viernes, 20 de abril de 2012

Alguien entra en mi blog dedicado a la crianza y educación integral, Grupo Maternal, y me deja un comentario sobre educación. Buceando en su blog descubro esta joya que os traigo. La capacidad de esta mujer de menstruar sin necesidad de compresas, utilizando sus músculos, puede ser un buen punto a investigar. Os dejo su entrada y el enlace a su blog Trestrillistigres. Por mi parte, seguiré buscando más información.



Controlar la menstruación

Así dicho suena un poco raro, en realidad lo es porque nunca he oido ni conocido a nadie que lo haga, aunque por otro lado tampoco es un tema que comentes tomando un café. Siempre que lo he dicho me han mirado raro y por eso hace años que no lo cuento a nadie. Si me he animado a hacerlo público es porque igual a alguien se le ocurre probar o simplemente ser consciente de ello o igual aparece alguien que me dice que también lo hace.

El caso es que no recuerdo bien como empezó la cosa, porque ya digo que hace años. Creo que fué observando a mis gatas me di cuenta que ellas cuando tenían el celo iban a echarlo en su cajita de arena. Y pensé que si ellas podían porque nosotras lo echabamos con "el pañal", que igual que aprendiamos a controlar los esfinteres se tendría que poder controlar esto. Y ya digo que no recuerdo el proceso pero se puede. Simplemente siendo consciente y observando cuando te va a bajar. Porque no estamos sangrando todo el tiempo, más o menos al principio es cada hora y media o dos y luego se va espaciando(imagino que cada mujer tendrá sus ritmos y cantidades distintas). Entonces sólo se puede aplicar si tienes un baño a mano, claro, si te pilla por la calle es muy dificil retenerlo. Yo consigo retenerlo como mucho 5 minutos, es más o menos como aguantar las ganas de hacer pis, apretas mientras te diriges al servicio y lo echas. Antes de quedarme embarazada incluso dejé de usar ningun tipo de protección porque lo controlaba perfectamente.

Después del puerperio y con los bebés y todo ya tuve que volver a protegerme porque aunque no tuve parto vaginal, mis músculos no son lo que eran quizá por falta de práctica y por otro lado con los niños en casa no tenía casi  ni tiempo de ir al baño o no puedes ir cuando quieres porque estás dando un biberón o cambiando un pañal. Y ahora poco a poco me voy recuperando y ya casi lo he vuelto a controlar totalmente. Por esto os decía ayer que yo utilizo pocas compresas porque apenas mancho casi nada, echo la mayoría por el wc.

Y bueno cuando se os pase el momento ojiplático quizá si lo pensais un poco puede que eso sería lo natural, que si yo puedo puede cualquiera y que observéis en la próxima menstruación cómo se nota cuando va a bajar y si apretas un poco puedes ir al baño a echarlo. Por probar no pasa nada y con el tiempo eres más consciente, tus músculos se entrenan a mantenerlo más tiempo y lo haces más automático y vas al baño cada vez como cuando tienes ganas de orinar. Por las noches no hecho nada mientras estoy horizontal, pero en cuanto me levanto tengo que ir al baño lo primero.

Me da bastante vergüenza contarlo... pero prefiero pensar que igual ayudo a alguien a probar (y no sentirme tan rara si no soy la única) a pensar que he hecho el ridículo por contarlo y que todo el mundo piense que soy una friki o algo así.

9 comentarios:

Laura Martínez Hortal dijo...

Lo leí hace tiempo y he hecho mis intentos, ya te contaré. Besos

Anónimo dijo...

¡Chapó! un cambio de mirada que surge observando la naturaleza mamífera de la que somos parte. Normalmente nos dan las ideas sobre nuestra menstruación desde fuera y no las cuestionamos. Me encanta mirar con este nuevo prisma mi menstruación. Me recuerda cuando descubrí la existencia de la copa menstrual, hasta ese momento no me había imaginado que había otras opciones a los tradiconales tampones y compresas.
Gracias por compartir esta interesante propuesta.

Abrazos.
Isabel

Nohemí-Mimos y Teta dijo...

Yo oí sobre esto hace años. Una mujer peruana me contaba que su abuela, una india lo hacía, ella y en general las mujeres de su misma etnia.
Aluciné literalmente pensando en las posibilidades de nuestro cuerpo que desconocemos. De hecho en alguna ocasión lo he comentado en alguno de mis talleres, que en "occidente" lo más parecido que conocemos es haber oído de esas mujeres que usan su musculatura vaginal para dar placer al hombre. Como siempre nuestra sexualidad solo al servicio de ellos.
Cuántas cosas no nos perderemos por desconocimiento o miedo.
Un abrazo y estaré atenta a tus invcestigaciones sobre el tema.

Laura dijo...

Acabo de dejar dos comentarios en el blog que enlazas. Uno es sobre lo que en una ocasión leí aquí, aunque creo que no se trata exactamente del mismo caso, ya que Trestrillistigres habla más bien de control con los músculos vaginales, y aquí se trata de poder percibir sensaciones uterinas: http://lunafeliz.com/2010/03/04/sentir-nuestro-utero/

El otro comentario era para explicar que en menor medida y de forma no muy consciente, a mí a veces me sucede lo mismo. Puedo aguantar un ratito, sobre todo si estoy sentada. Luego me levanto, voy con cierta urgencia al lavabo, y allí dejo salir la sangre. Supongo que comencé a hacer esto casi de modo reflejo, por imitación de cuando una se aguanta la orina. Una vez, pillándome una descarga de sangre cuando el tampón ya había superado su límite de absorción, pude aguantar sin que se derramara excesiva sangre desde la parada del metro hasta casa, como unos dos minutos.

Aunque la verdad, más que aguantar, mi sueño es sangrar libremente, tal que así: http://elmejillonsuicida.blogspot.com.es/2010/09/el-album-de-sangre-menstrual.html

Pica en el álbum, que se puede ver a pantalla completa.

MaGiA dijo...

Hola Mónica,
Por si sirve de algo te diré que a mi me sucede lo mismo.
No es que haya hecho nada por controlarlo, simplemente es una sensación que me indica que el sangrado está bajando. Es una sensación muy parecida a sentir ganas de orinar.
Nunca he utilizado protección por la noche y por el día tan solo el segundo día de la menstruación, que es cuando más sangro.
La verdad, pensaba que era algo que le sucedía a la mayoría de las mujeres.
Despues del parto si que he comenzado a utilizar la copa menstrual, más que nada por practidad ya que el sangrado es mucho más abundante y continuo y tengo constantemente una sensación de presión, por lo que me pasaría todo el día en el baño ;-)
Abrazos menstruales

Anónimo dijo...

Había oído algo; sabia que habian culturas que no usaban compresas, simplemente controlan su salida como un esfínter más ( como la pipí y la caca). También había oído que las Geishas eran entrenadas desde pequeñitas para controlar esta zona con distintos ejercicios. Pero poco más.
Muy interesante.
Gracias. Miriam.

Dara dijo...

Pos yo no había oído nada de ello y es más... es mi, me parece algo como inalcanzable... pero voy a estar pendiente.
Lo que si me parece un desperdicio, ya que se tiene el poder de controlar de esa manera tan fantástica, es echar la sangre por el water...
No tires tu oro, devuelvelo a la Madre, devuelvelo a la tierra.

Ana dijo...

No le veo mucho el sentido,quiero decir,seguro que todas lo podriamos hacer aprendiendo a controlar los músculos,pero cual es el objetivo? No manchar al no ser que sea en el lavabo? Yo prefiero dejar fluir mi menstruacción libremente sobretodo si estoy en casa,me gusta la sensación de notar como va bajando y depositándose en la compresa,y se hace directamente en el wc se pierde un poco ese fluir,no?

Un saludo!

Zinnia Muñoz dijo...

Llego hoy a través de Estudio sobre el útero. Yo esto no lo había oído. Me parece super interesante. Iniciaré mi proceso de observación y autoconocimiento. Una cosa que sí he hecho desde hace muchos años es que al notar una descarga en el primer o segundo día(especialmente cuando estoy en el wc o en la ducha) puedo contraer mis músculos y hacer que salga una gran cantidad de sangre lo que me aligera la descarga en el día.

Gracias por compartirlo y no, no puse los ojos como platos! Jejeje!

Hacemos comunidad en Facebook