domingo, 30 de enero de 2011

Mi amiga Manuela, con quien comparto maravillosos momentos de amistad, me cuenta esto que os dejo:


El orador (jefe de psiquiatría en Stanford) dijo, entre otras cosas, que una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su salud es casarse con una mujer, mientras que una mujer, una de las mejores cosas que puede hacer por su salud es cultivar su relación con sus amigas. Al principio, todo el mundo se rió, pero hablaba en serio.

Las mujeres conectan entre ellas de manera diferente y se proporcionan sistemas de apoyo que las ayudan a lidiar con el estrés y las experiencias difíciles de la vida. Físicamente, esta cualidad  "tiempo para las amigas" nos ayuda a fabricar más serotonina -un neurotransmisor que ayuda a combatir la depresión y puede producir una sensación general de bienestar. Las mujeres comparten sus sentimientos, mientras que los hombres a menudo se relacionan en torno a actividades. Ellos raramente se sientan con un amigo a hablar de cómo se sienten acerca de cualquier cosa, o cómo va su vida personal. ¿Trabajo? Sí. ¿Deportes? Sí. ¿Coches? Sí. ¿Pesca, caza, golf? Sí. Pero ¿sus sentimientos? Muy pocas veces. Las mujeres lo hacen todo el tiempo. Nosotras compartimos desde nuestra alma con nuestras hermanas y, evidentemente, es muy bueno para nuestra salud. El orador dijo que dedicar tiempo con una amiga es tan importante para nuestra salud general como el jogging o ir al gimnasio.

Hay una tendencia a pensar que cuando estamos "haciendo ejercicio" estamos haciendo algo bueno para nuestro cuerpo, pero que cuando estamos hablando con nuestras amigas, estamos perdiendo el tiempo y deberíamos estar ocupadas de forma más productiva. No es cierto. De hecho, dijo que el no crear y mantener relaciones personales de calidad, con otros seres humanos, ¡es tan nocivo para nuestra salud física como fumar! Por lo tanto, cada vez que nos sentamos a charlar con nuestra amiga, date unos golpecitos en la espalda y felicítate por estar haciendo algo útil para tu salud. De hecho, somos muy muy afortunadas.  Así queeeeee... brindemos por la amistad con nuestras amigas. Evidentemente, es muy bueno para nuestra salud.

Yo, por mi parte, os invito a leer el post del grupomaternal: La amistad entre mujeres  
y, desde luego, a tener amigas y a disfrutar con ellas.
 

miércoles, 26 de enero de 2011

Nuestro útero encierra más regalos


Llevo varios meses desarrollando en mi propio cuerpo la técnica de la relajación del útero que propongo. El primer regalo que me entregó relajar conscientemente mi útero fue que las reglas dejaron de dolerme. Para ser sincera, mis reglas no eran muy dolorosas, tan solo un ligero dolor de lumbares, pero me volvían extremadamente débil, ensimismada, silenciosa, de manera que el segundo día de regla solía pasarlo en un sofá literalmente tirada. Yo lo llamaba "mi retiro". Era como si no me quedasen fuerzas para nada más. Mi cuerpo me pedía reposo y soledad. Lo primero que me trajo esta técnica fue la posibilidad de tener una energía extra durante mis periodos. Así, ya no necesito echarme o retirarme del mundo, si no que puedo seguir (con una energía diferente) funcionando en el mundo. A la vez el ligero dolor de lumbares desapareció completamente. 
Después llegaron los orgasmos del útero y, por último, cuando pensaba que los beneficios de relajar el útero ya estaban determinados, di de bruces con el último regalo que me ha hecho este órgano, con el que tan poco me vinculaba hace tan solo tres o cuatro meses. Mientras realizaba una de las relajaciones, una enorme cantidad de energía procedente del útero comenzó a fluir por mi cuerpo. Fue una sensación de poder fabuloso. Era una energía creativa eminentemente femenina. De repente, experimenté el poder que el ser mujer alberga en su interior, de dónde sacamos la fuerza y qué significa crear. 
Y tuve la convicción de que las mujeres no somos lo qué nos han hecho creer. Asumir el poder que poseemos y darle la bienvenida en nuestro interior es un trabajo que, tarde o temprano, todas debemos hacer. Es una clave indispensable para conocernos mejor y construir y trascender nuestra identidad. Y espero, la puerta que permita a la Humanidad la entrada, por fin, al paraíso. 

sábado, 22 de enero de 2011

Relajar la barbilla y la mandíbula



En la tradición hindú, el cuerpo sutil está formado por chacras o centros de energía. El segundo chacra, llamado Swadhistanha (el chacra sexual) y el quinto chacra o chacra de la garganta llamado Vishuda (chacra de la creación y del poder personal y la auto-afirmación en la sociedad) están unidos. No en vano ambos son centros de creación. De creación de vida en el segundo chacra, de creación de nuestros propósitos, necesidades, soluciones... en el caso del quinto. 

No es necesario que creas lo que acabas de leer. En el cuerpo físico podemos comprobar este fenómeno de una manera fácil. Os propongo:
1.- Tomar conciencia de la tensión en la barbilla y la mandíbula.
2.-  Relajar conscientemente estos músculos. Si notas que no es posible puedes darte un masaje con los dedos mientras aflojas conscientemente la mandíbula y la barbilla.
3.- Respira conscientemente mientras observas los cambios operados en tu cuerpo, sobre todo, en la zona del útero.

jueves, 20 de enero de 2011

Lo que dice el portal Terra Mujer sobre la menstruación.

Lo que me llama la atención de estas informaciones es el modelo reduccionista del cuerpo humano en el que están basadas todas las conclusiones. Que conste que no digo que sean falsas, solo que no se abren a la posibilidad de que las cosas puedan ser distintas. La medicina nos enseñan que el dolor de regla es "normal"...

_______________________________________________________________________________________


Las mujeres saben que al menos una vez al mes, si el ciclo menstrual es normal, van a tener una regla, y con ese sangrado más o menos abundante va a tener unas molestias en el abdomen.

A veces estas molestias son muy ligeras o imperceptibles pero otras veces o en otras pacientes lo que nota es un intenso dolor cólico, que obliga a la toma de analgésicos e incluso al reposo en cama, con el consecuente desgaste emocional y por supuesto, coste laboral.

¿Este dolor es normal?
El dolor con la regla es normal. ¿Por qué duele la regla? Porque durante la menstruación se producen contracciones en el útero para poder expulsar el endometrio que ha crecido ese mes, y dado que no ha habido gestación, el endometrio se descama para poder preparase de nuevo el mes siguiente para una gestación.
Antes y durante la menstruación se producen unas sustancias denominadas prostaglandinas, que son las que producen contracciones en el útero, justificando el dolor percibido.
A mayor síntesis de prostaglandinas, mayor dolor, aunque obviamente la susceptibilidad individual es muy grande.
Por esto, el tratamiento idóneo para la dismenorrea, que así es como se conoce el dolor menstrual, son los inhibidores de las prostaglandinas (ibuprofeno, naproxeno, ….) 

Terra Mujer / Dr García Velasco, IVI-Madrid

domingo, 16 de enero de 2011

Con solo una mirada...

Respira lentamente. Ve soltando los pensamientos, las prisas... Haz un breve repaso mental sobre tu cuerpo. Observa qué músculos presentan tensiones: recorre tu espalda y "captura" estos músculos congestionados y contraídos. Sube por el cuello, la mandíbula, la barbilla, el entrecejo, la cabeza... Observa la tensión, el pellizco que crean estos músculos a su alrededor, nota su dolor, como provocan cambios posturales (hombros levantados, mandíbulas encajadas, gestos faciales...)  

¿Tienes más de un músculo contraído? 

Ahora puedes imaginar cuál es el estado de tu útero, teniendo en cuenta que es un órgano eminentemente muscular y que no lo hemos ejercitado nunca.

Ahora puedes comprender que es posible, igual que tenemos un útero tenso y contraído, tener un útero relajado y flexible.

Ahora has comenzado a caminar en este sentido. Porque el primer paso era comprender esto: nuestro útero es masa muscular y como tal es posible relajarla.

viernes, 14 de enero de 2011

Comentarios anónimos

Saludos a todas:

Os invito a dejar vuestras reflexiones sobre el útero (de forma anónima si queréis) en este blog. Se trata de poder incorporar al estudio que estoy realizando las consideraciones, análisis y percepciones que las mujeres tenemos de nuestro útero. Nuestra relación con él, si es que la tenemos, o la ausencia de la misma, sentimientos y emociones que vinculamos a este órgano, experiencias de escucha o trabajo realizado con él, tratamientos...
Pueden ser anónimas, para que sean más libres y no estén expuestas a la autocensura o límites autoimpuestos. Tan solo debéis especificar la edad y la situación en la que estáis: embarazos, menopausia, buscando un embarazo, puérperio, lactando, etc.
El único límite, como siempre, es el respeto.

domingo, 9 de enero de 2011

Visión completa del útero

En este vídeo podéis disfrutar de un viaje a través de vuestro sistema reproductor. Atraviesa la vagina, el cuello del útero, llegamos al útero y podemos ver los orificios de las trompas de Falopio que conducen a los ovarios. Como ejercicio, estaría atenta a las sensaciones, emociones o pensamientos que me acompañan en la visión... y después los escribiría. Más adelante pueden ser de utilidad para ti.


Imágenes del útero

Os dejo unas imágenes del cuello del útero. Es ideal para comenzar a comprender mejor la anatomía de nuestro útero.






¿Quieres seguir conociendo más profundamente tu cuerpo? 
Mira aquí:



¿Quieres saber más sobre Conciencia de mi cuerpo de Mujer 
12 semanas de transformación interior?

Lo que dice el portal Dmedicina sobre los trastornos de la menstruación

menstruacion-mujer.jpg

¿QUÉ ES?

Los trastornos menstruales más frecuentes son el síndrome premenstrual (SPM) y el dolor que aparece durante la menstruación (dismenorrea). Un conjunto de interacciones hormonales controlan el comienzo de la menstruación durante la pubertad, los ritmos y duración de los ciclos mientras la mujer es fértil y el fin de la menstruación en la menopausia

SÍNTOMAS DE TRASTORNO DE MENSTRUACIÓN

Cuando las mujeres empiezan a familiarizarse con la regla aprenden a distinguir, aunque sea vagamente, los signos de cada fase del ciclo menstrual. Dependiendo del ciclo menstrual los síntomas pueden variar:
  • En la fase de preovulación (días posteriores a la regla) se tiene la sensación de plenitud, de energías renovadas y fuerza.
  • Durante la fase de ovulación (unas dos semanas después de la regla) es frecuente experimentar un dolor punzante en un lado de la parte baja del vientre y un aumento de la secreción vaginal, o flujo.
  • La fase de postovulación (unos días antes de la regla) es la fase más prolija en cambios físicos y también psíquicos, hasta el punto que algunas mujeres pueden sufrir el Síndrome premenstrual. Aquí los síntomas más comunes son un sentimiento de tristeza y melancolía, falta de concentración, hinchazón en el bajo vientre y aumento de la grasa en piel y cabellos.
  • En la menstruación o sangrado la hemorragia es la característica principal, que puede durar entre 3 y 7 días. La cantidad de flujo perdido varía dependiendo de cada mujer, aunque la media de sangrado perdido equivaldría al volumen de una taza de té. El 90 por ciento se expulsa durante los primeros 3 días de regla. Otros síntomas propios de esta fase son: Dolores en el bajo vientre (parecidos a los retortijones), dolor de espalda y piernas, mareos, náuseas y vómitos y diarrea.

TIPOS DE TRASTORNO DE MENSTRUACIÓN

Un tercio de las mujeres sufre dismenorrea o reglas muy dolorosas. El dolor es parecido al de un retortijón, pero más intenso y puede llegar a acompañarse de náuseas, vómitos o mareos. Es el médico quien determina el tratamiento más adecuado para cada caso. Algunos estudios indican que la dismenorrea puede estar relacionada con un exceso de producción de prostaglandinas. Algunas mujeres encuentran cierto alivio dándose un baño caliente y relajante o con un masaje relajante en el abdomen, en cuanto aparecen las primeras señales de dolor.
Menstruaciones irregulares
No son muchas las mujeres que tienen un periodo “de libro”, es decir, de 28 días. De hecho, muchas tienen ciclos menstruales de más o menos días, por lo que se considera normal la oscilación entre los 21 y los 35. Cuando el ciclo supera las seis semanas de duración ya se considera irregular, aunque no es preocupante en los primeros años de la menstruación, porque pasa algún tiempo hasta que los ciclos se regulan. Estos ciclos inusualmente largos pueden ser oligomenorreas (un número excesivamente bajo de reglas al año) o bienamenorreas (ausencia de regla). Las oligomenorreas pueden deberse a algún trastorno de tipo hormonal o simplemente obedecer al propio ciclo natural. Para descartar posibles enfermedades que lo causen es necesario acudir al ginecólogo, que realizará los análisis y exámenes pertinentes.
La razón más habitual de amenorrea, si siempre has tenido un periodo regular, es el embarazo. Pero también se relaciona con los cambios en la dieta, un exceso de actividad física o estrés muy acusado.
Reglas muy abundantes
Algunas mujeres sufren periodos o reglas muy abundantes. Un sangrado excesivo no tiene que significar que algo vaya mal, a veces se produce cuando se ha dejado de tomar la píldora anticonceptiva o tras un parto o en mujeres próximas a la menopausia. Si la regla abundante aparece de forma repentina y sin razones obvias, es motivo de consulta al médico. Además, si junto con la menstruación excesiva te sientes especialmente cansada, puede que estés sufriendo anemia.

OTROS DATOS

No todas las mujeres sufren el síndrome premenstrual, aunque tengan molestias los días previos a la regla. Para que se considere un síndrome, tienen que ser molestias concretas además de la sensación de tristeza y de tensión propias de este periodo premenstrual. Sus síntomas abarcan desde aspectos físicos hasta psicológicos. Dentro del primer grupo se pueden señalar:
  • Tensión mamaria
  • Hinchazón (cara, abdomen, dedos)
  • Dolor de cabeza (migrañas)
  • Cambio de apetito (antojo de dulces)
  • Acné o urticaria
  • Estreñimiento o diarrea
  • Palpitaciones
  • Cambios en el interés sexual
  • Cambios en el sueño
  • Rigidez muscular
  • Dolor de espalda
  • Asma
  • Rinitis
Por su parte los cambios psicológicos que puede sufrir la mujer son:
  • Depresión
  • Sentimiento de tristeza, melancolía
  • Cansancio y fatiga
  • Tensión o intranquilidad
  • Ansiedad
  • Irritabilidad y agresividad
  • Dificultad de concentración
Los síntomas suelen aparecer en los días previos a la menstruación y desaparecen con la hemorragia. Es más frecuente entre las mujeres treinteañeras y las que ya tienen hijos, aunque no se sabe bien por qué aparece. En los casos más acusados del síndrome, puede ser necesario recibir un tratamiento médico. Para otras mujeres pueden ser útiles los siguientes remedios. Ante cualquier duda, consulta con tu médico.
  • Alimentación: Hacer una dieta sana, rica en verduras y frutas. Reducir el consumo de sal para evitar el hinchazón y comer un poco más de azúcar de lo habitual, pues puede ayudar a regular el nivel de glucosa si te sientes falta de energía.
  • Ejercicio: Practicar de forma regular ejercicio.
  • Relajación: Evitar en lo que puedas situaciones estresantes. Aprender métodos de relajación. También ayuda leer un buen libro o dar un paseo.

viernes, 7 de enero de 2011

Lo que relata Casilda Rodrigañez acerca del útero y el parto

(...) La desconexión interna corporal de las mujeres ha permitido la ocultación del papel del útero en la sexualidad; así por ejemplo, el ‘yoni’ de los tratados de sexualidad tántrica, literalmente quiere decir ‘útero’, y sin embargo se ha traducido por vagina, porque en nuestro paradigma de sexualidad el útero no existe. Pero digan lo que digan los manuales de sexualidad, lo sintamos o no, el útero es el órgano de expansión del placer por antonomasia. El funcionamiento y la envergadura muscular del útero, como digo, explican la famosa capacidad orgástica femenina puesta de manifiesto por Serrano Vicens, quien comprobó que dicha capacidad no es ni mito ni enfermedad, y que la ninfomanía es un epíteto calumnioso y misógino para tratar de hacer anormal y patológico lo que es normal y natural.

       Así pues, el parto orgásmico no lo produce el roce de la cabeza del feto en la vagina, y todavía menos es ‘un eufemismo del dolor’ (para esto último me remito también a Read). El parto orgásmico se produce porque el propio movimiento del útero es en sí mismo productor de placer, siempre que los músculos funcionen acompasadamente, según el proceso sexual normal; que es lo que sucede cuando el parto se produce de forma natural y se activa según la forma establecida filogenéticamente, por el sistema sexual de la mujer. Leboyer (16) sin necesidad de electrodos intrauterinos también describió los dos tipos de contracciones, las generadoras de placer y lasgeneradoras de calambres y de intolerables sufrimientos.

     En la ‘contracción’ normal del parto, dice Leboyer, el útero se encoge muy lentamente en un movimiento que empieza arriba y va bajando poco a poco, al llegar abajo hace una pausa y luego empieza lentamente a distenderse de abajo hacia arriba, y al llegar arriba vuelve a hacer otra pausa; dice Leboyer que se asemeja a la respiración de un niño cuando duerme plácidamente y vemos cómo su pecho sube y baja lentamente con cada respiración. También describe las otras contracciones que conocemos tan bien: el útero en lugar del movimiento lento que empieza arriba y va bajando lentamente, se contrae entero en bloque, todo a la vez. Es un movimiento brusco que se suelta también bruscamente. Es decir, es un movimiento espasmódico en lugar de un latido lento y pausado.

     El tipo de movimiento que realizan los haces musculares del útero en el parto es el mismo que el que realizan durante el orgasmo: es decir, son o debieran ser el mismo tipo de ‘contracciones’; no del todo iguales porque las ‘contracciones’ del parto tienen que llegar a la total apertura de la boca del útero, un proceso que debe hacerse despacio y suavemente, para que ni la madre ni la criatura sufran, y que por eso, en condiciones normales dura entre 1 y 5 horas (mientras que un útero espástico puede tardar 24 ó 40 horas, (17)). En cambio, el orgasmo fuera del parto no tiene otra misión que la descarga de la líbido para la regulación corporal, y concretamente para la preparación del útero para el día que tenga que abrirse (lo mismo que los óvulos anidan periódicamente para cuando el nido efectivamente haga falta); este orgasmo fuera del parto, que no tiene que abrir la boca del útero, dura por lo general entre 30 y 45 segundos; pero son contracciones del mismo tipo que las del parto en cuanto al latido acompasado y sincronizado de los haces musculares longitudinales y circulares, y también en cuanto al incremento de la pulsación cardiovascular para acompañar el esfuerzo muscular (...).
(Extraído del texto de Casilda Rodrigañez "Parto orgásmico: testimonio de mujer y explicación fisiológica")

Lo que dice del dolor menstrual, la Clínica de la Universidad de Navarra

Dismenorrea

Última revisión jueves 18 marzo de 2010
Dra. Isabel Morales de Alava
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

¿Qué es?

La dismenorrea primaria hace referencia al dolor asociado con la hemorragia menstrual siempre que no exista evidencia de patología orgánica pélvica. Existe otro grupo de dismenorreas, denominado dismenorrea secundaria, que hace referencia al dolor asociado con la menstruación, secundaria a una enfermedad pélvica, enfermedad orgánica como la endometriosis, los quistes de ovario, las adherencias u otras causas. En estos casos es obligado realizar una visita al ginecólogo para su estudio y posterior tratamiento.
La dismenorrea primaria usualmente comienza de 6 a 12 meses después de la menarquia y generalmente antes de los 20 años. Se ha observado que las hijas de mujeres con dismenorrea, son propensas a desarrollar el padecimiento; asimismo, se ha encontrado una alta frecuencia en fumadoras y mujeres que consumen alcohol en grandes cantidades.
El dolor es de naturaleza espasmódica, más fuerte en la parte interior del abdomen y con irradiación a espalda y a las piernas. Alrededor del 50% presentan síntomas asociados como, nauseas y vómitos, fatiga, nerviosismo, mareos, dolor de espalda y de cabeza...

¿Cúales son las causas?

Se cree que el dolor se debe a contracciones e isquemia uterinas, probablemente mediadas por el efecto de las prostaglandinas producidas en el endometrio secretor; por tanto, la dismenorrea primaria casi siempre se asocia a ciclos ovulatorios. La eliminación de tejido por el cuello uterino, un orificio cervical estrecho, la mala posición del útero, la falta de ejercicio y la ansiedad por la menstruación pueden contribuir al problema. Este frecuente trastorno suele aparecer durante la adolescencia y tiende a disminuir con la edad y tras el embarazo.


¿Cuáles son los síntomas?

El dolor abdominal bajo suele ser de tipo calambre o cólico, pero puede constituir una molestia constante e irradiarse a la zona lumbar o las piernas. El dolor puede comenzar antes de la menstruación o con ella, tiende a llegar al máximo a las 24 h y por lo general cede después de 2 días, como máximo. A veces se expulsan moldes endometriales (dismenorrea membranosa) o coágulos. En un 50 % de las mujeres se acompaña de cefalea, náuseas, estreñimiento o diarrea y polaquiuria; en ocasiones hay vómitos.

¿Cómo se diagnostica?

Suele hacerse por la historia clinica. La dismenorrea primaria aumenta su frecuencia entre los 14 y los 16 años y alcanza el máximo hacia los 18 años.
- Antecedentes de ETS e historia sexual.
- Historia de los aparatos genitourinario y gastrointestinal.
- Examen clnico buscando posible endometriosis, pólipos, fibromas o anomalias uterinas o cervicales. Sin embargo, si no se tiene actividad sexual y la sintomatología que presenta es típica de dismenorrea, el examen pélvico sólo está indicado si no se produce respuesta a la terapéutica médica estandar.
- Pruebas complementarias: se debe realizar un análisis completo de sangre y VSG si se sospecha enfermedad inflamatoria pélvica. Si la evaluación de los tractos gastrointestinal y urinario no demuestra una causa que justifique el dolor intenso y este no cede con el tratamiento debe realizarse una laparoscopia diagnóstica.

¿Cuál es el tratamiento?

Puede ser de ayuda informar a la paciente y asegurarle que es un problema fisiológico.
Muchas mujeres no necesitan fármacos, pero en las que presentan molestias sustanciales los fármacos más eficaces son los inhibidores de la prostaglandina-sintetasa (p. ej., ibuprofeno, naproxeno, ácido mefenámico). La eficacia puede incrementarse si el fármaco se inicia 24-48 h antes de la menstruación y se continúa durante 1-2 d del ciclo. Si el dolor continúa interfiriendo con la actividad normal, en ocasiones es necesario la toma de anovulatorios, con dosis bajas de estrógenos y progesterona. Pueden utilizarse antieméticos.

Consejos generales

- El calor en el abdomen o en la espalda puede contribuir a disminuir el dolor. Sentarse en un baño de agua caliente 10-15 minutos diarios mejora la sintomatología.
- Aumentar el consumo de agua, zumos de frutas y verduras.
- Reducir el consumo de grasas, carne y condimentos.
- Intensificar la higiene y el aseo personal, contribuirá a mejorar su estado de ánimo.
- Realizar todas aquellas actividades que su estado le permita. No es conveniente levantar pesos o permanecer de pie mucho tiempo.
- Es recomendable hacer ejercicio para favorecer la circulación.
- Descansar y dormir el tiempo adecuado.

Lo que dice el Colegio de Médicos de Barcelona sobre el dolor menstrual

La dismenorrea, palabra que procede del griego antiguo y que significa menstruación dolorosa, se puede definir como el dolor abdominal y/o pélvico intenso que aparece antes de la menstruación o coincidiendo con ésta. Se estima que entre el 25% y el 60% de las mujeres la padecen y que entre el 1% y el 15% de los casos presentan más intensidad. Hay que considerarla un trastorno de cierta relevancia, ya que es una causa importante deincapacitación laboral, de automedicación y de consulta.
La dismenorrea puede presentarse no sólo como dolor aislado, sino como un conjunto de síntomas que engloba otros problemas, como náuseas y vómitos (89%), fatiga (85%), diarrea (60%) y dolor de cabeza (45%), y también mareo, dolor de piernas, ansiedad, irritabilidad, depresión e hinchazón. Esta disfunción es, por tanto, un síndrome de tensión premenstrual que puede llegar a representar un deterioro del estado físico y psíquico en las mujeres que lo sufren de forma periódica.
La dismenorrea se dice que es primaria cuando se presenta como un dolor agudo o espasmódico en la zona baja del abdomen. En este caso, empieza entre 24 y 48 horas antes del inicio de la menstruación y desaparece gradualmente al final del primer día. Suele producirse en mujeres de entre 17 y 25 años y es poco habitual en edades posteriores o tras haber tenido hijos.
Se denomina dismenorrea secundaria cuando el dolor es más continuo y pesado. Suele aparecer una semana antes de la menstruación, pudiendo aliviarse o empeorar durante la misma, o incluso persistir durante todo el ciclo. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres mayores de 30 años y, especialmente, en las que han tenido hijos. La dismenorrea secundaria puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente, por lo que es recomendable acudir al médico.
Dolor agudo o espasmódico.
Dolor continuo y pesado.
Empieza entre 24 y 48 horas antes del inicio de la menstruación y desaparece gradualmente al final del primer día.Suele aparecer una semana antes de la menstruación y puede persistir durante todo el ciclo.
Frecuente en mujeres de entre 17 y 25 años, poco habitual en edades posteriores o tras haber tenido hijos.Frecuente en mujeres mayores de 30 años, especialmente en las que han tenido hijos.
Puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente, por lo que es recomendable acudir al médico.
El dolor de la dismenorrea está relacionado con la actividad de lasprostaglandinas, sustancias químicas que desempeñan un papel importante en distintos procesos de nuestro organismo. Losanalgésicos que impiden su formación son el tratamiento más eficaz.

Bienvenidas

Comienza la andadura de este blog el 7 de enero de 2011. 

Los objetivos de este blog son:
- Difundir noticias relacionadas con el estudio que acabamos de comenzar sobre los efectos de la relajación del útero en la vida sexual de las mujeres.
- Servir de espacio de encuentro entre las mujeres para que cualquier mujer, esté participando en el estudio o no, pueda dejar sus experiencias, aportaciones, dudas, sugerencias... sobre el tema.
- Mantener un vínculo de comunicación vivo y permanente.
- Colgar información relevante: relajaciones, publicaciones, textos...

El Estudio sobre el útero es un intento de abordar analíticamente las repercusiones que para la vida sexual de una mujer, supone tener un útero relajado. La relajación de una órgano es relativamente difícil de llevar a cabo. Sobre todo en el caso de las mujeres, ya que nos hemos desvinculado de forma muy evidente y radical de nuestro útero. Esto trae como consecuencias el dolor más o menos intenso en menstruaciones y partos y una reducción del placer sexual. 

Con una sencilla relajación, podemos relajar nuestro útero y volver a conectar con él. De esta manera recobraremos un mayor placer sexual y eliminaremos el dolor de menstruaciones y partos. De hecho, ¿no os parece curioso que siendo de la misma especie haya mujeres que paren entre orgasmos y otras que lo hacen entre gritos de dolor? ¿No os parece extraño que la naturaleza nos haya regalado cada mes unos días de dolor y abatimiento?

El primer camino para recuperar nuestra propia naturaleza  es desechar ideas que damos por buenas: las reglas duelen, parir duelen y los orgasmos son iguales o ya he conseguido todo el placer sexual que mi cuerpo puede darme. Os aseguro que esto no son más que ideas. La realidad de nuestro cuerpo físico y de nosotras mismas es inmensamente más grande de lo que estamos habituados o elegimos pensar. 



Hacemos comunidad en Facebook