miércoles, 9 de febrero de 2011

Poder y autorregulación

Con el estudio en marcha desde hace ya tres semanas voy observando un patrón común de conducta entre las mujeres. Nos falta tiempo. Nos falta tiempo para desarrollarnos, para crecer, para encontrar nuestro poder, nos falta tiempo para relajar el útero. Muchas de las mujeres que comenzaron entusiasmadas este estudio, desde la primera semana han observado que no podían hacerlo. No encontrar el tiempo para una, es un cuestión que merece la pena mirar en corto. A veces decimos que son los hijos, pero hay muchas mujeres que no tienen hijos y que tampoco pueden comprometerse a realizar una relajación al día (lo que supone 15 minutos de su tiempo). No digamos ya dos relajaciones al día (como se hace en las primeras semanas). 

He recibido más de cien solicitudes para participar en el estudio. Mujeres llenas de ganas y vitalistas, impacientes por empezar a descubrirse, por aventurarse a crecer y descubrir una parte de ellas. Con el impulso inicial de formar parte de algo que consideraban importante, ahora tienen en sus manos las herramientas. ¿Y qué ocurre? 

Tener poder es ser capaz de hacer aquello que deseamos, anhelamos, nos parece importante o simplemente queremos. Poder significa materializar nuestros deseos, cumplirlos y disfrutarlos.  Tener poder es ser capaz de dirigir nuestra existencia, no quedar anclada en el pasado, ni permitirnos ser dirigidas a la deriva. Pero el poder de la mujer tiene mucho que ver con la energía creativa, cuyo órgano principal es el útero. Así que observo una paradoja. Para retomar nuestro poder hay que partir de tener poder para hacerlo.

Más allá de las implicaciones que para este estudio puede tener la falta de respuesta por parte de las mujeres, me parece interesante observar este patrón de conducta que compartimos todas. No tengo tiempo pero, ¿Para qué tengo tiempo? ¿En que estoy empleando mi vida? ¿Qué es lo prioritario para mi y en qué, sin embargo, invierto mi tiempo? ¿Por qué no hago lo que me interesa/quiero/necesito?
Buenas preguntas para parar y reflexionar.     

3 comentarios:

Violeta dijo...

Gracias por esta maravillosa reflexión! gracias, de corazón gracias... yo soy una de esas, una de las que no logra encontrar tiempo y excusas hay miles, pero son solo excusas. Y esto me lo debo a mi! Gracias

Mónica de Felipe dijo...

Gracias a ti Violeta. Creo que la sociedad necesita mujeres con fortaleza y poder. Hay que cambiar lo que no funciona (que es mucho) y nosotras debemos comenzar por nosotras mismas.

marta dijo...

Noto que hay algo en mi que está cambiando...al principio, no le tomé mucha importancia, no encontraba tiempo para dársela, y por lo cuál, tampoco para la relajación del útero. Me di cuenta que, efectivamente, no quería ver adónde quería llevarme ese cambio, o que sólo quería una respuesta rápida...Desde ahí, quise darme tiempo, el tiempo necesario para cambiar y encontrar respuestas, es decir, me quise tomar en serio a mi misma, a mis transformaciones y al tiempo, para estar también conectada con los demás...Es entonces, cuando puedo encontrar el hueco en mí, necesario para hacer estos ejercicios. Cuando soy consciente de los beneficios y puertas que me están abriendo.Cuando los tomo en seriol. Espero no volver a perderme en ello...

Hacemos comunidad en Facebook