martes, 21 de febrero de 2012

Síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual es un conjunto de síntomas que acompañan la llegada de la menstruación. Los síntomas pueden ser físicos y/o psicológicos y/o emocionales. Esto es lo que he sacado en claro después de leer varias páginas médicas dedicadas a esto. En cada una se dan porcentajes distintos, síntomas diferentes y causas y tratamientos diferentes.  Recojo los síntomas de la página Medlineplus.

Los síntomas físicos más comunes abarcan:
Otros síntomas abarcan:
  • Confusión
  • Dificultad para concentrarse
  • Fatiga
  • Sentimientos de tristeza y desesperanza (ver también trastorno disfórico premenstrual)
  • Sentimientos de tensión, ansiedad o nerviosismo
  • Tendencia al olvido
  • Comportamiento irritable, hostil o agresivo, con arranques de ira hacia sí mismo o hacia los demás
  • Pérdida del impulso sexual (puede incrementarse en algunas mujeres)
  • Altibajos en el estado de ánimo
  • Baja autoestima, sentimientos de culpa o aumento de los miedos
  • Problemas para dormir (dormir demasiado o muy poco)
  • Movimientos letárgicos, lentos y perezosos

Eso sí, en todas reconocen no saber cuál es el origen. Apuntan a posibles cambios hormonales y los efectos que éstos pueden tener en situaciones como la depresión. Y ahora apuntan a que los ciclos hormonales de la mujer (en paralelo a los ciclos reproductivos) pueden ser el origen de depresiones. 
Desde hace algún tiempo vengo considerando (más por intuición que por otra cosa, la verdad) que el síndrome premenstrual (que he sufrido durante largos años en el pasado) tiene que ver con otra cosa. Puede tener que ver con un trauma. Cuando un cuerpo tiene en su memoria emocional (sistema límbico) un trauma, el cuerpo responde de forma automática a situaciones que pueden conectar directamente con la situación que lo generó. Un trauma motivado por abusos sexuales, por no ser aceptada como mujer en una sociedad patriarcal, por malos tratos infantiles o adultos, por... ¿sigo? puede hacer que nuestro cuerpo se ponga sobre aviso cada vez al llegar un ciclo menstrual.
Hace algunos meses cayó en mis manos gracias a mi padre el libro "La Biología de la creencia" de Bruce H. Lipton, biólogo molecular con una amplia trayectoria curricular en Universidades y con una visión fuera de la ortodoxia de la ciencia tradicional. Pues bien e su libro, cita a la revista  Science al hablar de las causas de la depresión: «La hipótesis de las monoaminas ha sido sustituida en los últimos años por la del estrés, que postula que la depresión se produce cuando la maquinaria cerebral del estrés funciona a marchas forzadas. El protagonista principal en esta teoría es el eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal (HPA)>>. (Holden, 2003.)

Según este autor: "Los detalles técnicos sobre cómo los estímulos estresantes activan el eje HPA siguen una secuencia muy sencilla: el hipotálamo segrega un factor liberador de corticotropina (CRF) en respuesta a la señal de alerta registrada por el cerebro; este factor viaja por el torrente sanguíneo hasta la glándula hipofisaria, donde activa unas células especiales que liberan corticotropina u hormona adrenocorticotropa (ACTH) en sangre. La ACTH viaja hasta las glándulas suprarrenales, donde sirve como señal para la secreción de las hormonas de «huida o lucha». Estas hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales y proporcionan una gran fuerza física para huir o enfrentarnos al peligro."
Y además, y es una de las claves del texto:
"Las células de los vasos sanguíneos humanos que estudié en Stanford poseían una anatomía microscópica característica cuando llevaban a cabo la función de nutrición y otra completamente distinta cuando se encontraban inmersas en una respuesta de protección. Lo que no podían hacer era presentar ambas configuraciones a un tiempo Al gual que las células, los humanos inhiben inevitablemente su crecimiento cuando cambian al modo de protección. Si estás huyendo de un puma, no es una buena idea desperdiciar energía en crecer. 
Además de distribuir la energía para sustentar los tejidos y los órganos necesarios para la respuesta de protección, hay una razón adicional para que se inhiba el crecimiento. Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información entre el organismo y el medio. Por ejemplo, se comen alimentos y se excretan los productos de desecho. Sin embargo, la protección requiere el cierre completo del sistema, un muro que aleje al organismo de la supuesta amenaza."
O sea, que mi teoría de que el síndrome premenstrual es la consecuencia de un estres mantenido en el cuerpo, es compatible con esta visión de la biología, en la que un cuerpo estresado o traumado,  es un cuerpo cerrado, que no permite el intercambio de información. Al igual que en caso del aparato digestivo, cese de actividad por miedo, el síndrome premenstrual podría ser la respuesta del sistema reproductivo al intercambio de información, la menstruación. 
Parece que hay mucho por descubrir aún y parece que la clave está en nuestro cuerpo. Si sufres síndrome premenstrual te invito a practicar relajaciones y a revisar el pasado consciente (el inconsciente es otro camino...). Mientras, la medicina oficial sigue buscando respuestas, aunque puede que no se estén haciendo las preguntas oportunas.

viernes, 10 de febrero de 2012

El despertar de tu útero, 9, 10 y 11 de marzo


"Reconexión con el útero y respiración consciente en un fin de semana dedicado a sanar la feminidad y dar luz tu poder interior. Una propuesta innovadora y eficaz que combina dos técnicas terapéuticas con gran poder transformador."



“Libera la energía profunda de tu sexualidad a través de la respiración consciente y la relajación del útero. Siente la unión con la Matriz Universal.”



Las mujeres necesitamos renacer, descubrirnos y despertar a nuestro poder interior. Necesitamos nutrirnos con la presencia de otras mujeres y compartir en un entorno de respeto y cuidado. Os proponemos un fin de semana de crecimiento y apertura. Trabajaremos la relajación y la conexión profunda con nuestro útero y disfrutaremos con los ejercicios de respiración conectada y consciente (basados en la técnica del rebirthing) para facilitarnos el despertar de nuestra energía interna. 


A lo largo de un fin de semana de trabajo y dinámicas individuales y grupales, vamos a acompañarte en el proceso de reconexión con tu poder interior.  Conectar y tomar conciencia de tu útero, es tomar conciencia con el poder y la energía que se encuentra en tu interior.  

Si deseas:
-       Dejar de sentir dolor durante  tus menstruaciones.
-       Partos sin dolor.
-       Mayor creatividad y vitalidad.
-       Sentir más deseo y placer sexual.
-       Mayor seguridad personal.
-       Mayor conocimiento interior…
… y compartir un círculo femenino con mujeres que están en la misma búsqueda que tú. 

La respiración
Aprenderemos a respirar energía, además de aire, y experimentar el poder sanador que ello tiene.
Desbloquearemos el mecanismo respiratorio que suele estar reprimido por nuestras experiencias pasadas. 
Generaremos un proceso de sanación  y limpieza para que las tensiones, memorias y emociones sin resolver, así como las toxinas y químicos acumulados en el cuerpo, afloren gradualmente para sanar.

La Relajación del útero
Para la medicina tradicional china, el útero es el primer motor energético del cuerpo de la mujer. La educación, la represión sexual, los traumas infantiles, la relación con la madre, los modelos de ser mujer… han hecho que el útero (que es muscular) esté tenso, contraído. Esto provoca reglas dolorosas, partos complicados, falta de energía y vitalidad, incapacidad para crear, falta de deseo o anorgasmia, inseguridad y falta de autoestima… Conectar de nuevo nuestra conciencia con este órgano y relajarlo, nos permite disfrutar de: 
- Menstruaciones y partos sin dolor.
- Mayor goce sexual.
- Mayor creatividad.
- Mayor vitalidad y poder personal.
- Tomar conciencia y desbloquear emociones. 

El Despertar del útero tendrá lugar en Cortijo Los baños Al-Haman, en el municipio de Lucainena de las Torres (Almería). Un oasis de paz y luz donde cuidar tus sentidos. Con exquisita comida
ovolacteo-vegetariana y unos espacios cuidados hasta el más mínimo detalle.




Programa:
Viernes
19:00 h. Alojamiento, presentación y cena.
Viernes noche: creación del círculo de mujeres, altar común y  fiesta de danzas y tambores.

Sábado
10:00 h – 14:00 h Dinámicas para la relajación del útero.
14:00 h – 17:00 h Comida y masaje por parejas.
17:00 h – 20:30 h Dinámicas de respiración consciente (rebirtihng) para renacer desde tu útero hasta la matriz universal.
21:00 h Cena.
22:30 h Círculo de Mujeres: Expresar desde el poder femenino.

Domingo
10:00 – 12:00 Rebirthing.
12:00 – 14:00 Dinámica “Lo que el útero esconde”.
14:30 Comida y despedida.


Precio
 (incluye curso, documentación - escrita y en CDaudio-, alojamiento y pensión completa para todos los días del curso (viernes noche a domingo al mediodía)):
Alojamiento en habitación doble con baño: 220 €
Alojamiento en albergue con habitación compartida: 200 €

Facilitan:

Mónica Felipe-Larralde, terapeuta transpersonal por la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y escritora. Formada en relajación para adultos y niños por la Universidad de Granada. Licenciada en Derecho y Experta en Comunicación por la UGR. "La evidencia de que los sistemas tradicionales de realización personal estaban basados en la masculinidad (creados por hombres y para los hombres) me ha hecho investigar el poder personal y espiritual que como mujeres portamos en nuestro interior. La puerta de la realización se esconde en nuestra energía amorosa y creativa."
Actualmente, mi trabajo se centra en la investigación del útero como la clave del poder femenino; el acompañamiento de mujeres durante el puerperio, madres y padres, ofreciendo un espacio para la comunicación, el diálogo, la introspección y el crecimiento; así como en la difusión de un nuevo modelo de educación integral respetuoso con el ser humano. Actualmente imparto cursos y talleres por España para aquellas mujeres que deseen restablecer su poder personal a través de la relajación del útero.

María José Mochón, Licenciada en Psicología en la Universidad de Granada. Especializada en los procesos vitales de la mujer: menstruación, maternidad (embarazo, parto, lactancia) y menopausia. Formada en Psicología Transpersonal y en Terapia Familiar Sistémica. Doula, Miembro de la Red Circular de Doulas (Asociación estatal).  Diplomada en magisterio en la Universidad de Granada. 




“Recorre y descubre tu poder personal y disfruta de la capacidad de transformación y de tu potencial creativo. Te ofrecemos excelentes herramientas para crecer y conocer el templo interior que habita en ti.”

miércoles, 8 de febrero de 2012

Los círculos de Mujeres

Ayer aprovechamos la bendición del útero de Miranda Gray para comenzar el Círculo Espiritual de Mujeres de Granada. Doce mujeres grandes y poderosas unidas con la común intención de crecer, conocernos más a nosotras mismas y ahondar en las profundidades del misterio de la vida. Un círculo es una comunidad o comunión (estar en unión común), un encuentro de seres que tienen en común un objetivo.
Cuando hablamos de espiritual nos referimos a que nuestra mirada se dirige hacia el interior, hacia quienes somos realmente, hacia nuestro Ser. Es un círculo con un objetivo: conocernos más a nosotras mismas y llegar a descubrir el potencial que se haya en nuestro interior. Le llamamos espiritual porque la búsqueda interior de la propia naturaleza y esencia es la búsqueda y el desarrollo del espíritu. Dice el Real Diccionario de la Lengua Española que espÍritu es:
4. m. Principio generador, carácter íntimo, esencia o sustancia de algo. El espíritu de una ley, de una corporación, de un siglo, de la literatura de una época.
5. m. Vigor natural y virtud que alienta y fortifica el cuerpo para obrar. Los espíritus vitales.
6. m. Ánimo, valor, aliento, brío, esfuerzo.
7. m. Vivacidad, ingenio.

Así que en este círculo de unión común nuestros esfuerzos van dirigidos al descubrimiento de nuestro principio generador ¿quiénes somos?, de nuestro carácter íntimo o la sustancia última que nos conforma. Y además nos servirá para alentar nuestro ánimo, vigor, virtud, esfuerzo, vivacidad e ingenio para vivir la Vida que realmente deseamos.
Es un círculo de mujeres, porque las mujeres nos hemos reunido en torno al fuego, a los tambores y las hogueras desde tiempos inmemoriales. Será de mujeres porque deseamos conectar con nuestra energía vital y ancestral, porque las hermanas nos reconfortan y nos dan aliento y nos sirve para abrir las alas. Y porque (ahora la neurociencia lo ha demostrado), cuando las mujeres nos juntamos, segregamos oxitocina (la hormona del amor) y emerge de forma natural el cuidado mutuo, la escucha y el amor.

Hoy, recibo de Valencia un mail de otras mujeres que han hecho lo mismo y se han reunido en círculo para recibir la bendición. Me mandan una foto que comparto con vosotras. Y agradezco a Edurne  su generosidad al compartir. La foto es del centro Yam (www.centroyam.org).

Os invito a crear la hermandad allá donde estéis, de volver a encontrar el fuego sanador que, durante milenios, las mujeres hemos guardado en nuestro interior. 

viernes, 3 de febrero de 2012

Técnicas y herramientas de desarrollo personal

Muchas de las personas que se acercan a las terapias alternativas o los caminos espirituales se adscriben a ellas esperando encontrar una tabla de salvación. Desde el rebirthing (tan de moda últimamente), hasta las constelaciones familiares, desde la meditación a la hipnosis, la regresiones o el chamanismo, los yogas o la meditación, la relajación del útero o la gestalt... todas estas técnicas y terapias son acogidas por un público que pretende resolver todos sus problemas con una.  Abrazar una técnica o disciplina y llevarla hasta el final es para muchos (incluidos maestros, terapeutas o gurús) la forma en que vamos a resolver nuestros conflictos y nuestras carencias, la neurosis propia y, a veces, incluso la social. Mi experiencia es que no funciona así. Mi experiencia, que tiene que ver con la experiencia de una buscadora de mi Ser interior, ha sido ir buscando, buceando o mirando de refilón, multitud de técnicas y caminos espirituales. A veces, sólo leyendo, a veces tras meses o años de práctica, a veces con la observación. 

La conclusión a la que he llegado es que no todas las técnicas funcionan para todo el mundo. Puedes utilizar una técnica hasta que agotes sus beneficios en ti y después buscar otra que resuelva otro "nudo" interior. Somos cuerpo físico, emociones, mente y conciencia y, aunque presentamos una totalidad, cada técnica trabaja más enfáticamente con uno u otro. Si comienzas a mover tu cuerpo, vas a notar cambios en tu mundo emocional; si cambias tu forma de pensar, le acompañará el cuerpo y la conciencia... Todo está interconectado, pero no todas las técnicas sirven para todo. 

Creo que si yo comenzara ahora el camino, lo que haría sería detectar en mi interior qué es lo más urgente que tengo que resolver: Quizá sea la ira o la depresión, o la falta de creatividad, o los pensamientos hostiles, o mi falta de atención y mi mente inquieta que me impide concentrarme o la incapacidad para comunicarme, o las relaciones humanas o la infancia o mi relación con la alimentación... cada una de nosotras puede con un simple ejercicio de lápiz y papel detectar en su interior qué necesita. Con concentración y honestidad, pondría en un papel cuatro cosas que necesito resolver en este momento (son los tropezones en los que caigo una y otra vez o lo que más me hace sufrir). Después elegiría dos y después una. Y a esa me dedicaría una temporada. ¿Qué son las relaciones familiares? Pues a constelar a ver qué veo. ¿Qué es mi falta de atención y mi mente dispersa? Pues a meditar. ¿Qué es mi falta de "autoestima" (tengo mucho reparo con la palabra)? Pues a trabajar las ideas que tengo sobre mi misma... ¿Qué necesito poder? Pues a hacer la relajación del útero. En seguida, cuando este punto este resuelto, podré pasar al siguiente y casi seguro me pedirá una nueva técnica, un nuevo procedimiento que sea el más eficaz para ese caso en concreto. 
Dice Ken Wilber que más le habría valido en algunas ocasiones dejar de meditar y hacer terapia. Y creo que es cierto, si comienzas a meditar en serio, en algún momento del camino necesitarás terapia. Lo que quiero señalar aquí es que los terapeutas normalmente se especializan en uno de los procesos (seguramente el que más haya sanado en ellos o el que más significación haya tenido en su camino), pero  eso no quiere decir que una sola técnica pueda resolver el entramado (físico, emocional, mental y conciencia)  del cual estamos hechos. Acogerse a una única cara del prisma que somos equivale a reducir  la grandeza que portamos en nuestro interior y, entonces, correremos el riesgo de quedarnos a medias o de convertirnos en fieles devotos de otros. 
Y tú ¿cuál ha sido tu experiencia?

Hacemos comunidad en Facebook