jueves, 7 de julio de 2011

Testimonio de participante en un Encuentro de Mujeres

Me escribe esto una de las participantes de los encuentros y lo reproduzco aquí con su consentimiento:


"Yo también quería plasmar mis experiencias en papel (bueno en papel cibernético) y así poner el punto sobre la i, por asi decirlo, de éste mes y pico que llevo desde el taller de Mayo.


No sé por donde empezar, pero sobre todo, podría resaltar dos cosas.

Una, confianza en mi misma. Siento que hay algo dentro de mi, como un ANCLA, podría ser una buena metáfora. Las cosas externas ya no me afectan tanto, y sobre todo, he notado que no soy tan dependiente en las relaciones, ni en lo que piensan los demás de mi. No me tambaleo con tanta facilidad, y compruebo que ya no me hacen daño, esos días en los que me sentía tan chiquita y vulnerable han desaparecido. 

Otra, la ira. Siento mucha rabia. Al principio el brote de ira fue muy fuerte, incluso tuve un conflicto personal con alguien, y esto creo que me dio miedo. Miedo de mi propia ira, que a veces me parece infinita. Así que estos últimas semanas hacía como que la ira no existía, y eso se transformaba en un enorme cansancio. Estaba cansaday todavía sigo cansada todo el tiempo. Pensaba que era algo de la alimentación, incluso había pensado en ir a hacerme análisis, pero esta semana, después de despertar un día con un fuerte dolor de cuello y hombro, he trabajado y me he dado cuenta de que es rabia reprimida. Muchísima. Así que me he puesto las pilas otra vez con los ejercicios, sobre todo los de purificación, y ya estoy notando los resultados. Se ha convertido en necsidad. Creo que esta ira es la que a menudo me ofusca conmigo misma y los demás sin razón. "


Sin lugar a dudas, una de las consecuencias que más me fascinan de la relajación del útero es la seguridad interior que provoca en las mujeres que la practican. Una seguridad interior que sería difícil de conseguir en terapias convencionales. Cuando los maestros espirituales y los psicólogos positivistas hablan de la liberación del ser humano, en parte, pero sobre todo, hablan de este estado en el que una no se halla a merced de la aceptación de los demás, de los juicios propios y ajenos. Para mi ha sido encontrarme en un estado de gracia en el cual puedo ser yo misma sin miedo a equivocarme, sin pedir perdón, sin sentirme inútil o tonta o pequeña. Y este estado de liberación profunda de los juicios y necesidades de aceptación lleva implícito un actuar, un comenzar a hacer, a expandir nuestra respiración y a fluir con el mundo. 
Pero naturalmente incrementar la energía del cuerpo, implica alimentar lo que llevamos dentro: la creatividad, pero también la ira, que no es más que la escasez de amor (el amor negado). Podríamos saber cuánto amor nos han negado de pequeñas y cuanto amor nos hemos negado de mayores observando el nivel de ira acumulada en nuestro interior. Pues esa ira también comienza a despertar. Siempre ha estado ahí dentro, en las entrañas, rumiando. Ahora, cuando comenzamos a ingresar energía en el vientre comienza a despertar y empuja por salir. Si la retenemos, si la bloqueamos, nos cansamos. Físicamente el inconsciente y el cuerpo deben de gastar una ingente cantidad de energía en bloquear esta emoción. Por eso, nos resulta agotador. Lo mejor que podemos hacer es el ejercicio del palo (aquí podréis leerlo), ya que os permite darle salida sin dañar a nadie - ni a vosotras mismas-. Otro buen ejercicio es la actividad física, pero consciente que estamos usando la ira para transformarla en velocidad, fuerza o resistencia. Tenemos que asegurarnos de que es esa energía estancada la que estamos utilizando. 
¡Buen despertar!

martes, 5 de julio de 2011

Próximos Encuentros de Mujeres, verano 2011

Este verano cogemos la maleta y alternamos vacaciones y trabajo, placer y más placer. Porque es un placer compartir con mujeres que saben o intuyen cuál es el camino. Porque cada voz única que se expresa en un círculo de poder resuena en nuestro interior creando una sinfonía armónica y sabia; porque crecemos juntas en un entorno de respeto y conciencia; porque se puede vivir un mundo diferente en el que no se oculten las heridas, ni los sentimientos, ni la fuerza y el poder que emanan de nosotras. Crear un círculo de mujeres con la intención de crecer es, no sólo  profundamente emocionante, sino sanador. Trabajaremos los cuatro niveles de la experiencia humana - cuerpo físico, emociones, mente y conciencia-. Y especialmente contactaremos con nuestro centro de energía primordial: el útero. Contactar con el útero y relajarlo implica una toma de conciencia profunda de nuestra energía vital, de la creatividad y del poder que somos. Además elimina los dolores menstruales, es la puerta de entrada a los partos sin dolor y aumenta nuestra seguridad personal.

Si te apetece unirte a un círculo de poder, este verano nos encontraremos haciendo los siguientes Encuentros de Mujeres:

- 17 de julio - La Cabrera (Madrid) en el Centro Comarcal de Humanidades de la Sierra Norte. El Encuentro está organizado por  Cecilia Lightowler y podéis contactar con ella en el mail: sancilia@telefonica.net

- 23 de julio - Santander, en la Sala Asociación A.M.A.C (C/ General Dávila, 308 bajo-trasera 4 (calle 3ª) debajo parque Mendicoague. Si deseáis más información, podéis contactar con Begoña en el mail: simplementebego@hotmail.com

- 24 de julio - Durango (Bizkaia) en el Centro Dharananda Yoga . C/ Gallanda , 16. Para solicitar más información o inscripciones, podéis contactar con: haraneder@hotmail.com


Los Encuentros tienen una duración de ocho horas. De 10 de la mañana a 18:30 de la tarde. Al mediodía, celebraremos un banquete con la comida para compartir que cada una traiga. Si deseas contactar conmigo puedes hacerlo directamente en: grupomaternal@gmail.com

Hacemos comunidad en Facebook