miércoles, 12 de octubre de 2011

Entrevista en Amor Maternal

Hace algunos meses, mi amiga Louma Sader del blog Amor Maternal me hizo una entrevista. Os dejo un extracto de ella que puede ser de ayuda para comprender en qué consiste este trabajo. 

¿De qué manera podemos contactar con nuestro poder interior?

Nuestro poder interior es la forma de nombrar a nuestra capacidad de hacer cosas, la manera de estar en el mundo. Es la energía que desplegamos cada mañana al levantarnos. No es lo mismo arrastrar los pies al caminar, que hacerlo con la espalda recta y de forma fluida ¿verdad? Pues eso pasa con todo en la vida. A veces queremos hacer muchas cosas, pero no conseguimos la fuerza o el empuje para hacerlo. A veces nos sentimos débiles, debilitadas, con pocas ganas de hacer cosas, o muy sensibles a lo que ocurre a nuestro alrededor. Una sola frase de alguien puede dejarnos durante horas o días hundidas emocionalmente. Sentimos que deberíamos educar a nuestros hijos de una manera, pero no tenemos fuerza para enfrentarnos a las críticas; o sentimos en nuestro interior el impulso creativo, pero no nos creemos que lo que podemos decir tenga valor...


¿Qué tiene que ver el útero en todo esto?

Tiene que ver todo. Porque el útero es la fuente primera de energía. Según la medicina tradicional china el cuerpo humano tiene tres motores fundamentales. Son los llamados Tan T´íen inferior (que en el caso de la mujer está localizado en el útero), Tan T´ien medio (en la zona del pecho, más concretamente, el corazón) y el Tan T´ien superior o Sen que es la conciencia. Si la primera de estas fuentes de energía se halla colapsada, la energía no fluye por nuestro cuerpo como debiera. En el caso de las mujeres, la educación recibida y la moral represora de la sexualidad  han producido lo que se denomina úteros espásmicos. Son úteros que han perdido la elasticidad. El útero es un órgano eminentemente muscular, está formado por una compleja  red de tejido muscular. Si te duele la espalda o los hombros o tienes contracturas en algún músculo de tu cuerpo, imagina lo que pasa con el útero. Al ser el útero un órgano muscular, es posible relajarlo.


¿Cómo podemos relajar el útero?

Si intentas relajar cualquier músculo de tu cuerpo que sepas que esta tenso, te resultará difícil solo con respiraciones o llevando la atención. A través de una técnica de relajación concreta es posible relajar el útero en pocas sesiones. Además, hay una serie de ejercicios que pueden ayudar a limpiar esta zona de tensiones, emociones negativas...


¿Alguna lectura recomendada para ahondar en el tema de la relajación del útero?

No he encontrado ningún libro aún que específicamente aborde la relajación del útero pero recomiendo encarecidamente la lectura de las obras de Casilda Rodrigáñez en las que expone y analiza las consecuencias de la tensión en el útero desde un punto de vista individual y colectivo, como sociedad. Para tomar conciencia de nuestras ciclos, recomiendo a Miranda Gray y para adentrarse en la energía femenina, recomiendo El Tao de la Mujer. Aunque he de decir que no hace falta leer demasiado para relajar el útero, ya que se trata de una vivencia que puede tenerse.


Entiendo,  ¿y para ello tú organizas talleres o serían más bien encuentros periódicos?

La documentación teórica se entrega unas semanas antes, porque hay un trabajo previo de indagación personal de cómo me siento con respecto a mi cuerpo, qué tipo de emociones bloqueo, qué significan determinadas experiencias para mi... y a la finalización del Encuentro se entrega un CD con ejercicios, la relajación y una visualización.

Los Encuentros posibilitan la toma de conciencia interior, la ex-presión (sacar la presión) en un entorno seguro de ausencia de juicio, la comunión con las demás participantes y la creación de redes de amistad y hermandad, que de por sí, son absolutamente sanadoras.


¿Y qué se trabaja exactamente en cada encuentro, qué beneficios podemos lograr al relajar el útero?
En los Encuentros solemos trabajar la conexión y la relajación del útero. Al relajar el útero obtendremos:

- Reglas y partos sin dolor.

- Mayor placer sexual.

- Mayor vitalidad y creatividad.

- Mayor seguridad personal.

- Tomar conciencia y sanar las emociones bloqueadas...

La relajación del útero a través de una técnica de relajación sencilla y unos ejercicios breves y efectivos es un camino de autoconocimiento y sanación que implica todos los niveles: emocional-afectivo, energético, mental y físico. El cuerpo se re-estructura y organiza de forma eficiente.

No hay comentarios:

Hacemos comunidad en Facebook