lunes, 21 de septiembre de 2015

Las gracias de septiembre


Son las ocho de la mañana de este lunes de septiembre y aquí estoy, frente al ordenador, escribiéndote unas líneas. Tengo mucho trabajo porque hoy comienza la séptima edición del curso on line Conciencia de mi Cuerpo de Mujer y estos momentos son de inscripciones de última hora, cambios de mail, explicaciones... Pero he querido parar un minuto para contarte algo importante.

Para mi septiembre es un mes mágico y poderoso donde me encuentro y me despido de personas, lugares y actividades. Septiembre es el mes de los comienzos de curso, de las tormentas y el veranillo, y de la muerte de seres queridos que han coincidido en este mes. La muerte, como el nacimiento, nos pone de frente a la Verdad (con mayúsculas) de la vida.

El pasado lunes falleció mi suegro. Era ya un anciano, aunque seguía manteniendo una mente brillante y un gran corazón. Fue un pediatra que se dedicó con pasión a ejercer la medicina. Tuvimos la fortuna de poder despedirnos de él y expresarle lo mucho que ha significado para nosotros amarle y conocerle. Llevaba más de sesenta años casado con su compañera, su mujer, la madre de sus hijos. Sus últimas palabras las dirigió a ella. La miró y le dijo: gracias.


Esa palabra resume toda una vida. Gracias.

Y esa palabra es la que me gustaría que resonará en tu mail. Gracias. Gracias a ti por leerme, gracias si has hecho un curso conmigo alguna vez o asistido a alguna conferencia, gracias si no lo has hecho, gracias por estar en el intento de encontrarte, de cambiar el mundo. Gracias.
Lo demás es secundario o accesorio. 

Feliz Otoño.

Hacemos comunidad en Facebook