jueves, 30 de junio de 2011

Algunas aportaciones de la semana 4

Tras cuatro semanas practicando la relajación del útero estos son algunos de los comentarios que las participantes del estudio ofrecen. Puedes consultar más aportaciones en la pestaña RESULTADOS del blog.






"Estoy más segura de mi misma e incluso soy capaz de ponerme en  mi sitio sin dejar que el contrario me pise. No sé si esto será a la conexión con mi útero y mi parte femenina 
o a qué."





"He ido hacia atrás, he vuelto al principio. He estado dos semanas sin poder realizar la relajación por estar convalenciente de un gran resfriado que me ha dejado totalmente K.O. He notado una desconexión total, incluso con la relación con mi hija y eso me duele mucho. Estas semanas he estado más ausente y he tenido molestias en el útero cuando la ira dejaba que me dominase y con ello, dolor de espalda. Si antes creía que no estaba consiguiendo una conexión con mi útero, ahora sé que sí la tenía, pero que yo no me daba cuenta. Ahora sí que estoy muy triste, sobretodo por lo patriarcal que he podido llegar a ser durante estas semanas y mi hija sufrirlo."





"Siento que puedo llamar a mi útero, y sentirlo cuando quiera…y que si me concentro…me invade un increíble placer, que a veces hasta me da miedo…


Me siento muy receptiva sexualmente, y el placer es cada vez más alejado del clítoris…siento mucho con la penetración. Y no necesito a nadie salvo a mí misma para sentir un placer inmenso sólo concentrándome en el útero. Experimento un fuerte control del placer en las relaciones sexuales.



He sentido cambios de humor bruscos…pasar de la euforia a la tristeza profunda de un día para otro en esta semana…unas ganas terribles de llorar, y otras enormes de salir corriendo y gritando a la calle. Pero a la vez, he sentido mucha seguridad en mí misma…mucho control."



"El día 13 sentí una pequeña puntada en el útero durante la relajación , ahora me doy cuenta que era porque comenzaba la regla al día siguiente.

Esto es lo mas significativo de esta semana, el día 14 tuve mi regla, y el cambio de los dos primeros días es muy diferente, casi no hay dolor, solo una molestia, y tengo mucha más energía durante la regla, que antes de comenzar el estudio."




"Siento mi útero moverse al final, cuando le doy amor. Siento unas ganas tremendas de dar amor con mi útero."



"Me estoy empezando a encontrar mejor. Me siento menos triste aunque me está resultando un poco duro hacer esto sin tener a mi pareja a mi lado. Se que hay algo que no funciona en mi, que al final encontraré la respuesta. El otro día me dio una especie de ataque de ansiedad, sentía ganas de gritar y gritar y grité y lloré mucho. La manera de abrir mi mandíbula me recordó al momento en que mi hija salio de mi vientre, (no fue igual pero me recordó por como abrí mi mandíbula y por que me sentí en cierto modo aliviada en ambos casos). Después de ese momento me siento mejor, al menos más desahogada y tuve la suerte de encontrarme sola en ese momento pues creo que mis hijos se habrían asustado. Creo que a partir de ahora la cosa irá mejor."


"En general siento que algo en mí ha cambiado, como si un poder interior me acompañara continuamente. Siento una fuerza, o algo que dentro de mí se ha transformado en una especie de bola llena de algo. Ese algo podría ser energía sutil, pero ahí está acompañándome en cada acción, relación o acto que hago."



"Me siento más serena, más tranquila, siendo más consecuente con mis actos, con la gente que me rodea, me acepto mucho más incluso cuando me equivoco, asumiendo que tan legítimo es cometer errores como asumirlos y poner de nuevo el orden conmigo misma y con la persona que tengo delante. Me acepto más, ya no me machaco tanto cuando algo hago mal o me sale mal, legitimándome también a mí misma."


"Me siento en contacto con mis tiempos y ritmos, los tiempos que necesito para realizar las cosas, el tipo de actividades que más me llenan y satisfacen. Y me veo renuente a realizar aquellas que no me agradan

He tenido en general toda la semana muchas ganas de bailar y junto con mi hija pasamos horas en las tardes bailando, afortunadamente ella lo disfruta mucho también.


Me siento con más energía, con ganas de probar cosas nuevas, me siento como con ganas de aventura. Y también me doy cuenta que cosas pequeñas me llenan de asombro y alegría."

miércoles, 15 de junio de 2011

Me encuentro con esta joya en el blog de bebé a go-go . En este post, que traduce un artículo en inglés, se explica bastante bien cómo es un útero y el trabajo que hace durante el parto. Como si de una espiral se tratase, al final del post, la autora, remite a este blog que ahora la enlaza a ella. Espero que os guste!



Los cuatro grandes mitos de la dilatación en el parto

Lo que no sabes sobre el cuello del útero puede arruinarte el parto.

Traducción de Marina Romanos para el blog de bebé a go-go del artículo original publicado en birthologie.com

¿Qué es?  ¿Dónde está?

La mayoría de las mujeres no tienen ni idea de qué es el cuello del útero (cérvix), dónde está, su función o tan siquiera su apariencia. El cérvix está aquí:
Y así es como se ve desde abajo, parecido a un glande:

La primera vez que oí sobre anatomía reproductiva básica estaba embarazada de mi primer hijo, y lo único que realmente aprendí sobre el cérvix es que está en la parte inferior de mi útero (me lo imaginaba como la apertura de un globo y mi útero era el globo que se iba a expander), y que se tenía que dilatar de 0 a 10 centímetros en el parto. También tenía que hacerse menos espeso (borrarse) y pasar de una consistencia parecida a la punta de mi nariz a la de la capa de piel que hay entre los dedos índice y pulgar, como derritiéndose. Y que durante el parto era necesario que comprobaran regularmente el cuello uterino para comprobar que la dilatación progresaba.
Pero eso fue todo. Fue en mi formación como educadora prenatal y doula cuando descubrí más cosas sobre el cérvix. Cosas que cambiaron para siempre mi enfoque  del acompañamiento a mujeres durante el parto.

Mito sobre el cérvix número 1 : 10 es el número mágico.

No, no lo es. ¿Sabías que se puede dilatar más de 10 centímetros? ¿Qué?  ¿Ahora todas tenemos que dilatar tanto? Suena espeluznante! Es espeluznante ¿verdad?
En realidad no. Al menos no más espeluznante que dilatar hasta 10. Dilaté bastante más de 10 centímetros en mi último parto, y la cabeza de mi bebé midió 14,75 cm.  Eso es, dilaté hasta casi los 15 cm. Y además sobreviví. Y además no me dolió más que en mis otros partos en los que dilaté sólo 10. Así que, sólo porque estés dilatada de 10 centímetros no significa necesariamente que estés preparada para empujar. Si no sientes el impulso de empujar a los 10 cm y se te ordena que lo hagas, forzarás el cérvix a abrirse “en contra de su voluntad” y resultará dañado. Si tienes una epidural previa y no sientes este impulso, el riesgo de daños es todavía mayor.

Mito sobre el cérvix número 2. El cuello del útero dilata en una forma perfecta de círculo.

El cuello uterino no dilata como un círculo como se dibuja en las imágenes que enseñan la dilatación. En realidad se abre como la elipse dibujada más abajo.

Source: MidwifeThinking.com
“Se abre desde atrás hacia delante como una elipse. La apertura se encuentra enclavada en la parte trasera de la vagina y durante el inicio de la dilatación se abre hacia delante. En algún punto del proceso casi todas las mujeres tienen un reborde anterior (que significa que la parte superior del cérvix no está totalmente dilatado) porque es la última parte que sube sobre la cabeza del bebé. Que este reborde se detecte o no depende de si se realiza o cuando se realice un tacto vaginal. Un borde posterior es muy extraño porque esa parte del cérvix desaparece antes, o porque es difícil alcanzarla con los dedos.

Mito sobre el cérvix número 3. Los tactos vaginales no dañan el cérvix ni dificultan la dilatación.

La matrona Carla Hartley en Ancient Art Midwifery lo explica así:
“El cérvix no debería ser tocado, se produce una respuesta inflamatoria al material extraño (los guantes) y a la presión, y una respuesta hormonal. Al cuerpo puede resultarle confuso que, mientras intenta vaciar el útero, se de una interferencia desde el cuello del útero al ser tocado y manipulado de una manera extraña para él. LOS TACTOS VAGINALES NO SON FISIOLÓGICOS Y SUPONEN UNA INTERRUPCIÓN AL PROCESO NATURAL DEL PARTO.
Y sobre pujar… NO LO HAGAS… tu cuerpo sabe como expulsar un bebé sin tu ayuda, es un reflejo. Ni siquiera esperes tener ganas, sólo espera una sensación de tu cuerpo tomando el control absolutamente, sacando al bebé como está DISEÑADO para hacer.
Habló mucho sobre el abuso verbal y digital en el parto, y los tactos vaginales son un ejemplo de abuso digital.
Las matronas (y los obstetras y enfermeras) que piensan que los tactos vaginales son buenos o necesarios no tienen la formación suficiente o no están actualizados con los conocimientos científicos que prueban que el parto es más seguro si se deja tranquilo sin intervenir. La manera más segura de actuar una matrona es con las manos fuera y la boca cerrada.”

Mito sobre el cérvis número 4. Tu cuello uterino es diferente y está aislado de otras partes del cuerpo.

Ina May Gaskin, la madre de la matronería moderna ha acuñado un término llamado “la ley del esfínter”. Esta ley declara:
Los esfínteres (incluyendo el anal, cervical y vaginal) son los responsables de traer a tu bebé al mundo. Si los esfínteres están apretados, el parto no progresará y habrá más dolor.
¿Qué es exáctamente la ley del esfínter de Ina May?
1.  El esfínter anal, el cervical (el cuello del útero) y el vaginal funcionan mejor en una atmósfera de intimidad y privacidad. Por ejemplo, un baño con pestillo o un dormitorio donde las interrupciones son improbables o imposibles.
2.  Estos esfínteres no se pueden abrir a la fuerza ni responden bien a órdenes de pujar o relajar.
3.  Cuando el esfínter está en proceso de apertura, se puede cerrar repentinamente si la persona se enfada, asusta, es humillada o consciente de sí misma. ¿Por qué? Los niveles altos de adrenalina en el torrente sanguíneo no favorecen (y muchas veces impiden) la apertura de esfínteres. Estos factores inhibidores son una razón importante por la cual las mujeres en las sociedades tradicionales normalmente escogen otras mujeres, excepto en circunstancias extraordinarias, para acuompañarlas y atenderlas durante la dilatación y el parto.
4. El estado de relajación de la boca y la mandíbula está directamente relacionado a la habilidad del cérvix, la vagina y el ano para abrirse completamente.
Insisto, y en otras palabras:
Boca abierta = Cérvix abierto
Garganta abierta = Vagina abierta
Es casi imposible parir con eficacia con los labios apretados y la garganta cerrada. Puedes intentarlo ahora mismo… cuando relajas la mandíbula, abres la boca y la garganta, las nalgas se relajan automáticamente y te undes en la silla. Ina May habla de los beneficios de los besos, y de mantener la boca y los labios sueltos y abiertos. Besar también provoca la segregación de oxitocina y otras hormonas del amor que elevan la tolerancia al dolor y aceleran el parto.
Aquí hay un vídeo de Ina May Gaskin hablando de la ley del esfínter (en inglés)
<iframe width="480" height="390" src="http://www.youtube.com/embed/bKDqnAktGiM" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Un vídeo donde se puede ver un cuello de útero sano:
<iframe width="480" height="390" src="http://www.youtube.com/embed/qiZCJHrvHa8" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Para aprender más sobre vuestro cuello del útero y cómo relajarlo, os recomiendo encarecidamente que visitéis el blog estudios sobre el útero.

lunes, 13 de junio de 2011

Un fin de semana de ensueño

A veces la vida sonríe. Y entonces es cuando te llegan propuestas de trabajo en lugares mágicos sostenidos por seres humanos increíbles. Y esto me pasó este fin de semana pasado. El viernes pasado la familia al completo, pusimos rumbo a Bolonia (Tarifa) en la provincia de Cádiz para hacer un encuentro intensivo de mujeres. El lugar era la ecoaldea La Semilla, un espacio lleno de luz y amor guiado por las sabias manos de Koko y Robin. 

Fuimos 19 mujeres (siempre me incluyo yo), más Laura y Mirian (cocineras de la ecoaldea, junto con Robin,  que llenaron nuestros platos con una comida amorosa, limpia y nutritiva). Además contamos con Rocío Madreselva, gran cantautora y su oráculo de canciones que nos conmovió a todas. Han sido días de trabajo y conciencia, de lágrimas y risas, de niños jugando en el columpio y madres amamantando. Y no sólo eso. El trabajo ha sido intenso y profundo y las mujeres congregadas, grandes. Grandes por su trayectoria vital, grandes por sus ganas de aprender, grandes por su entrega, grandes por poner su corazón en lo que hacían, grandes por compartirse sin prejuicios. Siempre que termino un encuentro siento que vuelvo con mucho más de lo que doy. Ahora sé que tengo amigas en Madrid, Sevilla, Marbella, Coín, Tarifa... Ahora sé que podría descolgar el teléfono y hablar con ellas y abrir mi corazón y contarles mi vida. Y sé que ellas me escucharían y me ofrecerían un hombro en el que llorar y unos brazos para reconfortarme. Y sé, entonces, que mi visión de un mundo donde las mujeres seamos hermanas y nos amemos no es una fantasía sino una realidad. 

Gracias a todas por permitirme plantar la semilla de un sueño. Gracias por vuestros gestos. Gracias por vuestro poder y empuje. Han sido unos días maravillosos y siempre quedarán en mi memoria.

sábado, 4 de junio de 2011

El contubernio de la medicalización

Os dejo un extracto del artículo de Leonor Taboada titulado El contubernio de la medicalización al desnudo. Tras analizar detalladamente casos y proveer una lúcida visión de la medicina actual, se centra en la medicalización de la mujer. A la mujer nos duelen las reglas y los partos porque nuestro úteros son productos de una sociedad patriarcal con una fuerte represión sexual y vital de la mujer. El artículo completo (altamente recomendable) lo podéis leer en:
http://mys.matriz.net/mys15/15_27.htm
Recomiendo a todas que os paséis por la revista Mujer y Salud. Es un buen sitio en el que asesorarse. 

(...)
Ser mujer, una patología (y un gran mercado)
Las mujeres somos el mercado esencial para los beneficiarios de esta industria extendida en cadena: un campo fértil que han abonado con fruicción durante décadas, prometiéndonos panaceas farmacológicas, convenciéndonos de que nuestros procesos fisiológicos son patológicos y requieren asistencia y control médico y de nuestra incompetencia para gestionar nuestra salud sin la estrecha tutela de un vigilante.Nuestros misteriosos y poderosos úteros y su control, incluido el de los embriones, son motivo de fascinación y fantasías a lo largo del tiempo (histeria viene de útero).
Han conseguido su objetivo: actualmente, ser mujer es ya sinónimo de patología, de enfermedad, de desajuste, incluso en nuestras propias mentes. Ya hay una definición de enfermedad y un remedio para cada momento y avatar de la vida. Sin embargo, después de años de predicar en el desierto, las mujeres del movimiento internacional de salud estamos en el mejor momento: los escándalos destapados en los últimos tiempos- como los resultados del Estudio del Women´s Health Initiative sobre los efectos perversos de los tratamientos hormonales para la menopausia y la retirada del Vioxx, entre otros, han puesto por fin los ojos del mundo en esta particular corrupción del sistema médico.
Nos Medicalizan el cuerpo...
Se medica la menstruación, por "obsoleta y perjudicial", tal y como la definen ahora, y factor de "síndrome premenstrual" (adolescentes medicadas con la fórmula de Prozac ocultada bajo otro nombre); se medica el parto, en nombre de la seguridad (programado, inducido, rasurado, episiotomizado y quirúrgico); se define como "sexualidad enfermiza" la no disponibilidad permanente (disfunción sexual femenina, la llaman); y el círculo se cierra con la definición del cese de la menstruación como enfermedad de "deficiencia de estrógenos" que dura hasta la muerte (menopausia y postmenopausia), lo que les ha permitido medicalizar a millones de mujeres durante años en nombre de la prevención y la juventud causándoles graves enfermedades e incluso la muerte a miles de ellas.
y la mente...
También nos medican por tener mentes de mujeres, tal y como nos ven los ojos estereotipados de la medicina androcéntrica. Las mujeres consumimos el doble de tranquilizantes y el triple de ansiolíticos. Ya se sabe: "los nervios" nos traicionan. No entendiéndose la salud como integral, y no teniéndose en cuenta el factor género en salud, las quejas y malestares de las mujeres se suelen encasillar en grandes cajones de sastre donde tanto da una rota por la violencia en casa como una descosida por estar en el paro o una exhausta por la doble carga, que una viuda pobre o desahuciada. Para todas ellas, psicotrópicos, en primer lugar. El consumo de antidepresivos en España aumentó, entre 1995 y 2002, un 56%. (de 7,2 millones a 21 millones de frascos).
El consumo de ansiolíticos ha aumentado un 90% en los últimos años, sobre todo para el tratamiento del insomnio y la ansiedad. Se utilizan benzodiazepinas de vida intermedia que actúan en el sistema nervioso central con riesgo de adicción y dependencia psicológica: si se dejan de ingerir, pueden reaparecer los síntomas.
Aunque hay muchos tratamientos no farmacológicos para superar el insomnio y la ansiedad, estos ni llegan a ofrecerse como alternativas, ni está la Seguridad Social organizada para derivar recursos de los que hoy se dedican a los fármacos a terapias alternativas y a la promoción de la prevención en salud.
Según la Agencia Española del Medicamento (AEM), entre las razones que podrían explicar este incremento pueden destacarse "las grandes diferencias entre los criterios de prescripción facultativa, la "medicalización" del sufrimiento humano y de los problemas sociales y una exagerada y agresiva promoción de la industria".
Otro factor que nos hace diana de la industria es ser más longevas que los varones y que solemos arrastrar durante años dolorosas enfermedades crónicas cuyas causas no se estudian. Y otro factor que tienen en cuenta es nuestro papel social de cuidadoras, responsables de la compra y toma de medicamentos del resto de la familia. (...)

miércoles, 1 de junio de 2011

Leila Youssef en Granada

Os dejo información sobre la terapeuta Leila Youssef. Este viernes a las 20:30 estará en el Centro Nybell (Avda. de la Constitución, 41 - 5ºG) ofreciendo una conferencia sobre energía femenina. El próximo sábado impartirá un taller sobre seducción y poder femenino en el mismo centro. Teléfono: 958 098 216.

Curriculum femenino
Leila Youssef

La trayectoria de mi vida como mujer su podría dividir en cuatro fases.
La primera fase empezó cuando me di cuenta de las consecuencias de la obligación culturo-religiosa predominante en Egipto que manda que una mujer tenga que casarse virgen. Esto es aplicable a musulmanes y cristianos igualmente. Es cultural. La idea de encontrarme atascada por el resto de mi vida con un hombre que podría oler mal me aterró muchísimo. Me dí cuenta que esta obligación cultural no contemplaba la miseria en la cuál se podia encontrar inmersa una mujer asqueada sexualmente con su marido toda su vida y que además obligada a cumplir con sus “deberes” hacía él. Decidí rebelarme.

La decisión de liberarme de esta injusta imposición social tuvo un impacto mayor sobre la trayectoria de mi vida. Descubrí el poder de la “elección” y lo utilicé. También me dí cuenta que mi madre no me servia de modelo femenino, estaba totalmente identificada con su rol de victima después de la muerte de su marido, nuestro padre. Yo era una chica apasionada, rebelde y ávida de romper toda estructura que se interponía entre mi y mi libertad de vivir mi vida tal como sentía que tenía que vivirla.
Me encontré forjando mi identidad femenina por mi cuenta ya que los modelos disponibles no me satisfacían.

Siendo un miembro del privilegiado “Geriza club” del Cairo fue el escenario donde empezó mi aprendizaje. Este club se parecía a una isla independiente llena de la élite egipcia embarcada en experimentar la ola hippy de los años 60. Las reglas que rigen la sociedad egipcia no parecían regir la gente que llenaba este club.
Otro elemento importante que contribuyó a mi trayectoria femenina es que estaba desesperada por sentirme amada. La muerte de mi padre rompió con la vivencia de hogar familiar que nunca más volví a sentir hasta que encontré el hombre con quién vivo ahora,  45 años más tarde.
Así que estos dos impulsos, el de la rebeldía con la injusticia cultural y la desesperación de ser amada me llevaron a los brazos de los hombres. Las experiencias fueron variadas. Algunas nutritivas, otras abusivas emocionalmente. Unas bonitas y otras no tanto.
Durante esta época aprendí sobre los hombres, sobre mi misma como mujer a través de ellos y ellos aprendieron de mí:
  1. Descubrí que yo era una mujer sexual. Que la sexualidad tenía un papel importante en mi vida y que mi arquetipo era “la amante eterna”.
  2. Descubrí que tenía la capacidad de penetrar muy profundo dentro de quién estaba en mi entorno y que en la sexualidad la posibilidad de encontrar lo profundo era muy posible. Algo que me atraia fuertemente y apasionadamente.
  3. Descubrí que tenía capacidad de curarles si la conexión profunda se daba entre nosotros. Podía sentir fácilmente sus inseguridades en la “desnudez” e intimidad.
  4. Me abrí a experimentar cada uno de ellos aprendiendo de lo que cada uno ofrecía.
  5. No jugué juegos psicológicos de poder conmigo misma ni con ellos,  no utilice el sexo como arma de mujer ni de poder. Esto salvó lo más precioso de mi SER. Expresaba claramente lo que quería y lo que no. Así me hice respetar.
  6. Busqué mi identidad y busqué el afecto en el sexo. Era el camino equivocado  para encontrar la satisfacción a ambas necesidades.

Así que me fue conociendo como amante y así descubrí que la libertad sexual no bastaba sin libertad económica. Mi objetivo era mi independencia total como mujer. A los 21 años dejo el nido parental para vivir sola en el Cairo. Era un hecho revolucionario hace 32 años en aquella cultura. Viví sola hasta que me moví a España a los 33 años.
La segunda etapa de mi carrera hacía la independencia como mujer empezó cuando inicié mis estudios de Psicoterapia en España para convertirme en una mujer profesional independiente, otro hito en el proceso de forjar mi identidad femenina. En la consulta me dí cuenta que las mujeres que trataba tenían problemas fuertes con su identidad femenina y muchos problemas a nivel sexual. Así que decidí crear unos cursos para tratar estos temas que ayudarían y apoyarían a estas mujeres a encontrar su identidad, afirmarse en ella y sanar sus dificultades sexuales.
Los cursos eran basados en la experiencia directa de su feminidad y sexualidad más que en el análisis de sus problemas con su feminidad y sexualidad. Lo que importaba era crear unas experiencias que permitían algún nivel de sanación de heridas emocionales grabadas en los cuerpos y una  liberación mental de muchos mitos culturas.
La tercera etapa de mi vida empezó cuando decidí que tenía que parar después de un éxito profesional que duró 15 practicando terapia individual y liderando grupos de mujeres Hacía falta una revisión profunda de mi feminidad herida todavía en algunos aspectos importantes. Los hombres que atraía reflejaban claramente que mi corazón y mi sexualidad no estaban unidos. Inicié un proceso espiritual profundo y en algunos momentos muy doloroso que me llevó a finalmente a sentir esta integración. Integrar el segundo chacra con el cuarto chacra me llevo a crear la relación amorosa de mi momento actual. Vivo ahora mi madurez femenina y encontré la estabilidad emocional que busqué en el sexo en los brazos de los hombres del Gezire Club en el Cairo a los 18 años.
Esto es lo que hice para manifestar esta relación:
  1. Reconocer que mi corazón no estaba involucrado en el juego amoroso.
  2. Empezar a rastrear mi vida con la lupa de la auto consciencia (Self Awareness) para ver como esta dicotomía me había llevado a poner toda mi pasión en mi personalidad profesional porque en el fondo albergaba un rechazo profundo al modelo femenino egipcio y el modelo maternal. O sea rechazaba mi feminidad.
  3. Abrirme a “sentir” el dolor y la soledad profunda que llevaba dentro. Sentir como me escapaba de este dolor y esta soledad refugiándome en la personalidad de la profesional exitosa y “fuerte”.
  4. Liberar mi cuerpo de sus heridas acumuladas en las etapas anteriores. Lo cuál exigió mucha dedicación, compromiso, tiempo, dinero y  energía para encontrar las diferentes herramientas de liberación  físicas y  emocionales.

Cuanto más me abro a sentir mis heridas de mujer más integro mi corazón con mi sexualidad. Debido a esto la vivencia sexualidad es totalmente nueva: más profunda, con una nueva intensidad y un matiz muy distinto de pasión.
El viaje del descubrimiento de mis nuevas facetas de mujer sigue y yo sigo disfrutándome y desde allí hacer disfrutar a mi pareja.
En esta cuarta etapa que es la actual,  siento el impulso de empezar a compartir de nuevo mis experiencias nuevas. Ha llegado la hora de dar lo que recibí y aprendí de todas la personas que me ayudaron a llegar donde estoy ahora.
Me siento muy agradecida a la vida y a todas aquellas personas y herramientas que pusieron en mis manos.

Madres y adolescentes

Os dejo una información que me ha llegado vía mail y que me parece importante. Hace poco hablaba con una amiga sobre la relajación del útero y me contaba que su hija adolescente y sus amigas se medicaban cada mes debido a las reglas dolorosas. Las mujeres adultas tenemos una deuda con nuestras hijas jóvenes. Nos toca re-contar nuestra sexualidad, re-conectarnos y ayudar a que conecten ellas con su propia energía y poder interior.  Es hermoso este trabajo y este vínculo y merece la pena que sea difundido y señalado. Más información en www.educer.es

Hacemos comunidad en Facebook