lunes, 10 de septiembre de 2012

Historias de mujeres


 "Tendremos que contarnos las historias nosotras. Nombrar los vacíos y los sueños, asomarnos a las mentiras y las fantasías, preguntar por lo importante y lo superfluo. Tendremos que saber cual es el origen y hacia donde caminamos con paso decidido, dónde están los senderos pedregosos y en qué desvío podemos perdernos irremediablemente. Tendremos que gritar al aire lo que nos pasa por dentro y destrozar las viejas mecedoras en las que nos acunaron. Tendremos que levantarnos sobre nuestras cenizas y alimentar a la fiera. Las mujeres tendremos que saber que sabemos, aunque para eso tengamos que profanar los  cementerios y escupir a los lados. Las mujeres tendremos que contarnos las unas a las otras las historias veladas, las miserias secretas para hacer con ellos un collar con el que protegernos. 
Necesitamos explicarnos por qué las cosas son como son, por qué la mariposa vive tres días y el cordero pace al lado del matadero. Tendremos que decir cómo son las cosas, pero no deformadas por una ilusión de objetividad, sino alimentadas por el calor de lo subjetivo, de lo que me ocurrió, de lo que sentí, de lo que viví. Y en esa lectura, en esas historias, en ese intento de recrear la vida, las mujeres podremos entonces recomponer la mirada que nos fue arrebatada en las tibias mazmorras de leche y en los pasillos de los Ministerios. Será entonces, cuando hayamos terminado de escuchar a la última mujer relatar su hazaña y sus desventuras, cuando compondremos un cuadro y veremos, al fin, veremos.
En ese instante nuestra mirada se volverá pulcra y limpia y veraz y poderosa y atravesará los muros y verá las sombras y percibirá lo que no hay. El patriarcado caerá como una torre de naipes aplastando bajo su pecho a los fantoches. Y la flor volverá a recrear al mismo universo en cada uno de sus pétalos y la mariposa sacudirá sus alas inmutable y el ruiseñor nos ofrecerá una nota que nunca antes había sido escuchada. La poesía, al fin, brotará del rincón del jardín y se desparramará llenando el mundo de versos y ritmos y sonidos. Y el verbo comenzará a crecer.
Pero antes, primero, las mujeres tendremos que contarnos historias."

Dedicado a todas las mujeres que escriben, que cuentan, que explican, que dan...

    

3 comentarios:

susana moo dijo...

Me uno al agadecimiento de tu dedicatoria. Historias de mujeres, necesitamos más, más y más!

Ángela dijo...

Precioso texto y precioso homenaje a las mujeres y a esa tarea que es re-cuperar y re-conectar con lo que somos!

Saludos!

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Un abrazo a ti, Angela.

Hacemos comunidad en Facebook