Ejercicios



Ejercicio 1
LOCALIZACIÓN DEL ÚTERO

Algunas mujeres tienen problemas para situar el útero dentro de su cuerpo. Este es un ejercicio fácil de hacer que nos lleva hasta la entrada del útero. 

Tumbada boca arriba. Cierra los ojos.  Comienza respirando profundamente y dale la orden a tu cuerpo de aflojar con cada exhalación. Haz esto unas cuatro o cinco veces. Después lleva toda tu atención a los labios menores en la entrada de la vagina.  Comienza a apretar ligeramente los músculos de la entrada de la vagina y mentalmente da la orden de ir subiendo la contracción muscular por la vagina hasta el cuello del útero. Y sigue ordenando a tus músculos que se contraigan. Cuando llegues al útero (está hecho de masa muscular) notarás algo de placer y un ligero calor. Quédate con esta sensación.
Repite el ejercicios hasta que puedas "notar" todo el útero.
El útero se sitúa entre la vejiga y el recto en un punto situado aproximadamente entre el ombligo y el pubis. En el segundo chacra yogui.




Ejercicio 2
RELAJAR LA BARBILLA ES RELAJAR EL ÚTERO


En la tradición hindú, el cuerpo sutil está formado por chacras o centros de energía. El segundo chacra, llamado Swadhistanha (el chacra sexual) y el quinto chacra o chacra de la garganta llamado Vishuda (chacra de la creación y del poder personal y la auto-afirmación en la sociedad) están unidos. No en vano ambos son centros de creación. De creación de vida en el segundo chacra, de creación de nuestros propósitos, necesidades, soluciones... en el caso del quinto. 

No es necesario que creas lo que acabas de leer. En el cuerpo físico podemos comprobar este fenómeno de una manera fácil. Os propongo:
1.- Tomar conciencia de la tensión en la barbilla y la mandíbula.
2.-  Relajar conscientemente estos músculos. Si notas que no es posible puedes darte un masaje con los dedos mientras aflojas conscientemente la mandíbula y la barbilla.
3.- Respira conscientemente mientras observas los cambios operados en tu cuerpo, sobre todo, en la zona del útero.


Ejercicio 3
CONCIENCIA DE LAS TENSIONES MUSCULARES

Respira lentamente. Ve soltando los pensamientos, las prisas... Haz un breve repaso mental sobre tu cuerpo. Observa qué músculos presentan tensiones: recorre tu espalda y "captura" estos músculos congestionados y contraídos. Sube por el cuello, la mandíbula, la barbilla, el entrecejo, la cabeza... Observa la tensión, el pellizco que crean estos músculos a su alrededor, nota su dolor, como provocan cambios posturales (hombros levantados, mandíbulas encajadas, gestos faciales...)  

¿Tienes más de un músculo contraído? 

Ahora puedes imaginar cuál es el estado de tu útero, teniendo en cuenta que es un órgano eminentemente muscular y que no lo hemos ejercitado nunca.

Ahora puedes comprender que es posible, igual que tenemos un útero tenso y contraído, tener un útero relajado y flexible.

Ahora has comenzado a caminar en este sentido. Porque el primer paso era comprender esto: nuestro útero es masa muscular y como tal es posible relajarla.

Ejercicio 4
LLEVAR ENERGÍA AL ÚTERO

De pie, con los ojos cerrados. Respira profundamente y relaja el cuerpo. Lleva toda tu atención al cuerpo. Ahora frota las palmas de las manos entre si vigorosamente durante un par de minutos. Notarás como tus manos se llenan de calor.

Ahora, une los dedos índices de cada mano y los pulgares, creando un triángulo. Coloca los pulgares en el ombligo y pega las manos al cuerpo.

Quédate así, observando tu útero. Respira profunda y relajadamente, sin forzar. Conecta con útero.

Para finalizar, haz tres respiraciones profundas y abre los ojos.


Ejercicio 5
ESTIRAR LAS LUMBARES

Con las piernas rectas y separadas a la altura de los hombros, apoya tus manos en las inglés y echa el cuerpo hacia delante hasta que quede paralelo al suelo. Desde ahí, con las manos en las inglés empuja el cuerpo hacia atrás y  estira la columna. Deberás notar cómo se estira la zona lumbar. Después, vuelve a la posición inicial y respira llevando el aire a la zona y concentrándote en este espacio. el objetivo del ejercicio es descongestionar la zona pélvica permitiendo a las lumbares relajarse. Repite varias veces.

Hacemos comunidad en Facebook