 

*Haz lo mismo con el hígado, el estómago, intestinos, cerebro, sistema circulatorio...

Tendremos que reflexionar sobre esto. Estamos vivas, que es la única condición para morir. Y vivir conlleva riesgos que hay que asumir. Esto no significa que esté en contra de la correcta asistencia médica. Cuando haga falta, la medicina está para ayudarnos. Cuando se quiera utilizar también. Quiero dejar claro que lo que yo critico no es a una mujer que quiere una epidural. Lo que critico es un estamento médico y unos medios de comunicación que nos venden el discurso de que el parto es peligroso y de que no podemos parir. 

La medicina preventiva podría haber sido un gran avance si no hubiera quedado en manos de intereses comerciales y grupos dominantes. En nombre de la prevención se interviene, corta, acelera, extirpa y de camino se pone a la mujer y su bebé en situación de riesgo de la cual sacarnos. Y de paso, se generan privilegios y estatus y poder, mientras a las mujeres se nos infantiliza, manipula y humilla. 

Echa un vistazo a estos titulares y descubramos juntas el relato social sobre el parto:



¿Operativo activado? ¿Ayudar a parir? ¿Cuál es el operativo activado que puede ayudar a parir a una mujer que insisto, está teniendo un parto normal espontáneo? ¿Qué operativo activaban tus abuelas en sus partos?




¿De verdad gracias a las indicaciones de los médicos la mujer parió? ¿No será más bien que la mujer parió, mientras los médicos del 112 daban indicaciones, vale, dejémoslo ahí? ¿Qué indicación pueden darte para parir en un parto normal espontáneo que, recuerdo, ya se estaba dando antes de que las indicaciones de los médicos supieran si quiera que el parto se estaba produciendo? ¿Segrega más oxitocina? ¿Ahora, a las de tres, deja que fluyan endorfinas por tu sangre...?



¿No te da la sensación de que es algo así como inesperado? Sorprendentemente le sobreviene un parto a traición (nunca hay que bajar la guardia) mientras dormía. Un parto algo bizarro y peligroso. Estás tumbada en tu cama y, zas, un parto en toda la boca. Claro que después nos enteramos que era un parto a término. O sea que se puso de parto. Ya está.  
De todas maneras no pasa nada, porque cuando los de la SUMMA llegaron ya lo finalizaron ellos. La madre fue a hacerse un café mientras ellos lo terminaban para estar despejada. Por cierto, que las han estabilizado (que no sé lo que es si no estabas desestabilizada antes). Menos mal que tienen un buen pronóstico ambas, que viene a ser algo así como el regalo de las hadas madrinas de Blancanieves. ¿Pronóstico? Vivir







Esta me gusta por su simplicidad. Queda claro que la madre ha recibido ayuda de dos organismos (a falta de uno). Esto nos da muestra de la dificultad de asistir un parto espontáneo normal. Y por si fuera poco, y dado que han ido los de la SUMMA y la Cruz Roja y que tenían dos ambulancias... ¡Qué demonios! Llevemos a la madre en una y la hija en otra al mismo sitio. ¡Qué no se diga que hay recortes! Observese que la ambulancia ha sido equipada con la unidad de neonatos del hospital porque, claro, es súper-mega-peligroso nacer. La foto es fundamental en el relato. WTF

Y así hasta el infinito...

Una última cosa: tu cuerpo es perfecto y está perfectamente preparado para dar vida. Si estás embarazada o quieres estarlo, repítelo hasta el infinito porque contrarrestar estas informaciones no es tarea fácil. Pero entre tú y yo, TÚ PUEDES PARIR. Como lo hicieron tus mayores y todas las mujeres de la historia hasta la hospitalización del parto (en España, años sesentas). Y como eres tú la protagonista de tu cuerpo, deberías ser tú la que decidiera qué, con quién y cómo. 

RECUERDA: TU CUERPO ES PERFECTO.


http://estudiosobreelutero.blogspot.com.es/2016/02/bienvenida-la-8-edicion-del-curso.html

1 comentario:

Anónimo dijo...

me gusta mucho tu artículo !!!! gracias

Hacemos comunidad en Facebook