martes, 25 de diciembre de 2012

El parto en casa de Vivian

Hace pocos días mi amiga de la Tribu 2.0, Vivan Watson (Nace una mamá), inició una campaña para poder dar a luz a su hijo en casa. La situación económica del país está haciendo que muchos españoles en estos momentos estén teniendo dificultades económicas. Dar a luz en casa, con la dignidad que nuestros hijos se merecen, tiene un elevado coste que no cubre la seguridad social ni los seguros sanitarios. Mientras cambiamos la situación de este país, para que se asemeje más a Holanda donde un elevado porcentaje de partos se producen en el hogar y son cubiertos por el servicio de sanidad público, las mujeres y los hombres, las familias, debemos apoyarnos para seguir permitiendo que el milagro suceda. En este caso se trata de Vivian y de su pequeña Andrea. Ellas necesitan ahora nuestra colaboración. Por solo 2 € y con un montón de regalos de agradecimiento a cambio, podemos ayudar a que esta mamá y su hija tengan el mejor de los comienzos posibles.


Regalos de agradecimiento de Vivian:
  • Un libro digital de recetas internacionales.
  • El  e-book Educar para el Éxito, de Vivian Watson.
  • El poema Tu Llegada, sobre el parto de su primer hijo, ilustrado por Alba González.
  • El best-seller de Azucena Caballero, Organiza tu hogar en 30 días, número uno de ventas en Amazon (sin coste adicional para ti al hacer tu donativo, sólo hasta el 28 de diciembre)
Vamos a juntar 2.000 € entre todas y todos para permitir ese nacimiento.

Aquí tenéis el enlace del blog donde podéis encontrar más información y conocer mejor a Vivian: http://naceunamama.com/1324/donar-parto-en-casa

Aquí el botón de paypal para realizar la donación, si queréis hacerla directamente: 

viernes, 21 de diciembre de 2012

La ovulación

Me he encontrado con este vídeo y me ha parecido muy interesante. Tanto que os lo traigo. Se trata de un video con imágenes muy interesantes sobre la ovulación que nos ayudan a comprender mejor nuestro cuerpo y a tomar conciencia de cómo es nuestro sistema sexual. ¡Qué lo disfrutéis!




jueves, 29 de noviembre de 2012

Encuentro de Mujeres en Granada, 15 de diciembre

Re-conectar con tu útero


Quien asista esperando una conferencia en la que explico el método de relajar el útero, se va a sorprender. Esto no es lo que parece. Un encuentro de Mujeres es un espacio alquímico donde suceden muchas cosas, pero no desde la razón. Un Encuentro de Mujeres es un trabajo terapéutico integrador de lo que somos: cuerpo, emociones, mente y conciencia. Es un espacio para permitirnos limpiar el pasado, reconciliarnos con nosotras mismas y enfrentar el futuro con renovadas fuerzas. Es un espacio para compartirnos desde la verdad que somos, sin máscaras ni prejuicios; para expresarnos sin juicios, para, sencillamente, ser. 

Cuando ofrecemos las condiciones que nuestro Ser necesita, nos desbordamos en el poder que somos, contactamos con la sabiduría antigua y profunda, nos limpiamos a nosotras mismas y a nuestras antepasadas, entendemos, lloramos, reímos, abrazamos, besamos, nos regocijamos, crecemos...
"Esto deberías avisarlo" me dijo una de las participantes en un Encuentro, eso sí, con una sonrisa en los labios. "Necesito un mes para integrar lo vivido..." 
Y yo le hago caso y aviso: El Encuentro de Mujeres es un espacio para la transformación interior profunda.
El resultado es mujeres que se aman a sí mismas y a las demás y que descubren el despertar de su poder interior.
El resultado es mujeres que desean crear lazos afectivos de alta intensidad con los demás (hijos, pareja, otras mujeres...)
El resultado suele ser mujeres que se unen en círculos sagrados para sostenerse en el crecimiento interior.
El resultado es mujeres que, al fin, pueden desplegar las alas y comenzar a volar. 
¡Eres Bienvenida!


Granada, 15 de diciembre


En este taller, eminentemente práctico, vamos a comprender el funcionamiento del útero y a tomar conciencia de su poder. 
Un espacio para revertir los efectos del patriarcado en tu cuerpo: menstruaciones dolorosas, partos complicados, falta de deseo y placer sexual, falta de seguridad personal y creatividad...
Al relajar el útero, que es el músculo más poderoso del cuerpo de la mujer, podremos:
- Disfrutar de menstruaciones sin dolor.
- Gozar de un mayor deseo y placer sexual. 
- Disfrutar de más energía y vitalidad.
- Disfrutar de partos sin dolor.
-  Permitir que aflore la creatividad que está bloqueada en tu interior.
- Sentir seguridad interior.
- Aumentar tu autoconocimiento.
- Desbloquear emociones ocultas.
- Disfrutar de un sentimiento natural de amor hacia ti misma. 

Sábado, 15 de diciembre de 10:00 a 18:30

Impartido por:
Mónica Felipe-Larralde
terapeuta transpersonal, formada en relajación para adultos y niños por la UGR, autora del libro Cuerpo de Mujer. Reconectar con el útero (Editorial Ob Stare) , co-autora de Una Nueva Maternidad. 

Aportación: 50 € (si tienes problemas para abonarlo, por favor, contacta con nosotros para buscar soluciones)

Entrega de material teórico y CD con ejercicios

Plazas limitadas

martes, 20 de noviembre de 2012

Brave y las tramas de conversaciones

Desde hace algún tiempo quiero escribir sobre la película Brave. A estas alturas, sé que muchas la habéis visto. Ya sabemos que trata de una mujer/hija y su relación con otra mujer/madre. Siempre me he cuestionado cómo es posible que no hubiese más historias de madres e hijas en el arte y las construcciones culturales. Como era posible que siendo esa relación una de las más complejas y difíciles que tenemos en nuestra vida, ese grado de complejidad no se haya visto reflejado en la literatura, el cine, las artes plásticas o el teatro con la misma intensidad que otros conflictos ni tan generales ni tan evidentes. 
A veces me parece que leemos, vemos y soñamos la Odisea, el viaje de Odiseo una y otra y otra vez y que la gran producción cultural desde milenios está basada en esta apuesta del viaje del héroe al hogar. Una metáfora interesante que nos ofrece la visión periférica, la acción, lo externo. Mientras que lo intramuros aguarda, resiste, espera. En esta obra, la relación principal la ofrecerían Odiseo y las circunstancias, sus viajes y aventuras; mientras que la relación de la mujer Penélope y su hijo Telémaco pasa a un desteñido segundo plano. Porque se podía haber optado por contar la historia de la relación de estos dos y el resultado habría sido muy diferente. 
Justo en este momento estoy leyendo El Cáliz y la espada, la obra de Eisler Riane. En el prefacio, que firma el biólogo Humberto Maturana, se asegura que la cultura "es una red de coordinaciones de emociones y acciones en el lenguaje que configura un modo particular de entrelazamiento del actuar y el emocionar de las personas que la viven. (...) Más aún, mantengo que todo quehacer humano ocurre en el conversar, y que todas las actividades humanas se dan como distintos sistemas de conversaciones. (...) y que una cultura se transforma en otra cuando cambia la red de conversaciones que la constituye y define."
Ahí es nada. La cultura es la conversación, lo que nos contamos, donde enfocamos la mirada en la realidad y lo que narramos de ese encuentro. De ser así, la película Brave tendría un valor más profundo del que se le ha dado. La primera película de animación de una multinacional que apuesta por el protagonismo de la relación maternofilial. Además, en vez de representar el viaje exterior de la pareja protagonista, el viaje que nos muestra es el interior, la vuelta a casa es una maduración y aceptación de la otra. Ójala esta sea solo la primera de futuras  películas en las que la narración y el enfoque modifiquen el diálogo y la conversación. Que sirva como semilla para el florecer de otra cultura. (Nótese como en la historia, es una mujer valiente, que desafía el orden establecido quien consigue la victoria...)

Por cierto, no tengo ni que decir que la visión es tan intrínsecamente "femenina", que sin saber de quien era, es fácil averiguar que el lenguaje y el fondo está escrito por una mujer/madre. Por una madre que sabe, que cuenta y que acompaña. Por cierto, Brendan Chapman, que es el nombre de esta mujer, denunció a la Pixar por haberle cesado de sus funciones como directora en mitad de la producción de la película. Al final, la película cuenta con otros dos nombres más en la dirección: Steve purcell y Mark Andrews. 
Ante este hecho, y dado que la idea es originaria de ella, la directora (cesada) ha declarado: 

“El último año y medio ha sido muy doloroso […] Cuando Pixar me obligó a dejar la película, que yo había inspirado en mi relación con mi hija, fue devastador, y más aun que se encargase a hombres su culminación, cuando sus ideas acaban siendo las mismas que tuvo antes una mujer y, sin embargo, en su caso son aceptadas."

Nada más lejos de mi ánimo que levantar debates sobre el machismo (que podría, pero agotan). No es eso lo que quiero señalar. Lo que me interesa es que, una vez ha ocurrido esto, Brenda no deje jamás de contar historias, que no desfallezca, que continúe siendo el eslabón que nos lleve desde la dialéctica de la lucha a la conversación de las relaciones solidarias y de encuentro. Que a través de su mirada y sus palabras, de la conversación que despierta su historia, podamos descansar en el regazo tranquilo de una sociedad que ama. 

jueves, 15 de noviembre de 2012

El cuento de Eva

Yo siempre me he preguntado qué significaba lo femenino. Digamos que desde joven tenía bien claro qué significaba lo masculino. En mi entorno lo masculino estaba bien valorado, era lo deseable, a lo que aspirar. Era mejor jugar al fútbol que al elástico; eran mejor las ciencias que las letras; era mejor trabajar fuera de casa que dentro. Y así, el estatus de las cosas y actividades que pertenecían al mundo masculino dominaban la escena con discreción y eficacia. Era mejor lo masculino que lo femenino, porque los hombres eran más inocentes (me decían de pequeña) y las mujeres más maliciosas. Porque al hombre se lo consideraba virginal y de buen corazón y a la mujer taimada y seductora. Por eso, los hombres debían protegerse de nosotras y entre nosotras no podíamos ser amigas, tendíamos a la envidia y la difamación de forma natural. 
Esta es la imagen que yo guardé en los primeros años de vida de lo que significaba ser mujer. Después una va creciendo y se va encontrando con que los hombres no son esos entes puros y buenos al que las malas mujeres pueden llevar a la perdición, sino que los lobos existen (no sólo en los cuentos de caperucita). Sin embargo, ya poseía la imagen bíblica de la pérfida Eva dando a Adán la manzana, expulsando al inocente hombre del paraíso. Y así me quedé, con una protesta interna que con la edad se convirtió en un feminismo en el que querer y poder hacer las cosas que los hombres hacían era mi objetivo. Y así, hice un bachillerato de ciencias, aunque la carrera la elegí de letras, porque era mejor. Y así, me dediqué a los deportes de aventura (no por gozo personal -excepto la escalada que para mi era más una meditación- sino por la necesidad de sentirme que podía hacer las cosas que los hombres hacen). Y entonces decidí no tener una relación estable porque era lo que los hombres independientes y libres hacían. Y me dediqué a la empresa porque eso era mejor... y tantas y tantas cosas... 

Ahora miro con una mezcla de extrañeza y pesar dónde se fueron esos años de mi adolescencia y juventud. Miro en mi interior y no me creo casi que esa haya sido yo en algún momento. No puedo comprender como solo me llegó esta imagen poderosa y castrante de la Eva maliciosa y pérfida arrastrando al buen hombre; cuando a poco que miremos alrededor nos daremos cuenta de cuánta mentira y decadencia existe tras esta imagen. 

Hemos sido las mujeres tradicionalmente las que hemos soportado en nuestros cuerpos los deslices, los deseos y los abusos de los demás. Nos han quemado en la hoguera por brujas. Era nuestro cuerpo el que ha sido repudiado por los beatos y teólogos, objeto de temor y desprecio. 

"Como individuo, la mujer es un ser endeble y defectuoso. El padre ha de ser más amado que la madre, pues es el principio activo de la procreación, mientras que la madre es tan solo el principio pasivo." Santo Tomás de Aquino. 

"Las mujeres escuchen en silencio las instrucciones con entera sumisión. Pues no permito a la mujer enseñar ni tomar autoridad sobre el marido; mas estése callada. Ya que Adán fue formado el primero, y después Eva. Y además Adán no fue engañado, mas la mujer, engañada, fue causa de la prevaricación de la caída en el pecado. Verdad es que se salvara por medio de los hijos, si persevera en la fe y el la caridad en santa y arreglada vida.
—1 Timoteo 2: 11-15, atribuido por los cristianos a San Pablo.

"Las niñas empiezan a caminar y a hablar antes que los niños porque la maleza crece siempre más rápido que las buenas semillas"
—Martín Lutero. Teólogo alemán

Más que los hombres, las mujeres hemos sido sometidas a violaciones y después a abortos; hemos sido repudiadas y lapidadas; somos las mujeres las que nos hemos visto perseguidas y difamadas y nuestro cuerpo ha sido el campo de batalla en el que se libraban las guerras a través de violaciones. No en vano, son las mujeres y los niños las principales víctimas de la guerra y cuentan con más bajas que entre los ejércitos combatientes.  Como demuestran las estadísticas de Joan Chitister:

  1. Al inicio del siglo XX, 5% de las bajas de guerras eran civiles.
  2. En la Primera Guerra Mundial, 15% eran civiles.
  3. En la Segunda Guerra Mundial la cifra saltó a un 65% de mortandad de civiles, al ser bombardeadas ciudades enteras.
  4. Hacia mediados de los noventas, 75% de las bajas de guerra eran civiles.
  5. Actualmente el 90% por ciento de las bajas humanas en tiempo de Guerra lo forman civiles, en su mayoría mujeres y niños.


Y sin intentar crear un sentimiento victimista, si que pretendo mirar con los ojos tan abiertos que me permitan discernir lo evidente y lo sutil. Que pueda ver las implicaciones que los viejos estereotipos  y la historia nos han donado y hemos registrado en la memoria más profunda. En una mano, el cuento de Eva recibido, en la otra, la realidad. 

domingo, 11 de noviembre de 2012

Experiencia de una practicante de la relajación del útero

Gema me deja este comentario en el post titulado "Relajación del útero funciona... incluso si no te la crees". Me ha parecido que era mejor darle espacio.

"Hola, Mónica:

Hace dos meses me bajé la relajación y comencé a practicarla. Mi actitud al respecto era medianamente escéptica, aunque por otro lado sentía curiosidad. Había leído tiempo ha las teorías de Casilda Rodrigáñez, pero me preguntaba cómo era posible recuperar la condición inicial del útero (cómo era siquiera posible sentir un órgano que estaba en tu interior si yo nunca me he sentido el bazo, por poner un ejemplo). Me preguntaba si eso era recuperable, y si ese deseo de recuperación no era más bien un ensueño respecto a una supuesto estadio primigenio que ha de concedernos todos los bienes.

Total, que me puse a ello. Al principio no sabía ni cómo concentrarme para sentir calor en el útero. Siempre he tenido facilidad para visualizar y sentir las partes de mi cuerpo durante una relajación, pero lo del útero era para mí más complicadillo. Y no es que no sepa dónde lo tengo; pero es que no, un dibujo en una estampa anatómica no es más que una orientación mínima. Como una localización geográfica. Lo de sentir, en cambio, es otra cosa.

Ahora bien: uno de las pistas fue precisamente la del dolor menstrual. Es decir: el útero estaba allí donde dolía durante los períodos (a menudo pienso si ese dolor no es la única forma que al útero le queda para manifestarse en una mujer que olvida su presencia igual que olvida la presencia de su bazo). De modo que ahí puse mi empeño y seguí en ello.

Transcurrido un mes, comencé a notar que mi actitud ante las cosas era en general más serena, y que por otro lado sentía más energía, menos cansancio. Bien, me dije, esto podría ser casualidad o sugestión. No obstante, mis sensaciones físicas comenzaban a ser muy claras: empecé a sentir verdadera relación entre la relajación de la mandíbula y la sensación de calor en la barbilla por una parte, y las sensaciones en el útero y la vulva por otra. Era comenzar la relajación de mandíbula y barbilla, y sentir pequeñas pulsaciones en la vulva.

Al mes y medio, entre trabajo, rutinas y desidia, estuve como una semana sin hacer la relajación. Ahí pasé unos días más cansada, y ante eso, recordando la energía del inicio, se me encendió la bombillita: a ver si va a ser por haber dejado de practicar. Y volví a ello. Aquí es cuando comencé a alucinar: la primera relajación después de mi abandono fue una auténtica sorpresa. Al iniciarse la parte del calor en el útero, comencé a sentir latidos que iban de la mitad inferior del vientre a la entrada de la vagina (parecidos a los de un orgasmo, cuando se contraen las paredes vaginales, pero mucho menos espasmódicos, más suaves). Y así hasta el final de la relajación. ¡Qué gusto!

No me lo podía creer. Vamos, es que te lo estoy contando y no me lo creo todavía, y eso que ahora me ocurre en cada relajación. Es una gozada. No esperaba en absoluto un efecto tan rotundo.

En fin: quiero agradecerte tu trabajo, tu relajación y el hecho de que la hayas puesto a disposición de todos en el blog. Estoy muy contenta de que mi curiosidad --mi instinto-- me hayan llevado hasta aquí y hasta mi útero, y de que haya mujeres que como tú son lo suficientemente generosas como para guiar a las demás en ese camino.

Muchas gracias."

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El empoderamiento: de la idea a la acción

Hace pocos días celebramos un Encuentro on-line de Mujeres para Latinoamérica y el resto del mundo. El Encuentro surgió por el empuje de dos mujeres, Erica Vanina (Mujer íntegra) y de Eva Darias (Editorial Ob Stare). En este taller virtual pusimos en marcha y exploramos toda la tecnología de la que disponemos actualmente para la formación a distancia. Y, sin habernos dado cuenta, hicimos una de las cosas que más me gustan hacer: utilizar los recursos del sistema para con ellos crear una realidad diferente. Y quiero señalar hoy que fuimos tres mujeres (profesionales y  empresarias) las que pusimos en marcha este proyecto porque creo que es importante señalar que las mujeres debemos tomar la iniciativa económica, política, cultural, social... que nos corresponde para cambiar el mundo. Para, también desde dentro del sistema, ir creando nuevas alternativas.

Y esta es mi reflexión después de haber finalizado el curso: 

¿Cuándo vamos las mujeres a tomar las riendas de nuestra vida y nos vamos a dar la oportunidad para contar la realidad tal y como la vemos? 

A mi, siendo la pequeña de mi casa, me solía pasar que cuando explicaba mi modo de ver la vida, éste solía quedar rebajado, reducido o ridiculizado. Claro, yo no sabía de macroeconomía pero no entendía (y sigo sin hacerlo) porque hay que destruir los excedentes alimentarios del primer mundo antes que repartirlos a los hambrientos... ya sé, ya sé... la oferta y la demanda... pero igual me sigue pareciendo una brutalidad. Yo no entendía de política, pero me indignaba (ya con diez años) el lujo en el cual vivían los políticos a costa de los ciudadanos (coches oficiales, comidas, palacetes, pensiones...) Yo no entendía de corrientes ideológicas, pero me molestaba esa silenciosa presión de lo masculino como lo bueno en mi vida y lo femenino como lo aburrido...

Y así, poco a poco, el pensamiento crítico (y avanzado diríamos ahora con la que está cayendo) fue quedándose en mi interior, reduciéndose al pragmatismo de lo que la vida es (o se suponía que era, ahora que en España la crisis nos muestra cuán equivocado era el sistema). Y, de alguna manera, renuncié a mirar la vida con mis propios ojos y me asimilé al discurso oficial. La economía es así (capitalista), la sociedad es así (egoísta), las relaciones son así (machistas)... Y de alguna manera viví con la protesta interior, pero me integré al pensamiento único que a finales del siglo pasado y principios de éste era prácticamente omnipresente. 

No fue hasta el nacimiento de mi hija que mi mirada se volvió abrir de nuevo. Desde entonces, es mi palabra y mi voz la que hablan y mi pensamiento me parece tan válido como el de cualquier otro. Yo sueño con vivir en otro mundo en el que la base de la economía sea la solidaridad, en que la política se fundamente en la cuidado de los ciudadanos, en el que las relaciones se equilibren a través de la aceptación y el respeto. No sé si es pedir demasiado y si algún día llegaremos a vivir en una sociedad así, pero lo que no estoy dispuesta a hacer, por ahora, es a callar. Lo que ya no entra en mi planes es dejar de contar el mundo tal y como yo lo veo. Lo que ya no es posible es que deje de trabajar para conseguirlo. Y a eso, si queréis, le llamamos empoderamiento. 

domingo, 28 de octubre de 2012

Encuentro on-line de Mujeres: reconectar con el útero

Os presento mi próximo proyecto, un Encuentro on-line de Mujeres para Latinoámerica y España. Muchas mujeres me insisten en lo difícil que es para ellas acudir a un curso de un día, dejar a  los niños pequeños, trasladarse, encontrar un tiempo y un espacio propio... quizá este recurso virtual pueda servirnos para crecer tal y como deseábamos. Incluye material teórico y práctico así como un blog para crear un círculo de mujeres. 

Encuentro on-line de mujeres
Sábado 3 de noviembre: 10.00 - 14.00 h.
Domingo 4 de noviembre: 10.00 - 14.00 h.


El horario se corresponde con el huso horario de Argentina
Idioma: español


MÁS INFORMACIÓN:
América: mujerintegra@mujerintegra.com
España y resto del mundo: obstare@obstare.com



INTRODUCCIÓN: Curso on-line con vídeo-conferencia en tiempo real e interactivo.
Las participantes podrán experimentar, a través de ejercicios prácticos, la conexión con su útero: 
su centro de poder y de transformación creativa. 
Es un curso eminentemente práctico que consta de dos sesiones de cuatro horas cada una.

PROGRAMA
Sábado 3 de noviembre
10.00 – 11.00 Efectos del patriarcado en el cuerpo de la mujer
11.00 – 12.00 Toma de conciencia del cuerpo (prácticas)
12.00 – 13.00 La relajación del útero (prácticas)
13.00 – 14.00 Preguntas y respuestas

Domingo 4 de noviembre

10.00 – 11.00 Las relaciones personales (pareja, hijos, padres...)
11.00 – 12.00 El poder femenino I (prácticas)
12.00 – 13.00 El poder femenino II (prácticas)
13.00 – 14.00 Preguntas y respuestas

EXTRAS: 
Cada participante recibirá material teórico escrito previamente a la celebración del curso.
A la finalización, archivos de audio con ejercicios y guías para ayudarle en su práctica diaria. 
Se creará un blog cerrado para las participantes al que tendrán acceso 
desde una semana antes de la celebración del curso como espacio virtual 
de encuentro para la creación de un círculo de mujeres. 
El blog permanecerá activo mientras las participantes lo deseen.


Precio en euros: 36 €






                                              
Editorial OB STARE                           Mujer Íntegra
obstare@obstare.com                        mujerintegra@mujerintegra.com

Hacemos comunidad en Facebook