martes, 20 de septiembre de 2011

A la Sociedad Española de Ginecología y Obstreticia

Carta abierta al Presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)

Dr. José María Lailla

Hoy he visto con detenimiento la sección "Un toque de humor" de la revista de la SEGO que usted representa. Durante dos años, su compañero de profesión, el doctor ginecólogo Javier Server Gonzálbez (del servicio de ginecología del Hospital de Gandía) ha estado publicando una serie de viñetas que, por decirlo suavemente, atentan a la dignidad del ser humano (entre los que, si me disculpa, incluiré a las mujeres). 
No voy a discutir el nivel intelectual del supuesto humorista ni su supuesto sentido del humor. Esto lo dejaremos en blanco. Tampoco entraré a considerar posibles enfermedades mentales. Aunque esto me preocupa algo más. Pero si que le pido que aclare, dado que estas viñetas tienen una lectura muy específica que no deja duda a otras, si la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia que las pública ratifica estos mensajes. De no ser así le pido una excusa pública y que abran expediente a este doctor. 
Por si usted no comprende parte de mi indignación, déjeme que le explique algo. Cuando un médico ginecólogo publica estos  "chistes" públicamente en una gaceta, lo hace con la intención de que se conozca lo que piensa y/o siente. Pero además les hace cómplices a todos los ginecólogos y las ginecólogas que pertenecen a su asociación y que viñeta tras viñeta no denuncian ni se desmarcan de su contenido.
Que un ginecólogo haga un chiste sobre un prolapso de útero es de mal gusto. Como lo sería que la revista de pediatría publicara chistes de niños moribundos o la de traumatología, de inválidos. 
Que un ginecólogo haga un chiste con un consentimiento informado en la puerta de una consulta de ginecología para "Mirada lasciva a las nalgas", debería provocar vergüenza antes que una sonrisa cómplice. Porque si lo que me está diciendo es que los ginecólogos nos miran las nalgas lascivamente, creo que se están metiendo en un jardín del que, quizá, les cueste un poco salir. 
Que un ginecólogo haga un chiste sobre "el club de VPH" en el que de a entender que las mujeres contagiadas (por hombres, recuerde) son unas putas o promiscuas, o son físicamente atractivas (no quería entrar a valorarlo, pero el chiste está tan mal hecho que ni se entiende bien) debería provocarnos estupor y vergüenza antes que una sonrisa cómplice.

No sé usted, pero, como usuaria de los servicios de salud, preferiría que Torrente no fuera mi ginecólogo. Y desde luego, me gustaría saber que los demás, no solo no están de acuerdo con este doctor, sino que no toleran ningún trato discriminatorio, ofensivo ni insidioso hacia otro ser humano (entre los que, si me disculpa, incluiré a las mujeres).
Atentamente,
Mónica Felipe-Larralde


11 comentarios:

Óscar Felipe dijo...

Qué barbaridad!! Yo soy hombre, pero sinceramente, a veces me da vergüenza y pudor serlo... en fin... mándale la carta, que le llegue, y si puedes, la publicas en el periódico local donde tenga su clínica el susodicho "matancero"... besos de apoyo y comprensión, hermana

Susana dijo...

Estupenda carta, muy clarita. Estoy anonadada. No salgo de mi asombro con este tipo de humor en una gaceta médica. Por desgracia, las que sabemos de primera mano cómo nos tratan y lo que opinan, no nos extrañamos. Pero que lo publiquen...Es el colmo

Mónica de Felipe dijo...

Es que es tan grosero y zafio que parece increíble... pero no. Es cierto. Se nos ha quedado la misma cara que a otros médicos ginecólogos. Como este deEdimburgo que manda esta carta al director de la SEGO.

Dear Sir/Madam
I recently became aware of a comic strip designed by SEGO depicting scenes of women in pregnancy and during birth and immediately after birth.
I have rarely been so sickened or appalled as I was on seeing the so-called comic strip. I trust that it will be removed immediately and that those responsible will be disciplined by their regulating body.
The strip is wholly inappropriate for anyone to have done, but especially so for those professionals entrusted with caring for women during pregnancy and birth.
The strip belies an attitude to women, their bodies, babies and birth that is extremely distressing and alarming. I very much hope that SEGO will be discussing this with its members and doing everything in its power to change the mysogynistic culture which appears to dominate in at least some quarters of the medical profession.
I look forward to hearing from you.
With my best wishes
Dr Nadine Edwards
Director
Pregnancy and Parents Centre
Edinburgh
Scotland
AIMS Vice Chair

cosmos dijo...

He enviado la carta firmada, como mujer indignada (a parte de mi nombre y apellidos) a la "Suciedad" esta, al Instituto de la Mujer y al Defensor del pueblo.

Mónica de Felipe dijo...

Es nuestra responsabilidad terminar con estos ginesaurios.
Abrazos.

cosmos dijo...

Por cierto no se porque a través de facebook no puedo publicar ningún comentario en lo que aparece publicado a través de Sres y Sras de la S.E.G.O. no somos un chiste ¡ya la han censurado?

Mónica de Felipe dijo...

No sé. A mi me lo permite.
Prueba un poco después.
Un abrazo!

Arlet dijo...

Me quito el sombrero, si señora. ¡Que gran carta!

Te animo a pasarte por mi blog ¡Sorteamos varios pares de zapatos infantiles!
zapatosmarca.net

merce dijo...

Es bien cierto a algunos médicos les queda la bata demasiado grande.
Son muy poco personas. Que lástima.......



Estoy contigo en esta protesta.

Gracias un abrazo

Roberto dijo...

He visto las viñetas y he leído la carta firmada por Mónica Felipe.. Las viñetas me han parecido cutres, sosas y algunas incomprensibles dado que hacían relación a chistes privados con personas que desconozco (caricaturizando a dos médicos en particular) pero en ningún momento he visto nada más ofensivo que en un chiste de calvos, de gordos, cojos, etc. (yo soy calvo y cojo, pueden hacer chistes con ello, no me enfadaré). Sin embargo ha habido gran cantidad de mujeres que se han sentido ofendidas. Es lógico, quieren que sea un tema tabú porque es un tema, un sitio (la consulta) donde se sienten casi todas muy incómodas, inseguras y vulnerables. Es muy comprensible. Yo en el médico me siento igual, y he pasado y pasaré lo mío... Pero lo que debe ser tabú no son los temas, sino la forma, el sentido y la intención al exponerlos. La mayoría ni han visto o analizado las viñetas con un poco de perspicacia. Mírenlas con objetividad. Si quisieran ser realmente ofensivas serían de otra forma. Lo que les ha herido ha sido la crudeza de las imágenes que les ha recordado esos momentos a veces traumáticos, se han sentido traicionadas como si lo hubiera hecho su confesor ...y se han enfadado. Y en su enfado ha escrito una carta en la que insinúa el bajo nivel intelectual, pésimo sentido del humor (ahí le doy la razón) y enfermedades mentales del "humorista". Afirma que las "...viñetas tienen una lectura muy específica que no deja dudas..." (todos los comentarios que he visto sobre el tema indican lo contrario y he leído muchos) le inquiere al Presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia sobre su apoyo y participación en los hechos (aquí van a rodar cabezas, espero que no sea la suya, presidentito, parece la amenaza tácita), disculpa pública, expediente al doctor, conoce perfectamente la intención del doctor (¿es vidente?), hace cómplices a sus colegas, esto es lo mismo que reírse de niños moribundos (eso sí que es demagocia de la buena)luego comenta algunas viñetas (demostrando a mi entender que no se ha enterado de nada) compara al médico con Torrente, otra amenaza velada de complicidad (vamos, que deja claro que lo que quieres es que lo echen), hace otra vez el chiste de que las mujeres son seres humanos, despedida y cierre. Esta es su carta, la que le han aplaudido otr@s que no se han molestado en pensar mucho... Me parece que la que debería pedir disculpas es usted.
Roberto Sánchez, Zaragoza

Mónica de Felipe dijo...

A Roberto:
??

Hacemos comunidad en Facebook