miércoles, 8 de febrero de 2012

Los círculos de Mujeres

Ayer aprovechamos la bendición del útero de Miranda Gray para comenzar el Círculo Espiritual de Mujeres de Granada. Doce mujeres grandes y poderosas unidas con la común intención de crecer, conocernos más a nosotras mismas y ahondar en las profundidades del misterio de la vida. Un círculo es una comunidad o comunión (estar en unión común), un encuentro de seres que tienen en común un objetivo.
Cuando hablamos de espiritual nos referimos a que nuestra mirada se dirige hacia el interior, hacia quienes somos realmente, hacia nuestro Ser. Es un círculo con un objetivo: conocernos más a nosotras mismas y llegar a descubrir el potencial que se haya en nuestro interior. Le llamamos espiritual porque la búsqueda interior de la propia naturaleza y esencia es la búsqueda y el desarrollo del espíritu. Dice el Real Diccionario de la Lengua Española que espÍritu es:
4. m. Principio generador, carácter íntimo, esencia o sustancia de algo. El espíritu de una ley, de una corporación, de un siglo, de la literatura de una época.
5. m. Vigor natural y virtud que alienta y fortifica el cuerpo para obrar. Los espíritus vitales.
6. m. Ánimo, valor, aliento, brío, esfuerzo.
7. m. Vivacidad, ingenio.

Así que en este círculo de unión común nuestros esfuerzos van dirigidos al descubrimiento de nuestro principio generador ¿quiénes somos?, de nuestro carácter íntimo o la sustancia última que nos conforma. Y además nos servirá para alentar nuestro ánimo, vigor, virtud, esfuerzo, vivacidad e ingenio para vivir la Vida que realmente deseamos.
Es un círculo de mujeres, porque las mujeres nos hemos reunido en torno al fuego, a los tambores y las hogueras desde tiempos inmemoriales. Será de mujeres porque deseamos conectar con nuestra energía vital y ancestral, porque las hermanas nos reconfortan y nos dan aliento y nos sirve para abrir las alas. Y porque (ahora la neurociencia lo ha demostrado), cuando las mujeres nos juntamos, segregamos oxitocina (la hormona del amor) y emerge de forma natural el cuidado mutuo, la escucha y el amor.

Hoy, recibo de Valencia un mail de otras mujeres que han hecho lo mismo y se han reunido en círculo para recibir la bendición. Me mandan una foto que comparto con vosotras. Y agradezco a Edurne  su generosidad al compartir. La foto es del centro Yam (www.centroyam.org).

Os invito a crear la hermandad allá donde estéis, de volver a encontrar el fuego sanador que, durante milenios, las mujeres hemos guardado en nuestro interior. 

No hay comentarios:

Hacemos comunidad en Facebook