jueves, 25 de febrero de 2016

Taller Cuerpo de Mujer. Re-conectar con el útero

Después de varios años, volvemos a celebrar este taller en Granada.  Es un placer compartir con las mujeres este trabajo tan satisfactorio. Además de las técnicas específicas y las dinámicas de trabajo, se ofrece un círculo de mujeres en los que poder ex-presar (sacar las presiones), compartir experiencias y tejer redes y lazos de hermandad. Este taller está dirigido a cualquier mujer independientemente de la edad y situación.


El objetivo es desarrollar la conexión y relajación del útero. Al relajar el útero obtendremos:
- Reglas y partos sin dolor.
- Más deseo y placer sexual.
- Aumentar la vitalidad y la creatividad.
- Mejorar la salud de nuestros órganos sexuales.
- Mayor seguridad personal.
- Tomar mayor conciencia de una misma. 

La relajación del útero a través de una técnica sencilla y unos ejercicios breves y efectivos es un camino de autoconocimiento que implica todos los niveles: emocional-afectivo, energético, mental y físico. El cuerpo se re-estructura y organiza de forma eficiente. 
El Encuentro comienza el sábado a las 10 de la mañana y finaliza a las 17:00. Es voluntario llevar comida para compartir con todas las participantes, y se finalizará con una última dinámica de conexión profunda con una misma y con los demás.

Contenido: 
10:00 - 11:00 - Cuerpo de Mujer y poder: analizaremos los efectos de la cultura y la educación en nuestro cuerpo.
11:00 - 12:00 - El útero: un espacio de vitalidad y placer olvidado.
12:00 - 14:00 - Dinámicas prácticas para integrar la percepción del útero.
14:00 - 15:00 - Descanso y comida compartida (optativo)
15:00 - 17:00 - Sororidad: Dinámica para experimentar los lazos del círculo de mujeres que sostiene y sana.




El curso se celebra en la sede de la Asociación de Familias El Nido, en C/ Alquería, s/n - Cármenes de San Miguel (Albaicín Alto). 

Si deseas recibir más información, puedes escribir a estudiosobreelutero@gmail.com y recibirás el programa del curso y más indicaciones.

¡Nos vemos en Granada el día 5 de marzo!





Y si prefieres formación online desde tu casa y a tu ritmo: Conciencia de mi cuerpo de Mujer (8ª Edición) 

domingo, 14 de febrero de 2016

¿Por qué Nerea tiene derecho al tercer grado o al indulto?

¿Por qué Nerea no debería estar en prisión?  ¿Qué derechos se están vulnerando con ella? ¿Por qué deberíamos firmar todas las personas la solicitud de tercer grado o indulto?

Hoy es el día de san Valentín y tenía previsto escribir un post sobre los mitos del amor romántico, pero ¿qué queréis que os diga? En este momento mi centro de actuación y mis emociones están con una mujer que no conozco de nada pero que pasa esta ola de frío sola dentro de una prisión y de un bebé de 15 meses que no sabe porqué desde el 26 de enero no puede estar con su madre, abrazarse a ella y tomar teta como había venido haciendo desde el día en que nació. 

Nerea tiene tres sentencias motivadas por una relación de violencia doméstica. Podemos resumirlo así: una pareja que se pegaban ambos (podemos matizar este asunto mucho más pero no lo haré, lo dejaré estar). La tercera y última sentencia es debida al quebrantamiento de una orden de alejamiento que el juez había impuesto a los dos miembros. Hace cinco años,  un buen  día, ella se lo encontró cerca de su casa. En vez de irse corriendo, se quedó a increparle. Las pulseras pitaron y apareció la policía. Resultado: Una nueva sentencia que, sumada a las anteriores (todas de pocos meses), le obligaba a entrar en prisión. 

De esto hace cinco años. Ella tenía solo 25. En este tiempo, Nerea a cumplido una primera sentencia con trabajos a favor de la comunidad, en estos años Nerea ha ido a terapia psicológica, lo que le ha permitido desengancharse de una relación tóxica y dañina para ella. En estos años Nerea ha rehecho su vida, se ha insertado perfectamente en la sociedad y lleva una vida normal. En estos años Nerea se ha casado y ha construido una relación de pareja sana y segura. En estos años, Nerea ha tenido un bebé que ahora tiene 15 meses, al que continúa amamantando. 

Como licenciada en Derecho, comprendo mínimamente los mecanismos de engranaje del sistema jurídico como para saber que en el caso de Nerea se está cometiendo una enorme y cruel injusticia por varios motivos:

1.- Se está vulnerando el artículo 25.2 de la Constitución española en el que se indica que la finalidad de las penas privativas de libertad, es la de reeducar y reinsertar en la sociedad a las personas que han cometido el delito. *
*Art. 25.2 CE: Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este Capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria. En todo caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad.


2.- Se está vulnerando el principio de proporcionalidad de la pena que rige en nuestro sistema penal: esto significa que la pena ha de adecuada para alcanzar el fin que la justifica. La pena óptima ha de ser cualitativa y cuantitativamente adecuada al fin.  El fin es el de reinsertar al reo en la sociedad como hemos visto. Entendemos que la separación de madre e hijo, suponen una segunda y tercera condena ya que el derecho de Nerea a estar con su hijo está siendo vulnerado. Y además se vulnera el derecho del hijo a estar con su madre, el derecho de recibir lactancia, el derecho a que los poderes públicos garanticen su adecuado desarrollo psicoafectivo.

3.- Principio de humanidad del artículo 15 de la Constitución EspañolaTodos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Entendemos que se está vulnerando este derecho ya que consideramos es inhumano separar a una madre de su hijo lactante.

4.- Se está vulnerando el derecho recogido en el artículo 38 de la Ley Orgánica General Penitenciaria, por el que se garantiza el derecho de las internas a estar en compañía de su hijo de menos de tres años.*
*38. 2. Las internas podrán tener en su compañía a los hijos que no hayan alcanzado los tres años de edad, siempre que acrediten debidamente su filiación. En aquellos centros donde se encuentren ingresadas internas con hijos existirá un local habilitado para guardería infantil.La Administración penitenciaria celebrará los convenios precisos con entidades públicas y privadas con el fin de potenciar al máximo el desarrollo de la relación materno-filial y de la formación de la personalidad del niño dentro de la especial circunstancia determinada por el cumplimiento por la madre de la pena privativa de libertad.


A finales de mes, se decide el futuro de Nerea y su bebé. Creemos que los derechos de Nerea se está incumpliendo sistemáticamente. Así como los de su hijo. Por eso, solicitamos para que madre e hijo puedan volver a estar juntos de nuevo, el tercer grado penitenciario y/o el indulto. 

Por favor, firma la solicitud de tercer grado o indulto para Nerea. Tu firma es importante:


Difunde y apoya la causa. Nerea somos todas las madres. #YoSoyNerea

PD. No deja de ser paradójico que el motivo por el que Nerea no pueda estar en prisión con su hijo son los recortes sociales. Ese es el motivo por el que en este momento no queda ningún módulo de madres en la Comunidad de Castilla-León. Y hay que constatar esto cuando hay decenas de implicados en casos de corrupción, desfalco y blanqueo de capital que siguen veraneando en sus yates, visitados los chalets de las estaciones de esquí o veraneando en la costa francesa. La desigualdad en la aplicación de la justicia nos aparece en este caso con tal crudeza que merecía la pena ser señalada. 

_________________________________________________________________________________

No solo la legislación, sino numerosa doctrina ampara esta visión del derecho penal:

La ejecución de la pena debe ser respetuosa de los derechos fundamentales de los presos, de su dignidad y humanidad. Corolario del principio de humanidad ha de ser, además, la orientación resocializadora que debe presidir la intervención penal: las penas no han de entrañar la separación de la sociedad del condenado y debe aprovecharse la ejecución para tratar de ir superando su “desocialización”, fomentando la comunicación del preso con el exterior, la asimilación de la de dentro a la de fuera y facilitando su adecuada y progresiva reincorporación a la vida en libertad.


Igualmente y en lo que a la pena privativa de libertad se refiere este principio encuentra su plasmación en la búsqueda de alternativas para las penas de corta duración: la multa, el arresto de fin de semana, la localización permanente, los trabajos en beneficio de la comunidad, la suspensión condicional del fallo o de la ejecución de la pena, etc., se encuentran entre las vías más empleadas a tal efecto.*
*Prof.Dr. Isidoro Blanco Cordero
Profesor Titular de Derecho Penal. Universidad de Vigo (Ourense)



Más sobre el tema en este blog:
Un bebé condenado a 9 meses
http://estudiosobreelutero.blogspot.com.es/2016/02/un-bebe-condenado-9-meses.html


Más sobre este asunto en medios de comunicación:
http://m.publico.es/sociedad/1949826/ingresa-en-prision-una-mujer-maltratada-cinco-anos-despues-de-ser-condenada-por-agredir-al-marido

http://novo.lavozdegalicia.es/noticia/novo/que-se-cuece/2016/02/12/redes-sociales-piden-tercer-grado-mujer-separada-bebe-15-meses/00031455294640852336407.htm?1

http://www.elnortedecastilla.es/valladolid/201601/25/rehecho-vida-tengo-hijos-20160125102124.html

http://m.elnortedecastilla.es/valladolid/201602/11/doscientas-personas-reclaman-libertad-20160211215930.html


Video de la concentración celebrada en Valladolid:





viernes, 12 de febrero de 2016

Un bebé condenado a 9 meses

Esta historia es la de esa máquina de hacer justicia que, impasible, arrasa con derechos elementales a su paso. En esta historia hay un bebé lactante de 15 meses con todos sus derechos intactos. Y hay una mujer que hace cinco años fue condenada por violencia familiar y porque ambos rompieron una orden de alejamiento mutuo que tenían su ex-pareja y ella. En ese tiempo, esa mujer ha ido a terapia, es otra mujer diferente, se ha casado y ha tenido un hijo.

Estas últimas semanas el estado de la justicia en mi país (España) no deja de ser noticia. Los ciudadanos miramos incrédulos los telediarios en los que, mientras los ladrones de guante blanco acumulan decenas de delitos y entran y salen de los tribunales con sus trajes hechos a medida sin pisar la prisión, los pobres, los desposeídos, los débiles debemos acatar una justicia que actúa como una maquina apisonadora.

Esta es la historia de un país arrasado por los recortes sociales. Cuando se recortan derechos o prestaciones sociales, se recorta más a los más vulnerables. No hay nadie más vulnerable en esta sociedad que un bebé de 15 meses. Ahora, su madre tiene que entrar en prisión porque no le han concedido el indulto ni el tercer grado a pesar de no ser un peligro para la sociedad, a pesar de haber hecho trabajo en favor de la comunidad, a pesar de reconocer su error, a pesar de estar ya insertada socialmente y llevar una vida ordenada, a pesar de que los derechos de su hijo se ven violentados, a pesar de que tiene derechos que la amparan a ella y a su bebé. 

Esta es la historia de la prisión de Villanubla que no tiene unidad de madres. Y es la historia de la prisión más próxima, que sí lo tenía pero lo han cerrado debido a los recortes. Las madres y sus hijos, los más vulnerables, los que dejan con menos recursos, se ven obligados a separarse.

Esta es la historia de una separación forzosa que duele, que me duele y que debería dolernos a todos. Esta es la historia de una mujer que no quiso tomarse la pastilla para cortar la leche al entrar en prisión. Es la historia de una mujer que se saca leche en la cárcel para tirarla porque no se la dejan entregar a su bebé.  Esta es la historia de un bebé de 15 meses que pregunta dónde está su mamá y que no comprende, que solo sabe llorar de los brazos del padre al de los abuelos. 

Y esta es tu historia. Porque está en tu mano y en la mía hacer algo para que esta situación cambie. Esta es la historia de una movilización ciudadana que pueda ayudar a que esa madre y su bebé puedan volver a estar juntos. 

Que se haga justicia, sí, Nerea no se niega a cumplir su condena, pero que no se condene a una doble condena: privación de libertad y privación de su hijo (con quien tiene derecho a estar según el artículo 38 de la Ley Orgánica General Penitenciaria). Que se haga justicia, sí, pero que no se condene a pequeño de 15 meses a la condena de no estar con su madre.

La justicia sin humanidad no es tal cosa. 

Por favor, firma y comparte en las redes para llegar a las máximas personas posibles, envía por mail e implícate porque, de alguna manera, está también es tu historia, nuestra historia como sociedad. 


En esta historia:

1.- Se está vulnerando el artículo 25.2 de la Constitución española en el que se indica que la finalidad de las penas privativas de libertad, es la de reeducar y reinsertar en la sociedad a las personas que han cometido el delito. *


2.- Se está vulnerando el principio de proporcionalidad de la pena que rige en nuestro sistema penal: esto significa que la pena ha de adecuada para alcanzar el fin que la justifica. La pena óptima ha de ser cualitativa y cuantitativamente adecuada al fin.  El fin es el de reinsertar al reo en la sociedad como hemos visto. Entendemos que la separación de madre e hijo, suponen una segunda y tercera condena ya que el derecho de Nerea a estar con su hijo está siendo vulnerado. Y además se vulnera el derecho del hijo a estar con su madre, el derecho de recibir lactancia, el derecho a que los poderes públicos garanticen su adecuado desarrollo psicoafectivo.

3.- Principio de humanidad del artículo 15 de la Constitución EspañolaTodos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Entendemos que se está vulnerando este derecho ya que consideramos es inhumano separar a una madre de su hijo lactante.

4.- Se está vulnerando el derecho recogido en el artículo 38 de la Ley Orgánica General Penitenciaria, por el que se garantiza el derecho de las internas a estar en compañía de su hijo de menos de tres años.*
*38. 2. Las internas podrán tener en su compañía a los hijos que no hayan alcanzado los tres años de edad, siempre que acrediten debidamente su filiación. En aquellos centros donde se encuentren ingresadas internas con hijos existirá un local habilitado para guardería infantil.La Administración penitenciaria celebrará los convenios precisos con entidades públicas y privadas con el fin de potenciar al máximo el desarrollo de la relación materno-filial y de la formación de la personalidad del niño dentro de la especial circunstancia determinada por el cumplimiento por la madre de la pena privativa de libertad.

A finales de mes, se decide el futuro de Nerea y su bebé. Creemos que los derechos de Nerea se está incumpliendo sistemáticamente. Así como los de su hijo. Por eso, solicitamos para que madre e hijo puedan volver a estar juntos de nuevo, el tercer grado penitenciario y/o el indulto. 


Firma para pedir el indulto o el tercer grado para Nerea:

Plataforma de apoyo a Negrea

jueves, 11 de febrero de 2016

Nerea somos todas


Hace dos días la historia de Nerea apareció en mi muro de Facebook. Lloré, me indigné y, al final, decidí hacer algo. Ayudar como fuera. Es por esto que os pido vuestra colaboración.

Nerea es una madre con un bebé lactante de 15 meses. Hace cinco años un juez dictó una sentencia de 9 meses de prisión que ha comenzado a cumplir ahora. Hace cinco años, Nerea y su ex-pareja tenían una orden de alejamiento mutua. Había sido una tormentosa y violenta relación. Un mal día se encontraron en Valladolid. Tenían que haberse ido cada uno por su lado, en vez de eso, se enzarzaron en una discusión. Conclusión: el juez dicto sentencia para ambos de 9 meses de prisión. 

Eso pasó hace cinco años. En este tiempo Nerea ha ido a terapia, se ha casado y ha tenido a ese hermoso bebé al que hasta el 26 de enero amamantaba. Ese fatídico día los separaron. La prisión de Villanubla no tiene módulo de madres. La prisión a pocos kilómetros de distancia que sí la tenía, cerró por los recortes. 
Desde entonces Nerea y su hijo están separados. Ella intenta mantener la lactancia en la cárcel sacándose leche que no le dejan enviar a su hijo. El pequeño llora angustiado preguntando donde esta su madre. Solo la ha visto una vez desde que entró en prisión.

Esta es una situación profundamente injusta y cruel por muchos motivos:
- Hay legislación que la ampara y no la están cumpliendo (art. 38 Ley Orgánica General de Penitenciaria), Derechos del . 
- El delito no es grave y nunca supuso un peligro para la sociedad. 
- Necesitamos una justicia que no suponga que recaiga sobre una persona dos o tres condenas a la vez: privar de libertad, privar a una madre de estar con su hijo menor y privar al bebé de estar con su madre.
- Nerea es víctima de los recortes sociales. Menos para los más vulnerables.

En pocos días, la junta penitenciaria se reúne para valorar el indulto (que ya le fue denegado antes) o el tercer grado. Por eso es importante presionar ahora para que sepan que no está sola. Que esta historia salga a los medios, que nos movilicemos por Nerea, porque Nerea somos todas las madres. #yoSoyNerea

Pedimos el indulto para Nerea González Rivera o, en su defecto, el tercer grado penitenciario, lo que permitiría a madre e hijo volver a encontrarse en un abrazo del que nunca deberían haberlos privado.

Recogida de firmas: 

Por favor, firma y difunde en las redes sociales y medios de comunicación. 

¡Ni un día más en a cárcel sin su bebé!



Mujeres en la cárcel e hijos de madres encarceladas: Desarrollos recientes en el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, publicado en 2006 por la Quaker United Nations Office:  
"Los regímenes penitenciarios, diseñados en su mayor parte para hombres, no cubren las necesidades ni los derechos de las mujeres.
 El encarcelamiento afecta a las mujeres de manera diferente que a los hombres. Las siguientes son algunas áreas claves que nos preocupan:
a) Problemas de instalaciones
b) Personal no apropiado
c) Falta de contacto con la familia
d) Falta de programas educativos y de trabajo
e) Falta de cuidados de la salud apropiados
f) Una alta proporción de las mujeres encarceladas tienen historias de abuso mental,
físico o sexual
g) El impacto negativo que el encarcelamiento de las madres tiene sobre sus hijos
h) El número desproporcionado de mujeres indígenas y mujeres extranjeras en la
cárcel"


"La mayoría de las mujeres encarceladas son madres. Encarcelar a una mujer que es
madre puede implicar no sólo la violación de sus derechos, sino también de los de sus
hijos. Cuando una madre es encarcelada, su bebé y/o niños pequeños pueden vivir en la prisión con ella o pueden quedarse ‘afuera’ y vivir separados de ella. Ambas situaciones pueden poner en riesgo a los niños."


 "El estudio revela la poca atención que se ha dado a los niños que viven en las cárceles
con sus madres, en particular desde la perspectiva de los derechos de los niños y las niñas, por ejemplo en cuanto a:
• Qué tanto se toman en cuenta los derechos de los niños al sentenciar a una
madre;
• Cómo se toman las decisiones sobre si los bebés y niños pequeños deben
acompañar o no a su madre en la prisión (o en detención preventiva);
• El impacto que la prisión tiene en el niño;
• Las instalaciones que deben proporcionarse;
• Cómo se deberá manejar cualquier separación posterior entre el niño y su
madre; y
• Alternativas sin privación de la libertad y diferentes formas de prisión que
apoyen la maternidad y el desarrollo del niño."


"Convención sobre los Derechos del Niño: En el 2005, el Comité empezó a tomar en cuenta y a hablar periódicamente sobre el impacto que encarcelar a las mujeres puede tener sobre el cumplimiento o incumplimiento de los derechos de los niños. El Comité ha considerado este tema tanto en relación con los niños que viven en la cárcel con sus madres como en relación a aquellos que han sido separados de sus madres porque ellas han sido encarceladas.
Tomar en cuenta el interés superior del niño al dictar sentencia y decidir sobre el arresto
La recomendación del Comité de los Derechos del Niño que surgió de su Día de Discusión General sobre los “Niños sin cuidado de sus padres” solicita que se lleve a cabo una reunión de expertos para elaborar las Pautas sobre niños sin cuidado de sus padres. Adoptar dichas pautas podría ser una herramienta útil para garantizar que al dictar sentencias y decidir sobre arrestos se tomen en cuenta los intereses del niño, cuando dichas sentencias puedan tal vez despojarlo del cuidado materno/paterno. En muchas de sus Observaciones finales, el Comité de los Derechos del Niño ha señalado claramente que el interés superior del niño debe tomarse en cuenta para dictar sentencia y al decidir sobre el arresto de su principal o único tutor. Cuando la acusada tenga la responsabilidad de atender a un hijo, el Comité recomienda que profesionales competentes consideren cuidadosa e independientemente el principio del interés superior del niño (art. 3) y que ello se tenga en cuenta en todas las decisiones relacionadas con la detención, en particular la detención provisional y la condena, y en las decisiones relativas a la internación del niño."
(Fuente: http://www.tenemostetas.com/2016/02/tercer-grado-para-nerea.html)


miércoles, 10 de febrero de 2016

Condenado un bebé de 15 meses

Esta historia es la de esa máquina de hacer justicia que, impasible, arrasa con derechos elementales a su paso. En esta historia hay un bebé lactante de 15 meses con todos sus derechos intactos. Y hay una mujer que hace cinco años fue condenada por violencia familiar y porque ambos rompieron una orden de alejamiento mutuo que tenían su ex-pareja y ella. En ese tiempo, esa mujer ha ido a terapia, es otra mujer diferente, se ha casado y ha tenido un hijo.

Estas últimas semanas el estado de la justicia en mi país (España) no deja de ser noticia. Los ciudadanos miramos incrédulos los telediarios en los que, mientras los ladrones de guante blanco acumulan decenas de delitos y entran y salen de los tribunales con sus trajes hechos a medida sin pisar la prisión, los pobres, los desposeídos, los débiles debemos acatar una justicia que actúa como una maquina apisonadora.

Esta es la historia de un país arrasado por los recortes sociales. Cuando se recortan derechos o prestaciones sociales, se recorta más a los más vulnerables. No hay nadie más vulnerable en esta sociedad que un bebé de 15 meses. Ahora, su madre tiene que entrar en prisión porque no le han concedido el indulto ni el tercer grado a pesar de no ser un peligro para la sociedad, a pesar de haber hecho trabajo en favor de la comunidad, a pesar de reconocer su error, a pesar de estar ya insertada socialmente y llevar una vida ordenada, a pesar de que los derechos de su hijo se ven violentados, a pesar de que tiene derechos que la amparan a ella y a su bebé. 

Esta es la historia de la prisión de Villanubla que no tiene unidad de madres. Y es la historia de la prisión más próxima, que sí lo tenía pero lo han cerrado debido a los recortes. Las madres y sus hijos, los más vulnerables, los que dejan con menos recursos, se ven obligados a separarse.

Esta es la historia de una separación forzosa que duele, que me duele y que debería dolernos a todos. Esta es la historia de una mujer que no quiso tomarse la pastilla para cortar la leche al entrar en prisión. Es la historia de una mujer que se saca leche en la cárcel para tirarla porque no se la dejan entregar a su bebé.  Esta es la historia de un bebé de 15 meses que pregunta dónde está su mamá y que no comprende, que solo sabe llorar de los brazos del padre al de los abuelos. 

Y esta es tu historia. Porque está en tu mano y en la mía hacer algo para que esta situación cambie. Esta es la historia de una movilización ciudadana que pueda ayudar a que esa madre y su bebé puedan volver a estar juntos. 

Que se haga justicia, sí, Nerea no se niega a cumplir su condena, pero que no se condene a una doble condena: privación de libertad y privación de su hijo (con quien tiene derecho a estar según el artículo 38 de la Ley Orgánica General Penitenciaria). Que se haga justicia, sí, pero que no se condene a pequeño de 15 meses a la condena de no estar con su madre.

La justicia sin humanidad no es tal cosa. 

Por favor, firma y comparte en las redes para llegar a las máximas personas posibles, envía por mail e implícate porque, de alguna manera, está también es tu historia, nuestra historia como sociedad. 


En esta historia:

1.- Se está vulnerando el artículo 25.2 de la Constitución española en el que se indica que la finalidad de las penas privativas de libertad, es la de reeducar y reinsertar en la sociedad a las personas que han cometido el delito. *


2.- Se está vulnerando el principio de proporcionalidad de la pena que rige en nuestro sistema penal: esto significa que la pena ha de adecuada para alcanzar el fin que la justifica. La pena óptima ha de ser cualitativa y cuantitativamente adecuada al fin.  El fin es el de reinsertar al reo en la sociedad como hemos visto. Entendemos que la separación de madre e hijo, suponen una segunda y tercera condena ya que el derecho de Nerea a estar con su hijo está siendo vulnerado. Y además se vulnera el derecho del hijo a estar con su madre, el derecho de recibir lactancia, el derecho a que los poderes públicos garanticen su adecuado desarrollo psicoafectivo.

3.- Principio de humanidad del artículo 15 de la Constitución EspañolaTodos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Entendemos que se está vulnerando este derecho ya que consideramos es inhumano separar a una madre de su hijo lactante.

4.- Se está vulnerando el derecho recogido en el artículo 38 de la Ley Orgánica General Penitenciaria, por el que se garantiza el derecho de las internas a estar en compañía de su hijo de menos de tres años.*
*38. 2. Las internas podrán tener en su compañía a los hijos que no hayan alcanzado los tres años de edad, siempre que acrediten debidamente su filiación. En aquellos centros donde se encuentren ingresadas internas con hijos existirá un local habilitado para guardería infantil.La Administración penitenciaria celebrará los convenios precisos con entidades públicas y privadas con el fin de potenciar al máximo el desarrollo de la relación materno-filial y de la formación de la personalidad del niño dentro de la especial circunstancia determinada por el cumplimiento por la madre de la pena privativa de libertad.

A finales de mes, se decide el futuro de Nerea y su bebé. Creemos que los derechos de Nerea se está incumpliendo sistemáticamente. Así como los de su hijo. Por eso, solicitamos para que madre e hijo puedan volver a estar juntos de nuevo, el tercer grado penitenciario y/o el indulto. 


Firma para pedir el indulto o el tercer grado para Nerea:

Plataforma de apoyo a Negrea
https://www.facebook.com/Plataforma-de-apoyo-a-Nerea-Concesión-del-tercer-grado-507814052718698/?fref=ts


CARNAVAL DE BLOGS POR NEREA

Deja el link de tu post sobre Nerea en el botón azul. Porque Nerea somos todas las madres. #YoSoyNerea


Hacemos comunidad en Facebook