domingo, 18 de septiembre de 2011

Dejemos de disimular

La Humanidad no puede permitirse que las mujeres desaprovechen su talento y poder. Cada día observo cómo las mujeres hacemos como que no sabemos. Seguimos siendo niñas pequeñas asustadas o adolescentes enfadadas. Incluso nos parece que no tenemos la edad mental que nuestro carnet de identidad expresa. Seguimos siendo inseguras, rebeldes, sumisas... El poder de la mujer es inmenso: da vida, nutre, protege, sostiene, abraza, acaricia, crea, percibe, intuye, acepta, sana, ilumina... Ama.
El poder del Amor es igualmente inmenso: no conoce límites ni fronteras. La mujer tiene que sanar su niña y adolescente: llorar sus dolores e identificar su voz. Después brillará con todo su potencial desplegado ante el mundo.

La Humanidad necesita la voz, las manos y el útero de las mujeres que han transitado el túnel oscuro del dolor y han resurgido, poderosas y vivas. Las mujeres, juntas, sin importar la edad ni su historia. Una cadena en la que, las bebés, las tías y madres, las niñas de once años,   abuelas, hermanas, adolescentes, jóvenes y viejas, podamos cogernos fuertes de las manos y caminar unidas.

La Humanidad necesita de las mujeres y las mujeres necesitamos alzarnos y denunciar, con la voz firme, el sucio juego del patriarcado. La Humanidad necesita una R-evolución. Y nosotras sabemos cómo hacerla.  Así que... dejemos de disimular.






2 comentarios:

Amor Integral dijo...

Gracias por vuestra entrega. Mi propio caminar me ha conducido hasta tí... hasta vosotras. En un esfuerzo por dejarme sentir y tratar de ser fiel a mí misma, he llegado hasta esta maravillosa orilla... Mujeres del mundo que lleváis tiempo sobreviviendo a la deriva, cuan sujetadas a un pequeño tronco para no naufragar... TIERRA A LA VISTAAA!!
Gracias a este blog, así como a otros en los que existe una profunda búsqueda en pos del desarrollo del tremendooo potencial femenino. Un fuerte abrazo.

May dijo...

YEAH!!!
Yo ya no disimulo más!
¡¡¡ALLA VOYYYYYYY!!!!

Hacemos comunidad en Facebook