lunes, 3 de noviembre de 2014

Imágenes del útero II

La mente y el cuerpo son uno, aunque, curiosamente, la ciencia más racionalista y asimilada se empeñe en defender lo contrario. Repito, la mente y el cuerpo son uno, una unidad difícil de percibir, dado lo limitada de nuestra visión. Ya dice la ginecóloga Christiane Northrup en su libro Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer que el patriarcado es la separación del cuerpo y la mente. Una separación aprehendida de tal manera que nos identificamos por completo con la mente. Creemos ser esa que piensa a todas horas o, peor, los pensamientos en sí y renegamos o nos olvidamos de nuestro cuerpo, soporte, sostén, generador y parte indivisa de nosotras mismas. 

Al haber crecido alejadas de nuestro cuerpo, se nos hace especialmente complicado tomar conciencia de su existencia, sentir interiormente su estado y acceder a una conexión profunda. Por esto creo que se hace absolutamente necesario comenzar un trabajo personal de autodescubrimiento y reunificación de la mente y el cuerpo, proporcionando la unidad que nos da la fuerza de reunir todos nuestros potenciales. Y para comenzar necesitamos saber, conocer y asimilar cómo somos en el interior. A continuación os ofrezco unas imágenes que pueden ser útiles para, desde la mente, ir al interior y propiciar la sensación interna de contacto íntimo con nuestros órganos sexuales. De esta manera se posibilita devolver a la mente la dimensión de los órganos ocultos. Pero este es solo el primer paso, el segundo, y crucial, es reconocer en el propio cuerpo, sentir desde su interior, la presencia de estos órganos y darles un espacio.

Espero que sirvan como un primer paso estas imágenes. Te propongo un ejercicio poderoso que puede ayudarte a integrar el espacio corporal que hemos perdido.

Ejercicio:
Mira estas imágenes primero y familiarízate con las formas y elementos de los dibujos. Después, cierra los ojos, respira relajadamente y observa el foco de percepción del centro de tu frente. En tu frente hay un foco que es el espacio a través del cual aparecen los pensamientos y percibes el mundo exterior. Date cuenta de su existencia. Una vez hayas localizado ese foco de percepción, imagina que lo metes en un ascensor y que puede viajar por tu cuerpo. Viaja hacia el interior de tu cuerpo con ese foco de percepción y llévalo hasta donde los siguientes dibujos te muestren en tu interior. 


Esta es una imagen del suelo pélvico que te puede ayudar a localizar el ano, periné, vagina, uretra y clítoris. 


A continuación, mira este dibujoesquemático del útero visto frontalmente.




El útero visto desde la espalda de la mujer.




 El útero visto desde el lateral. Verás que aunque frontalmente se dibuje como una estructura elevada, el útero en realidad descansa sobre la vejiga urinaria, generalmente hacia delante, aunque cada útero presenta diferente inclinación y también es posible que tengas un útero retroverso, como se muestra en la fotografía de abajo. 



El útero en una vista cenital en relación con los demás órganos de la pelvis.




Espero que este ejercicio te sirva para localizar, viajar con tu conciencia por el interior de tu cuerpo y comenzar a reintegrar la experiencia corporal de la pelvis de la que, lamentablemente, tan desconectadas estamos. ¡Qué lo disfrutes!






3 comentarios:

umaamu dijo...

Gracias, esta información es muy importante!! El ejercicio que nos compartes Poderoso, lo único real es el cuerpo...conectar con el es dar orden a las cosas. La mente al servicio del cuerpo, dando forma a sus sensaciones y no al revés.

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Gracias por tu comentario. Es importante regresar al cuerpo y permitirnos tener una vivencia de él, no pensada, sino directa.

Silvia Durá dijo...

Gracias por todos estos dibujos, Mónica, me han sido de mucha ayuda para que mi hija vea cómo es su cuerpo por dentro y entienda dónde está todo y cuáles son sus funciones. Algo que ya le interesaba mucho y que ahora veo que por fin le ha quedado claramente entendido.

Hacemos comunidad en Facebook