lunes, 30 de enero de 2012

I Jornada de foros, blogs y espacios de apoyo virtual - Crianza en Red

Desde luego, lo mejor que tiene la vida, son las relaciones humanas: conocer personas nuevas con energía nueva, visiones interesantes, formas diferentes de entender la vida... y no deja de ser una celebración de gozo y felicidad cualquier excusa que nos sirva para unirnos, abrazarnos y escucharnos. Por eso, propuestas como esta de la Editorial Ob Stare, son una apuesta para trasladar el círculo, la tribu, de lo virtual a lo físico. Si te interesa ampliar tribu... nos encontraremos en Barcelona, el 17 de marzo en la I Jornada de foros, blogs y espacios de apoyo virtual - Crianza en Red.
Te dejo la carta que envía Eva Darias (editora de Ob Stare) así como el enlace para ver el programa. ¡Bienvenida!

Estimados/as amigo/as:

Desde la Editorial OB STARE, tenemos el placer de presentaros la I Jornada de foros, blogs y espacios de apoyo virtual - Crianza en Red, que se celebrará el próximo 17 de marzo en la ciudad de Barcelona.
Hemos organizado esta Jornada Crianza en Red con la finalidad de crear un espacio de encuentro, y en muchos casos reencuentro, de las voces que circulan incesamente en la Red hablando, debatiendo y proponiendo nuevos paradigmas de crianza en favor de una sociedad más libre a través del conocimiento.
La tecnología nos brinda herramientas cada vez más modernas e inmediatas que han dado paso a que las grandes comunidades y redes virtuales revolucionen las formas de comunicación existentes.
Los espacios de apoyo a la crianza no han sido la excepción a este fenómeno y han crecido a este mismo ritmo, recurriendo a estas herramientas y fomentando la reflexión desde el mundo virtual.
Tendremos la oportunidad de conocer cómo trabajan estos espacios virtuales, analizar sus contenidos, sus fines y los/as usuario/as a quienes llegan…
Y también aprovecharemos la ocasión para reconocernos: ponernos cuerpo, escuchar las voces y sentir los pensamientos que tantas veces hemos leído a través de la Red…

Queremos crear un encuentro tan ilimitado como el mundo virtual en sí mismo, un espacio donde escuchar todas y cada una de las voces del cambio. ¡La tuya, también!


¡Te esperamos!

Un cordial saludo,

Eva Darias
Programa y más información aquí.

1 comentario:

Amor Integral dijo...

UN REY, AL FIN Y AL CABO...

ERASE UNA VEZ un rey de un reino muy lejano. Sus súbditos y las gentes de aquel hermoso lugar lo adoraban mucho, pues éste se caracterizaba por su amabilidad, cercanía y comprensión. En realidad, era un rey bastante peculiar, ejercía su mandato sin órdenes ni coacciones, tampoco necesitaba recurrir a la fuerza para mantener la armonía entre los suyos. Muy al contrario, presumía de establecer relaciones respetuosas e incluso de colaboración con quienes le rodeaban. Efectivamente, la armonía y la cordialidad parecían envolver con una dulce fragancia aquel entorno. Y como no... a él le gustaba darlo a conocer al mundo entero. Se enorgullecía de sus virtudes y no perdía ocasión para invitar a quien topara por el camino a que visitara aquel maravilloso lugar.
Un día, tras un laaaargo y tortuoso camino, una bella dama fué a parar, exhausta y abatida, a las puertas de la fortaleza de su majestad. Tocó en la puerta y pidió un poco de ayuda. Necesitaba arropo y descanso para poder seguir más adelante su camino. No tardó mucho en quedar embelesada con aquella gratificante atmósfera. Ella, que acostumbraba a dar por cierto aquello que se le presentaba a primera vista, quedó maravillada con la generosidad y entrega de aquel monarca y su gente. “¡Ésto es lo que el mundo necesita!”, se repetía constantemente, cada vez que descubría un nuevo matiz de tan dedicada actitud.
Pasó cierto tiempo antes de emprender de nuevo su camino. La joven dama, preparó sus enseres y organizó el equipaje para volver a retomar su viaje. Su corazón se vió, entonces, inundado de una comprensible tristeza por tener que abandonar aquel lugar y aquellas gentes tan amables. Pero ante su inminente partida, algo la sorprendió.
Mientras se dirigía, equipaje en mano, hacia las puertas que un día le abrieron con tanta dulzura, observó que casi nadie la acompañó a despedirla. Tan sólo unos pocos lugareños siguieron mostrándose amables y respetuosos. Al resto, simplemente, parecía habérselos tragado la tierra. Aunque ella, durante algún tiempo, trató de mantener comunicación con el reino, apenas recibió respuesta alguna. Tardó en percatarse de la situación, pero por más que se empeñara en creer en la incondicionalidad de aquellas muestras de entrega y dedicación que encontró durante su estancia, al final no tuvo más remedio que aceptar la realidad: Aquel hermoso lugar sólo tenía razón de ser si sus integrantes permanecían fieles a los intereses de su rey. Solamente permaneciendo a la vera del monarca uno sería tenido en cuenta y en consideración. Cualquiera que osara ser fiel a sí mismo encontraría como única respuesta la indiferencia de todo (o casi todo) el lugar.
Entiendo que habrá personas que puedan pensar: “¿Y qué esperabas?... al fin y al cabo es un rey”. Si, efectivamente... la paradoja es que es un rey que se jacta de no serlo.

"... ¿y ya está?... ¿fin?"

"Chsss, chssss... ¿y qué pasó con la joven dama?..."

Dolida por la ausencia, siguió en busca de sí misma. Afortunadamente, la vida la colmó de amor y confianza y siempre guardó un cálido recuerdo para aquellas gentes (incluida su majestad) y en especial para aquel amor que pudo ser y nunca fué.

Ahora sí... FIN

Hacemos comunidad en Facebook