lunes, 3 de octubre de 2011

Separación cuerpo mente

Paseando con Ileana Medina por el barrio gótico de Barcelona, va y me suelta una de las suyas. Me dice cogiéndome del brazo:
- El patriarcado es la separación cuerpo-mente. - Después de un segundo de silencio, apostilla - Creo que esta frase es de la ginecóloga norteamericana Christiane Northrup. 

Y yo veo la luz. Llevaba algunos meses realizando los Encuentros de Mujeres por España y mi trabajo, no desde un punto de vista teórico, sino práctico, había desembocado en eso precisamente: en devolver la unión del cuerpo y la mente. Y lo más sorprendente es que esa conexión es realmente fácil de conseguir. Tan solo se necesita un mirar hacia dentro, un bajar la mente al cuerpo para, desde ahí, vivir sin las interpretaciones mentales, las dudas, los miedos. En el último Encuentro de Cartagena habla una de las participantes que lleva años meditando y asegura que ha sido una revelación. ¿Una revelación? Sí, ahora sé que quieren decir cuando dicen estar conectada con una misma. Ahora sé que significa. No tiene nada que ver con estar meditando arriba. Es estar conectada con mi útero. Pues sí. El primer paso para estar conectada con una misma es conectarse con el útero conscientemente. 

El útero es el primer motor energético del cuerpo de la mujer para la medicina tradicional china (los hombres no tienen útero y han de construir ese núcleo poderoso de energía con caminos de autorrealización, según el libro El Tao de la Mujer de Maitreyi D. Piontek). A partir de él se distribuye una enorme cantidad de energía que disminuye si el útero esta contraído, tenso, contracturado. Por eso, relajar el útero nos devuelve la seguridad interior (más seguridad cuanta más energía tengamos a nuestra disposición, menos seguridad cuanta menos energía manejemos); aumenta el goce sexual, la vitalidad y hace que podamos materializar la creatividad que llevamos dentro porque nos hace estar ancladas, enraizadas. Pero a la vez, y esto es lo más importante, nos devuelve la libertad. Nos devuelve la libertad de ser nosotras mismas. La libertad de dejar de vivir desde la gastada y estrecha mente para comenzar a caminar desde las entrañas, el corazón y la conciencia. Y, al fin, la mente deja de ser mi enemiga. Y al fin, el fin del patriarcado.

19 comentarios:

Ileana dijo...

:-)
Qué te digo... que te abrazo!

Anhelo dijo...

¿Y cómo se conecta una?

May dijo...

¡¡DOY FE!!

Mónica de Felipe dijo...

A Anhelo.
Puedes comenzar a tomar conciencia de tu útero a través de los ejercicios que aparecen en el blog. Son introductorios, pero te darán la experiencia de conexión interna.
Espero poder publicar la relajación en breve.
Un abrazo!

Ileana dijo...

Por cierto, la separación cuerpo-mente es la separación biología-cultura, la negación de la condición mamífera, y todo eso que ya conocemos :-)

Anónimo dijo...

No lo entiendo .Se trata de conectar mente y cuerpo ¿no?

Pues si los hombres han de hacerlo por medios espirituales ¿eso no sería que conectan la mente con la mente?¿Cuál es su composición con el cuerpo físico?

Kuxille

Enrique dijo...

Buenas:

No es cierto que los varones no podamos conectar cuerpo y mente. Lo que ocurre es que, como has dicho, con un patriarcado negativo se nos enseña a hombres y mujeres a separar cuerpo y mente.

Al principio, para aprender, tienes que hacer "ejercicios espirituales", pero luego poco a poco vas adentrándote en ti mismo/a y aprendes.

Yo conozco ya muy bien mi cuerpo. ¡Y lo que me queda por aprender!

Pero te aseguro que yo tengo una buena relación cuerpo y mente y que siento mi aparato reproductor y mi interior.

Deberían hacer más estudios sexuales masculinos. Pero por lo que se ve eso no le interesa a nadie. Todos/as se rigen por pensar que somos simples: un pene que se sube y ya se puede poner uno en marcha. Pero lo cierto es que con eso los hombres se pierden mucho, mucho, mucho.

Los orgasmos que puedo tener ahora, mi capacidad de retener la eyaculación y alargar la relación, y otras cosas, no son nada ahora con lo que eran antes cuando opinaba que "el varón es muy simple" y "no tiene conexión con el cuerpo". Pero la verdad es que si un varçon estudiase bien estas cosas... podría llegar a hacer cosas fascinantes como hacen los hombres hindúes: absorber líquidos con su pene.

Besos.

Mónica de Felipe dijo...

Hola Enrique:
Yo no he dicho que el hombre no pueda conectar cuerpo y mente. Podéis hacerlo y la dificultad en vosotros reside en la misma que las mujeres y tiene el mismo origen, el patriarcado; que como ya sabes, compartimos hombres y mujeres.
Creo que voy a escribir más sobre esto...
Un abrazo,

Mónica de Felipe dijo...

Hola Kuxille:
Creo que este artículo (que no pretendía ser más que una anécdota compartida) ha creado más confusión que claridad.
Lo primero que haría es señalar que no existe lo espiritual fuera de lo material, como no existe lo material sin lo espiritual. Todo es uno. Enfocarse en el espíritu sin abrazar el cuerpo es propio de los ascetas y de las religiones del mundo que tanto daño han causado. Abrazar lo físico, sin aspirar a lo espiritual es comernos la mitad de la tarta.
Para mi es Uno y mi trabajo pretende abrazar a ambos.
Unir el cuerpo con la mente es una analogía que utilizo para señalar que es posible encontrar esa unidad dentro de un@ mism@.
Creo que nosotras (esta ha sido mi experiencia y desde ahí lo comparto) necesitamos volver al cuerpo,conectarnos profundamente con nuestra naturaleza física (que ha sido negada por el patriarcado) para, desde ahí, alcanzar la unidad.
No digo que los hombres no puedan alcanzar la unidad ni sé lo que es mejor para ellos. Yo no soy hombre. Pero conozco a muchos en el camino y creo que tienen pautas y técnicas para lograrlo.
Espero haber clarificado un poco este post.
Prometo ampliar la idea.

Cristina dijo...

Enrique: yo he vivido esto muy de cerca también, puesto que mi pareja ha aprendido a hacer eso mismo que mencionas (retener la eyaculación, un tipo muy distinto de orgasmos, etc, y todas las implicaciones que esto tiene). Viví el proceso muy de cerca, mucho antes de empezar a adentrarme yo también en este tema. Por eso no me resulta nada creíble, después de ver lo que he visto, la idea de que los hombres no tengan un centro energético "equivalente" al que menciona Mónica con el útero...no me cuadra nada, no lo puedo creer. Más cuando mi pareja no empezó para nada con un "camino espiritual", sino que eso vino después, lo primero fue la conexión y el trabajo con el cuerpo, algo tan físico y directo como la relajación del útero...y cuando empecé a hacer las relajaciones, quien más pudo guiarme, y reconocer los matices de las sensaciones que yo estaba sintiendo, fue él! Ahora cada vez que oigo comentarios (que vienen tanto de mujeres como de hombres) sobre que si los hombres son simples en el tema sexual o cosas parecidas, me da pena y rabia, las dos cosas...

Cristina dijo...

Enrique: yo he vivido esto muy de cerca también, puesto que mi pareja ha aprendido a hacer eso mismo que mencionas (retener la eyaculación, un tipo muy distinto de orgasmos, etc, y todas las implicaciones que esto tiene). Viví el proceso muy de cerca, mucho antes de empezar a adentrarme yo también en este tema. Por eso no me resulta nada creíble, después de ver lo que he visto, la idea de que los hombres no tengan un centro energético "equivalente" al que menciona Mónica con el útero...no me cuadra nada, no lo puedo creer. Más cuando mi pareja no empezó para nada con un "camino espiritual", sino que eso vino después, lo primero fue la conexión y el trabajo con el cuerpo, algo tan físico y directo como la relajación del útero...y cuando empecé a hacer las relajaciones, quien más pudo guiarme, y reconocer los matices de las sensaciones que yo estaba sintiendo, fue él! Ahora cada vez que oigo comentarios (que vienen tanto de mujeres como de hombres) sobre que si los hombres son simples en el tema sexual o cosas parecidas, me da pena y rabia, las dos cosas...

Mónica de Felipe dijo...

Hola Cristina.
Los hombres sí tienen un núcleo energético en el vientre y tienen energía sexual y pueden alcanzar diferentes orgasmos... lo que no tienen ( y creo que expresé esto mal al redactarla, es el útero) un órgano físico en el cual resida dicha energía (según parte de la bibliografía que manejo). Pero, desde luego, si esto fuera cierto, nunca he puesto en duda que no puedan desarrollarla.
Un saludo.

Mónica de Felipe dijo...

Ya he modificado la redacción del texto para que no induzca a dudas. Gracias por los comentarios.
Un abrazo.

Enrique dijo...

No tenemos útero, es cierto, pero sí tenemos nuestro aparato reproductor.

No sé cómo será en general, ni me interesa mucho porque cada persona es un mundo, pero en mi caso he aprendido a sentir mis vasos deferentes y otras partes. Noto cuándo se relajan y cuándo se contraen, a veces puedo sentir algún pinchazo, etc.

^^ Estamos poco estudiados, jiji. Menos ma que existe el tantra. xD

Un abrazo.

Amor Integral dijo...

Gracias por el debate...
El intercambio de ideas resulta muy enriquecedor y nos ayuda a aprender. Gracias por estar aqui y compartir este maravilloso viaje.

Anónimo dijo...

Mónica ¿has oído hablar del Tantra?
Yo creo te interesaría.Además en el la Diosa , es la principal , aunque se base mucho en la fusión del varón y la mujer con el Universo.

Es complicado de explicar con pocas palabras así que te paso un par de links .Me parece mucho más acertado que el Tao , menos sexista y mucho más sano.

http://tantra.fiestras.com/servlet/ContentServer?pagename=R&c=Articulo&cid=98883122181

http://tantra.fiestras.com/servlet/ContentServer?pagename=R&c=Articulo&cid=1086203067680&pubid=979757032590


Kuxille.Espero que te guste.Besos.

Mónica de Felipe dijo...

A Kuxille:
Sí que había oído hablar del tantra. De hecho, uno de mis maestros procedía del camino tántrico. Era hindú y no estaba muy contento de cómo se había trasladado el concepto a occidente.
Gracias por los enlaces que no los conocía.

Anónimo dijo...

De nada .

Gracias a ti , por este blog.;)

Personalmente aunque se que no se nada me gusta más el tantra.

Que lástima que sea tan innaccesible el conocimiento , sobre el útero , el tantra...

Kuxille

Mónica de Felipe dijo...

Es tan inaccesible ese conocimiento a occidente que, incluso, se han traducido mal algunos conceptos importantes. En algunos vedas traducidos, se habla del yoni, como vagina cuando es útero.
Un abrazo, Kuxille.

Hacemos comunidad en Facebook