lunes, 24 de febrero de 2014

Beatriz Gimeno y el feminismo antimaternal


Estimada  Beatriz Gimeno:

feminismo de la diferencia maternidadLa semana pasada leí tu artículo que lleva por título “Construyendo un discurso antimaternal”. Para comenzar te digo que como título me parece algo raro. Quizá porque no se puede construir un discurso antimaternal sin construir un discurso pro-extinción de la especie humana. Que es una opción, no digo que no, pero que como respuesta al estado de cosas me parece éticamente inadecuada. 

Aseguras en tu artículo, y entrecomillo para que no quepa duda, lo siguiente: El feminismo tiende a ignorar la naturaleza compulsiva de la maternidad, a quitar importancia a su papel en la comprensión de la discriminación estructural e ideológica de las mujeres y a mantener como tabú cualquier discurso contrario”. Mujer, decir que el feminismo* tiene como tabú un discurso contrario a la maternidad es, como poco, nada cierto, por no decir una mentira. La verdad es que me da cosa decirte esto pero, si quieres conocer discursos antimaternales en el feminismo puedes leer a Simone de Beauvoir y, en la actualidad, a Badinter y también puedes pasarte por casi cualquier Instituto de la Mujer o Ministerio de la Igualdad de este país. Allí encontrarás discursos antimaternales para que goces. Por si acaso no me crees, desde el «Todo el organismo de la mujer está adaptado a la servidumbre de la maternidad y es, por tanto, la presa de la Especie» hasta “La maternidad es una nueva forma de esclavitud” han pasado generaciones de feministas dispuestas a rubricar estas máximas. También puedes leer las entrevistas que le hacen a la escritora Doris Lessin y aplacar la necesidad de discursos antimaternales. O repetir el slogan encubierto en cada campaña de “el trabajo es un derecho, la familia una carga” al que de tan acostumbradas que estamos, ni recaemos.

Que me digas que el feminismo no ha construido un discurso antimaternal es, o poco informado (cosa que viniendo de ti no creo) o profundamente tendencioso. Y que digas que “desde el feminismo surgen periódicamente discursos promaternales que ofrecen, supuestamente, nuevas visiones de la maternidad que terminan siendo la misma”, es ya el acabose. Querida Beatriz, no son discursos promaternales desde dentro de la ideología feminista; son discursos diferentes desde los diferentes feminismos. No es que surjan periódicamente es que son visiones feministas diferentes. No hay un único feminismo, no hay una única voz feminista, no hay un único discurso feminista y negarlo es profundamente patriarcal. Es jugar con un arma propia del opresor. Frente al feminismo institucional tomado mayoritariamente por el feminismo de la igualdad; hay multitud de visiones feministas que han convivido históricamente y que continúan existiendo: feminismo utópico, anárquico, cultural, de la diferencia...

Relegar a anecdótico una construcción ideológica, a la vez que se pretende elevar a discurso social de genero lo que no es más que una experiencia de fracaso personal: quise ser madre y después me arrepentí, es mentir. Es demasiado patriarcal acallar las otras voces disonantes, amordazar a la otra, negando el valor de su voz. Intentas desprestigiar unos movimientos, como el feminismo de la diferencia y el ecofeminismo que, estoy segura, conoces, disminuyendo su significado y peso. Flaco favor nos hacemos entre mujeres cuando jugamos con la manipulación y la falsedad para crear polémicas estériles que no benefician a ninguna. 

* Entiendo que cuando Beatriz habla de feminismo, lo hace desde el feminismo de la igualdad.

jueves, 20 de febrero de 2014

Curso Sexualidad: claves de mi cuerpo de Mujer, 22 de febrero


El cuerpo de la mujer, tradicionalmente negado, rechazado y vejado por la mayoría de 
las culturas, es una de las grandes asignaturas pendientes.






Frente a las visiones puritanas, retorcidas, funcionales o esteticistas de nuestros cuerpos, necesitamos retomar el valor que tienen desde una perspectiva naturalista y empoderante que no niegue la biología ni la mente, a la vez que asume la fuerza de la cultura, y nos capacite para relacionarnos con él de forma sana y coherente.


Hablar de sexualidad es hablar de relación. Sobre todo de la relación que mantengo conmigo misma. Es hablar de deseo y placer, de presencia, de conciencia, de energía, de Amor (en genérico)… hablar de sexualidad es hablar de  Vida.

Nos han educado en la represión sexual, en la negación del placer como parte innegable de la existencia y nos hemos acostumbrado a poner un muro de ladrillos, tensiones y corazas entre el mundo que nos rodea y nosotras mismas. Es como si entre el mundo y yo misma se interpusiera un escudo infranqueable que me oculta, pero, a la vez, me impide Vivir en mayúsculas. Es difícil vivir la sexualidad estando acorazada, con tabúes, miedos, estereotipos y cadenas…

La propuesta de este curso es una toma de conciencia del cuerpo como elemento vertebrador e indispensable de las experiencias, no solo sexuales, sino vitales.

Ofrecer una perspectiva diferente sobre el sexo y la sexualidad, entendiendo la sexualidad como una manera de estar en el mundo en la que tiene cabida el sexo, la 
maternidad (embarazo, parto y lactancia), el ciclo menstrual o, incuso, la creatividad.

Abrir nuestros sentidos para permitirnos ir liberando las corazas, los miedos y las resistencias que, tanto en las mentes como en el cuerpo, no nos dejan ser quienes somos.

Frente a la visión más tradicional de la sexualidad entendida como acto sexual (preferentemente entre adultos heterosexuales), nos disponemos a recorrer nuestro cuerpo y a conquistarlo para abrir las puertas de los sentidos y el potencial que adivinamos en él. 

Este curso se articula en torno a tres propuestas complementarias:

Seminario on line de tres horas el día 22 de febrero de 2014 con teoría y prácticas donde las participantes pueden  exponer sus dudas y experiencias. Las clases quedarán grabadas a disposición de las participantes durante 20 días.

  • Clase 1: Exposición teórica (con preguntas y respuestas).
  • Clase 2: práctica corporal (con preguntas y respuestas). 
  • Clase 3: práctica corporal (con preguntas y respuestas). 


Archivos de audio con ejercicios guiados. 

- Un blog privado y exclusivo para las participantes durante 20 días con recursos, videos, textos, bibliografía y la posibilidad de compartir experiencias, dudas y opiniones con las demás participantes. 


¿Qué pasa si no puedo asistir al curso el 22 de febrero? Puedes ver el seminario de 3 horas cuando quieras y cuantas veces quieras durante los siguientes 20 días. 



Si deseas recibir el programa completo del curso sin compromiso, 
escribe a:

Más información en: 

lunes, 10 de febrero de 2014

¿Es la infanta tonta?

¿Es la infanta Cristina escasa en entendimiento o razón? Esa es la pregunta que queda colgando en el aire tras las declaraciones de la infanta Cristina. Y la respuesta es tan complicada de resolver porque lo mires por donde lo mires, no hay por donde cogerlo. Primero, que el abogado Miquel Roca, uno de los padres fundadores de la Constitución española, alegue como argumentos jurídicos en la defensa de su protegida que la infanta no sabía nada de los negocios de su marido y que era una mujer enamorada, solo puede ser debido a que:

a.- Al señor Roca se le ha olvidado el derecho (será de poco usarlo), pues el desconocimiento de las leyes no exime la obligación de su cumplimiento.

b.- El supuesto enamoramiento de la infanta no puede ser una alegación al principio de responsabilidad personal. Se parece sospechosamente al concepto de crimen pasional (como se llamaba antes a la violencia de género); ya saben, eso de la maté por qué era mía. La pasión nubló mi mente.

c.- Defender la falta de conocimientos técnicos básicos para la vida (¿régimen de gananciales o separación de bienes? ¿qué significa rubricar con mi firma un escrito?... ) de una mujer licenciada en Políticas por la Complutense y con un master en relaciones internacionales en la Universidad de Nueva York es no dejar en buen lugar a estas dos instituciones ya que o sus alumnos salen muy mal preparados o les pudo más la sangre real de la estudiante que los conocimientos adquiridos por la infanta que, a la vista está, no debió de enterarse de nada, nadita, nada.

d.- Y esto nos lleva a otra incógnita ¿cómo es posible que una mujer que no sabe lo imprescindible (no firmes si no estás de acuerdo, no gastes si no es tuyo, no compres si no tienes) no le consta, no recuerda y cuyo único saber es que está enamorada de su santo, ocupe un alto cargo en una entidad financiera desde hace lustros? 

Desde luego, pocas alegaciones pueden hacer los abogados defensores para intentar salvar a su representada visto lo visto. Lo que me escama es que han escogido la más machista y misógina que han encontrado. No solo no tienen fundamento jurídico sino que apela directamente al rancio papel de mujer boba, que firma obediente lo que su maridito le pone por delante, sin poder reflexionar sobre ello con un mínimo criterio. Esa es la tabla de salvación de la infanta... y, esa defensa, viniendo de un político y padre de la Constitución, el señor Miquel Roca, dice mucho de por donde andamos. ¿se imaginan esa misma defensa en el caso de un hombre licenciado con master y puesto de trabajo ejecutivo? No ha de extrañarnos que para muchos aún seamos menores de edad. Lamentable.

Hacemos comunidad en Facebook