jueves, 27 de septiembre de 2012

Miedo, sometimiento y patriarcado

Me gustaría que las visitas que hoy llegaran hasta este humilde espacio vieran el video que he insertado más abajo. Se trata de un video grabado la noche del 25S por un periodista que trabaja para el periódico El País. Para las que sois de fuera de España, el pasado 25 de septiembre, miles de ciudadanos se reunieron para rodear el Congreso de los Diputados en un intento de llamar la atención y evidenciar el profundo y creciente malestar que reina entre la población española por los recortes y medidas de ajuste económico que revierten totalmente en las clases más desfavorecidas. La convocatoria estaba organizada desde hacia semanas, pero coincidió con la publicación en una revista del coste de las cenas y comidas cuando el presidente Mariano Rajoy viaja a fines tan productivos como una final de fútbol de la copa de Europa. La cena que el señor presidente y sus invitados degustaron de vuelta en el avión presidencial costó a los españoles 1.000 €. Incluía jamón de pata negra de 190 €/kilo y botellas de wiski y vino de elevados precios. Ni que decir tiene, que pagado con nuestros impuestos. Los datos los hacen públicos los trabajadores de ese servicio presidencial hartos de ver como se les recortan sueldo y derechos, siendo testigos del despilfarro.

(podéis ver la noticia completa aquí)




Y quiero que veáis este video porque nada de lo que sucede en él es casual. De hecho mucho se ha hablado y escrito sobre el terrorismo, y más en un país que ha sido testigo durante décadas de este mal. 

La acepción que la RAE ofrece de la palabra terrorismo es la siguiente:

Terrorismo
1. m. Dominación por el terror.
2. m. Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror.
3. m. Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos.9


La policía no está defendiendo en esta actuación ningún derecho, ni está al servicio de la ciudadanía. Lo que está ocurriendo en estas imágenes es que los servicios y cuerpos de seguridad del Estado están protegiendo a las castas, estamentos, privilegios, prebendas, sistema... ¿De quién los defiende? ¿De terroristas, alborotadores, delincuentes...? No. De ciudadanos que esperan un tren. Son ellos quienes crean un estado de miedo colectivo y actúan exactamente igual que lo harían unos terroristas. ¿Por qué? Porque no hay distancia de lo colectivo a lo individual. Porque los políticos saben que millones de personas sintiendo miedo conforman una sociedad sumisa y no quieren una sociedad envalentonada que pida explicaciones y que decida por sí misma. La policía, al servicio de los poderes políticos (que, por cierto, tienen nombre y apellidos, no son cargos anónimos), induce miedo en los ciudadanos porque así pretenden garantizar la seguridad de los políticos. Lo que parece que no logran medir es cuánto miedo desde la fuerza bruta hace falta inducir en unas familias que ya lo han perdido todo. Cuando uno sabe que no tiene nada que perder (casa, trabajo, futuro, esperanza....) ¿cuál es la siguiente amenaza? La vida. Pero si la vida deja de tener sentido ¿Qué más se puede perder? Nada. La historia nos enseña que cuando las personas no tienen nada que perder se vuelven muy peligrosas. 

Por ahora, la policía pretende infundir terror en los ciudadanos con actuaciones ilegales y desafiantes. Ya veremos lo que ocurre después. El porqué traigo estas reflexiones a un blog sobre mujer y patriarcado es porque podemos hacer una lectura de esta situación en clave patriarcal. Para los que no me lean a menudo diré que mi visión del patriarcado no es solo una sociedad machista (el machismo es consecuencia directa) y que este sistema patriarcal lo sostenemos a partes iguales hombres y mujeres, todos verdugos, todos víctimas. El patriarcado es una sociedad organizada jerárquicamente donde los hombres prevalecen sobre las mujeres, los adultos sobre los niños y los niños grandes sobre los pequeños y donde competimos por tener más, ser más, ganar más... Y esta forma de ver la realidad es la que nos ha traído hasta aquí. Son los grandes hombres de las grandes corporaciones bancarias sin corazón, incapaces de empatizar con el otro el que hace subir y bajar las bolsas, las primas de riesgo y el precio del trigo en África. Son ellos, desde despachos de caoba y enfundados en trajes de Armani, quienes provocan hambrunas de millones de muertos en el continente africano o especulan sobre la capacidad de pago de un país hasta llevarlo a la ruina, son ellos (casi siempre hombres, más altos en las cúspides del poder real, pero podíamos ser nosotras porque es un modelo de depredar que nosotras también conocemos y al que servimos) los que matan, enferman y abandonan a su suerte a la Humanidad. Y lo pueden hacer porque los seres humanos (los hombres y las mujeres) aún no nos hemos tomado de la mano y, perdido el miedo, comenzado a caminar en la dirección opuesta. Este sistema funciona en la medida en que todos lo demos por bueno, en que no os atrevamos a construir otro, en que el miedo sea más fuerte que nuestra necesidad de libertad. 

Ahora muchas mujeres y hombres estamos despertando, algunas por una maternidad que nos abrió en canal, otras y otros desde la conciencia que provoca el constante malestar interior que no encuentra consuelo en terapias o filosofías, o por la conciencia pura que provoca una mirada nueva sobre al realidad... y miramos estupefactas la pedagogía negra, el mercado de trabajo, la familia convencional, el sistema educativo, los medios de comunicación, los mercados financieros, la guerra y el hambre. Buscamos entonces otras formas de vivir, de estar, de compartir, de crear, de producir... y creamos, aún sin saberlo desde nuestra pequeña aportación, la urdimbre del mañana.






Para que este sistema patriarcal cambie el primer paso es un cambio interior. Perder el miedo, el de una o uno mismo. El miedo a no ser queridos, a volar, a Vivir, el miedo a crear con nuestras manos la realidad que deseamos, a equivocarnos, el miedo a ver la realidad sin filtros, a decir que NO, a soñar. Sacudirnos los barrotes de la ignorancia y perder el miedo es solo el principio. Sin miedo los policías harán sonar sus armas y los políticos se parapetarán tras ellos, pero no nos someterán. Entonces, el juego del patriarcado se acabó. 
Game Over.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Dismenorrea: el dolor de lo femenino

Al leer La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente, de Casilda Rodrigañez, comprendí que lo que me pasaba a mi, aquello que me había hecho tanto daño en mi vida era producto de haber nacido y ser criada en una sociedad patriarcal. Y fue una autentica revelación pasar de considerar que aquello que no funcionaba en mi vida no tenía que ver sólo con mi historia personal y familiar, sino que era producto de un sistema en el que era imposible adaptarse de forma sana. Por eso los cuerpos de mujer nos duelen: nos duelen las reglas, nos duelen los partos, sufrimos fibromialgia, estamos cansadas, nos duelen las articulaciones, sufrimos de dolores de espalda... Nos duele el cuerpo porque es la forma en que podemos tomar conciencia de que lo que vivimos a diario no es sano. Es la manera en que el cuerpo se revela a la sumisión, a la desconexión del cuerpo y la mente, a la falta de libertad y expansión. 

Nos enseñan desde pequeñas a vivir en lo reducido, a ser siempre pequeñas, a que no se os vea ni se nos oiga demasiado, nos enseñan a callar y sonreír, a no desear, a apagar el brillo... y así nos va. El cuerpo se queja, chirría, se rebela y nos pone en nuestro lugar. A veces nos deja inmóviles en la cama durante días o hace que los asuntos cotidianos (como coger a nuestro bebé en brazos) se conviertan en una tortura por el dolor de espalda o nos señalan que nos duele lo femenino. El dolor de regla, dicen las estadísticas que lo sufren entre un 30 y un 50 % de las mujeres. Se llama dismenorrea (de la que nos ocuparemos en este artículo) y puede ser primaria (si el dolor acompaña a las menstruaciones) o secundaria (que afecta a mujeres de más edad y suele estar asociada a otros factores como la endometriosis, miomas...). 

Sintomatología*

Los síntomas pueden ser diversos: calambre en las piernas, dolor pélvico o abdominal intenso, dolor en la parte baja de las espalda (a la altura de los riñones), dolor de cabeza, náuseas, mareos, vómitos, desmayos, fatiga, así como ansiedad, irritabilidad o depresión, es decir, que afecta tanto el estado físico como anímico. En algunos casos, además de los síntomas, se expulsan durante la regla coágulos de sangre o moldes endometriales. 



Mujeres que se ven compelidas a enfrentarse mensualmente con su dolor de lo femenino, con el dolor que produce su propia naturaleza. Mujeres que se quedan en cama unos días, que recurren a pastillas hormonales y a analgesia, que usan bolsas de agua caliente... cada mes durante más de treinta años en su vida. Mujeres que cuando recurren a los médicos se encuentran con una ciencia que las medica. Mujeres que no se plantean que puede que no sean ellas las que estén mal, que su cuerpo no está defectuoso, sino que es el sistema patriarcal el que habría que cambiar. 

Magnitud del dolor menstrual*

  • Grado 0: Menstruación no dolorosa y la actividad diaria no se encuentra afectada.
  • Grado 1: Menstruación dolorosa, pero rara vez inhibe la actividad normal, los analgésicos son rara vez requeridos, el dolor es leve.
  • Grado 2: Actividad diaria afectada, los analgésicos son requeridos y dan suficiente alivio para poder realizar actividades diarias, el dolor es moderado.
  • Grado 3: Actividad diaria claramente inhibida, pobre efecto de los analgésicos, síntomas vegetativos (cefaleafatiga, vómitos, y diarrea), el dolor es severo.
  • Grado 4 : Los síntomas del grado 3 a los que se suman alucinaciones, Náuseas y vómitos.

Así que si al 30 o 50 % de las mujeres sanas les duele su ciclo biológico natural, debemos considerar que ocurre algo. Al menos, debería darnos que pensar. Algunos casos clínicos recogidos como ejemplo en un documento del ginecólogo José Antonio Navarro Repiso:

1. Una mujer de 32 años de edad presenta una historia de dismenorrea de 2 años de duración. Durante los  últimos 10 meses el dolor ha empeorado progresivamente de tal forma que no puede trabajar 1-3 dÌas al mes. Ha tomado varios tipos de analgésicos sin resultados. Utiliza un dispositivo intrauterino (DIU) durante 8 años sin problemas. Hace 3 años que le extrajeron el DIU porque ya no deseaba anticoncepción. La exploración pélvica repetida revela un ú̇tero indoloro de tamaño normal. La exploración de los anexos provoca dolor, aunque no se palpa ninguna masa. 

O sea, una mujer ¿que desea ser madre desde hace tres años y no lo ha sido?, con dolores menstruales

2.- Una niña de 15 años de edad declara que tiene un dolor menstrual grave. La aspirina, ú̇nica medicación que ha utilizado, no le ha sido  útil. La madre explica que cuando la niña tiene la regla, generalmente tiene que ausentarse de la escuela 1-2 dÌas y que este absentismo ha ido acompañado de malas notas. La familia de la niña acaba de mudarse a esta zona. La exploración pélvica es normal. 

O sea, una adolescente que acaba de cambiar su entorno en una edad en la que el grupo, los pares, es fundamental para ella.

Para la ciencia las respuestas acertadas para estas pacientes son más pruebas diagnósticas y el uso de medicación. La ginecóloga Cristine Northrup dice que el patriarcado es la separación del cuerpo y la mente. Estoy de acuerdo. Las mujeres nos hemos desarrollado escuchando únicamente al hemisferio izquierdo del cerebro. Toda la educación en la escuela y en casa ha sido dirigida para ahogar lo intuitivo, instintivo, emocional y corporal: poniendo el acento en la represión sexual. Sustituir un sistema con tanto arraigo como el patriarcal parece una labor ardua para cualquier mujer... pero, ¿qué tal si cambias tú? Solo tú, tu vida, tus relaciones, tu realidad... Además, no estamos solas, aisladas. Vivimos en un entorno contaminado y, como viene reconociendo una parte de la medicina, las interacciones con las sustancias químicas pueden estar influyéndonos más de lo puede parecernos. ¿Qué te parece si tú decides que ya no vas a hacer el juego más al sistema patriarcal, que no vas a continuar haciendo como si los dolores de tu cuerpo fueran una condena personal y decides escuchar tu cuerpo y hacerle caso para que sane? Pero ¿cómo? Hay muchos caminos para enfrentar un proceso de crecimiento y maduración personal. A mi me gustan aquellos caminos que involucran cuerpo, emociones, mente y conciencia. Uno de ellos posible es la relajación del útero. 


Una sencilla relajación que puedes descargarte gratuitamente aquí y que, está demostrado por miles de mujeres, tiene los siguientes efectos:
- Elimina el dolor menstrual (dismenorrea).
- Potencia el deseo sexual y el placer sexual.
- Reduce la duración de los partos y ayuda a parir sin dolor.
- Aumenta el autoconocimiento y la capacidad de escucha.
- Instaura la unión cuerpo-mente.
- Proporciona mayor creatividad.
- Aumenta la seguridad y el poder personal.

Toda la información sobre la relajación la tienes en la página RELAJACIÓN

Y no te preocupes si crees que no te va a funcionar esta relajación. Hay quien tampoco se lo creía y mira aquí.

¡Qué la disfrutes!

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Encuentro de Mujeres de Mallorca


Preparando los últimos detalles para viajar a Mallorca a finales de mes. Me gustan las islas en general, y Mallorca es un lugar especial para mi. Mallorca es agua turquesa y cielo y templarios y truenos y montañas. Mallorca son vacaciones y días de sol y calas y el monasterio del Lluc y su virgen negra. En unos días tendré oportunidad de regresar a su tierra y a sus aguas para trabajar. Habría que encontrar una palabra para definir un trabajo que produce placer a quien lo practica. Me encontraré con mujeres de esa tierra que me hablarán de ellas y uniremos nuestros cuerpos en una danza sin palabras.

Las actividades programadas para Mallorca son:

- Sábado, 29 de septiembre, a las 19:30 presentación del libro “Cuerpo de Mujer: reconectar con el útero”, en la Librería Agapea, C/ Marques de Fuensanta, 6. En este acto, la autora del libro Mónica Felipe-Larralde ofrecerá la conferencia Poder y Cuerpo de Mujer.
Entrada libre y gratuita hasta llenar aforo.


- Domingo, 30 de septiembre, de 10:00 a 18:30, “Encuentro de Mujeres: reconectar con el útero”. Un taller vivencial para reconectar con el útero como centro de poder de la mujer. Una experiencia imprescindible para mujeres en cualquier situación o edad: embarazadas, con menopausia, histerectomía, adolescentes, mayores…
Los beneficios de la práctica de la relajación del útero son:
  • -       Menstruaciones sin dolor.
  • -       Partos poderosos y sin dolor.
  • -       Reducción de la duración del trabajo de parto.
  • -       Más deseo y placer sexual.
  • -       Mayor autoconocimiento
  • -       Más seguridad personal.
  • -       Aumento de la vitalidad.
  • -       Mayor creatividad.



Si deseas más información, puedes informarse en:

La asistencia al Encuentro incluye documentación escrita y CD con ejercicios prácticos para continuar con la práctica.

Para inscribirse, puede rellenar el documento http://www.obstare.com/varios/Varios2/GiraEncuentrodemujeresB.pdf

Contactar con la Editorial Ob Stare en el teléfono 922 54 05 13 o en el mail obstare@obstare.com

¿Qué es un Encuentro de Mujeres?


Haciendo caso a alguna de las asistentes a los Encuentros, voy a avisar a las mujeres que estéis interesadas en asistir. Quien asista esperando una conferencia en la que explico el método de relajar el útero, se va a sorprender. Esto no es lo que parece. Un encuentro de Mujeres es un espacio alquímico donde suceden muchas cosas, pero no desde la razón. Un Encuentro de Mujeres es un trabajo integrador de lo que somos: cuerpo, emociones, mente y conciencia. Es un espacio para permitirnos limpiar el pasado, reconciliarnos con nosotras mismas y enfrentar el futuro con renovadas fuerzas. Es un espacio para compartirnos desde la verdad que somos, sin máscaras ni prejuicios; para expresarnos sin juicios, para, sencillamente, ser. 

Cuando ofrecemos las condiciones que nuestro Ser necesita, nos desbordamos en el poder que somos, contactamos con la sabiduría antigua y profunda, nos limpiamos a nosotras mismas y a nuestras antepasadas, entendemos, lloramos, reímos, abrazamos, besamos, nos regocijamos, crecemos...
"Esto deberías avisarlo" me dijo una de las participantes en el Encuentro de Málaga, eso sí, con una sonrisa en los labios. "Necesito un mes para integrar lo vivido..." 
Y yo le hago caso y aviso: El Encuentro de Mujeres es un espacio para la transformación interior profunda.
El resultado es mujeres que se aman a sí mismas y a las demás y que descubren el despertar de su poder interior.
El resultado es mujeres que desean crear lazos afectivos de alta intensidad con los demás (hijos, pareja, otras mujeres...)
El resultado suele ser mujeres que se unen en círculos sagrados para sostenerse en el crecimiento interior.
El resultado es mujeres que, al fin, pueden desplegar las alas y comenzar a volar. 
¡Eres Bienvenida!

lunes, 10 de septiembre de 2012

Historias de mujeres


 "Tendremos que contarnos las historias nosotras. Nombrar los vacíos y los sueños, asomarnos a las mentiras y las fantasías, preguntar por lo importante y lo superfluo. Tendremos que saber cual es el origen y hacia donde caminamos con paso decidido, dónde están los senderos pedregosos y en qué desvío podemos perdernos irremediablemente. Tendremos que gritar al aire lo que nos pasa por dentro y destrozar las viejas mecedoras en las que nos acunaron. Tendremos que levantarnos sobre nuestras cenizas y alimentar a la fiera. Las mujeres tendremos que saber que sabemos, aunque para eso tengamos que profanar los  cementerios y escupir a los lados. Las mujeres tendremos que contarnos las unas a las otras las historias veladas, las miserias secretas para hacer con ellos un collar con el que protegernos. 
Necesitamos explicarnos por qué las cosas son como son, por qué la mariposa vive tres días y el cordero pace al lado del matadero. Tendremos que decir cómo son las cosas, pero no deformadas por una ilusión de objetividad, sino alimentadas por el calor de lo subjetivo, de lo que me ocurrió, de lo que sentí, de lo que viví. Y en esa lectura, en esas historias, en ese intento de recrear la vida, las mujeres podremos entonces recomponer la mirada que nos fue arrebatada en las tibias mazmorras de leche y en los pasillos de los Ministerios. Será entonces, cuando hayamos terminado de escuchar a la última mujer relatar su hazaña y sus desventuras, cuando compondremos un cuadro y veremos, al fin, veremos.
En ese instante nuestra mirada se volverá pulcra y limpia y veraz y poderosa y atravesará los muros y verá las sombras y percibirá lo que no hay. El patriarcado caerá como una torre de naipes aplastando bajo su pecho a los fantoches. Y la flor volverá a recrear al mismo universo en cada uno de sus pétalos y la mariposa sacudirá sus alas inmutable y el ruiseñor nos ofrecerá una nota que nunca antes había sido escuchada. La poesía, al fin, brotará del rincón del jardín y se desparramará llenando el mundo de versos y ritmos y sonidos. Y el verbo comenzará a crecer.
Pero antes, primero, las mujeres tendremos que contarnos historias."

Dedicado a todas las mujeres que escriben, que cuentan, que explican, que dan...

    

viernes, 7 de septiembre de 2012

Me gustan las concejalas que se masturban

Esta España de pandereta se está creciendo. A cada paso, la tuerca avanza inexorable otro milímetro más... y ya van muchos. Junto a las corridas de toros en horario de protección infantil (por favor, proteja a su hijo de la televisión) y a los políticos de lenguaje tabernario y neurona floja, ahora se quiere lapidar a una mujer (por cierto, hermosa) que se ha masturbado y lo ha grabado. Estas palabras son para ella:

"Querida Olvido Hormigos:

Su video ha levantado más polvareda que la prima de riesgo, los delitos de Botín, la salida de Rato o el verano de Urdangarín y eso es mucho. Es mucho ocupar páginas y minutos de televisión justo en la semana en que sube el IVA, sube el paro y baja el nivel de vida de todo el mundo en este país. Por primera vez en mucho tiempo, años, vuelvo a tener confianza en los políticos. Siento, al fin, que los políticos sirven para algo. Que cumplen una función social y democrática. Usted, querida Olvido, ha hecho más por la sexualidad de la mujer en este país que todas las campañas de educación sexual realizadas en institutos desde los años 90. Al fin, todo el mundo se ha enterado que sí, las mujeres también nos masturbamos. Y lo hacemos porque nos da la gana, cuando nos da la gana y nos grabamos si nos da la gana y se lo mandamos a quien nos da la gana. No hay nada de malo en eso. No es inmoral (evadir capitales, sí) y no es delito (defraudar a Hacienda, sí). Como mucho es pecado para los fieles de las religiones para las cuales masturbarse alegremente es pecado. Para los que, a pesar de pertenecer a esas religiones, lo han hecho alguna vez, no será problema asumir la frase bíblica "quien este libre de culpa, que tire la primera piedra". Le aseguro que no quedaría una sola mano en alza. Para los demás, nada que objetar. 

Sepa que las que la llaman puta, guarra y zorra se masturban. Las que hacen como que se escandalizan, se masturban. Las del PP se masturban. Las del PSOE se masturban. Las de IU se masturban. Las de CIU, incluso las del PNV, se masturban. Las bomberas, las médicas, policías, cocineras, lavanderas, ingenieras, profesoras de institutos, catedráticas, amas de casa, abogadas, cuidadoras de guardería, limpiadoras, camareras... se masturban. Las niñas de cinco años se masturban. Y las abuelas de ochenta, se masturban. Y las concejalas del PSOE de Yébenes se masturban.

Si hay un político en este país que se ha ganado su sueldo en los últimos años, esa es la concejala Olvido Hormigos. Gracias por haber devuelto un poco de cordura a este país de pandereta. Gracias Olvido, porque las mujeres nos masturbamos (y los hombres, aunque eso ya lo dábamos por hecho) y a veces se nos olvida... debe de ser que andamos mal de los nervios. "

lunes, 3 de septiembre de 2012

Mi web www.cuerpodemujer.org

Por fin, después de mucho pensar y pensar, cavilar, dudar, imaginar y probar... ya existe una página web. El objetivo ha sido que el blog recuperara su antiguo concepto de blog y limpiarlo de la información dedicada a la actividad profesional que voy desarrollando. En esta etapa propongo los cursos presenciales que llevo realizando por la geografía española. Después de casi dos años dedicados a divulgar los beneficios y las propiedades de la relajación del útero y a propiciar el encuentro de mujeres con dinámicas para la conexión profunda del cuerpo y la mente, vuelvo en este otoño a recorrer varias ciudades. 

Los beneficios de la relajación del útero son:

- Menstruaciones sin dolor.
- Partos poderosos y sin dolor.
- Mayor creatividad.
- Mayor autoconocimiento.
- Desbloquear emociones.
- Aumentar el deseo y el placer sexual.
- Mas seguridad personal.
- Conectar con tu poder personal y tu centro.

Indicada para todas las mujeres, independientemente de su situación: cualquier edad desde la adolescencia hasta la madurez, en el embarazo, menopausia, histerectomía... 



26 encuentros de mujeres desde 2011
Más de 500 participantes en los cursos
4.000 descargas de la relajación desde el blog


Ahora, en la página web espero que encontréis la información que necesitáis. Por supuesto estáis todas invitadas a entrar. Espero que os encontréis cómodas visitando sus páginas y que su información sea de vuestro interés. 


Hacemos comunidad en Facebook