martes, 3 de abril de 2012

Cuando las mujeres se juntan

Cuando las mujeres nos juntamos surge de forma espontánea, la confidencia, la escucha sincera y la hermandad. Cuando las mujeres nos juntamos para hacer un trabajo con el cuerpo, las emociones, la mente y la conciencia, se produce la alquimia de establecer un marco de seguridad en el que es posible saltar, abandonarse, permitirse ser y desnudar el alma de los dolores y pérdidas. El ser humano está biológicamente preparado para vivir situaciones de estres, para afrontar traumas, pero quizá, y apunto que es solo una hipótesis, no está preparado para vivir una situación traumática en la soledad, sin compartir ni expresar. Cuánto de lo que nos ha pasado queda oculto en el silencio, en la sombra que empaña una mirada que casi no puede sostener otra mirada; cuánto de lo que nos ha pasado, ha quedado grabado en nuestras células a fuego porque nunca lo expresamos, no corrimos ni peleamos, sencillamente permanecimos escindidas, calladas, sumisas y quietas ante la situación. Cuánto sufrimiento recorre el cuerpo de una mujer que no puede ser madre y lo desea con todas sus fuerzas y siente que nadie la entiende, o en aquella otra que perdió un hijo que venía con problemas forzada por la familia y por unas circunstancias en las que no podía atender a un niño con esas características, cuánto drama encierra una niña violentada por su padre, sacudida por la experiencia de haber sido la presa y su padre el predador, o esa mujer que, en la edad adulta, sigue buscando a su madre, una madre que nunca estuvo, jamás, dispuesta a atenderla como merecía, cuánto dolor cabe en el cuerpo de una mujer que a los cincuenta años se separa de un hombre que nunca quiso tener hijos con ella y que, tras la separación, los tiene con una mujer más joven. Cuánto nos hemos negado, a quién hemos podido contar estas y otras situaciones, quién ha cogido nuestra mano y nos ha escuchado con el corazón y las entrañas. 
Tenemos que sanar nuestro cuerpo, atemperar las emociones, limar las ideas y afilar la conciencia, y el camino más sencillo, directo y rápido que se me ocurre es hacerlo junto a otras mujeres. Abrir el corazón y permitirnos que los miedos, la ira, la frustración, los sufrimientos afloren para darles salida... En los Encuentros de mujeres suceden curaciones espontáneas, no porque la técnica sea irreprochable, sino porque el alma se esponja y se abre y las mujeres saben que están acompañadas, que son aceptadas y que  en este espacio, pueden permitirse soltar lo que, durante tantos años, han llevado oculto en el corazón y las entrañas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Así es, me ha gustado mucho el post. Cuántas cosas callamos y lo bien que nos sentimos cuando compartimos y expresamos nuestros sentimientos con personas que te entienden y no te juzgan.
Saludos
Pili
5minutosparati.blogspot.com

LESLIE POWER dijo...

Mónica, realizo círculos de mujeres cada cierto tiempo, todas reunidas y aparecen los discursos, las sombras, las luces... gracias, me ha emocionado tu texto y si, lo que describes...ocurre, ponerlo en palabras, alivia, en compañía, mejor...
Leslie Power

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Así es Pili. Y tendría que ser más habitual encontrar esos espacios.
Gracias Leslie, es que la naturaleza conspira con nosotras para sanarnos. Sólo nos tenemos que dar la oportunidad. En cualquier lugar del mundo, un círculo de mujeres es profundamente inspirador.
Un abrazo a las dos.

Nicole Zebil dijo...

He aprendido esto en mi experiencia. Siempre huía cuando estaba mal, triste, necesitada... Miedo a no ser escuchada o abrazada... Sin embargo ahora me doy cuenta que quiero estar acompañada... Que necesito estar rodeada de amor y de lazos importantes... Gracias por crear los círculos de mujeres. Me inscribí a penas pude... En mayo iré a mi primer encuentro re-encuentro conmigo tambien

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Es una bonita experiencia, saberse acogida, abrazada y sostenida por otra persona cuando lo necesitamos. Quizá la más sabia apuesta sea la de permitirnos ser amadas.
Un abrazo, Nicole.

Anónimo dijo...

Me pareció un articulo interesante y quería compartirlo con vosotr@s:

http://gentedigital.es/comunidad/anderiza/2011/12/20/son-unas-histericas/

Un abrazo a tod@s

Hacemos comunidad en Facebook