jueves, 21 de mayo de 2015

Maternidad y patriarcado

Os dejo un breve video para reflexionar sobre un aspecto central en la experiencia de vida: la maternidad. Un reflexión en voz alta sobre un tema que, infinitamente más amplio, merece ser acogido y mirado. ¿Cuáles son los modelos más comunes de ser madre que el patriarcado nos permite? ¿Por qué la maternidad puede ser tan rompedora? ¿Cómo sería una maternidad no patriarcal? No pretendo agotar las respuestas a estas preguntas ni mucho menos (creo que son las respuestas de toda una vida), sino aportar un inicio apenas, un hilo, para propiciar la reflexión personal de cada una.









jueves, 14 de mayo de 2015

La Hija - La Madre - La Mujer, curso presencial en Tarifa



Fuimos niñas en una sociedad patriarcal y crecimos en un contexto en que era difícil para nosotras sentirnos aceptadas, amadas, por como éramos y las cosas que hacíamos. Crecimos pensando que sentir determinadas cosas (por ejemplo, placer o deseo) era una inconveniencia o una falta grave. Nos sentimos avergonzadas de ser quienes somos o culpables de no ser adecuadas. La diferencia entre lo que éramos y lo que se esperaba de nosotras que fuésemos era tan grande que renunciamos a nosotras mismas. Esa parte que quedo escondida es nuestra Hija, la niña interior.


Crecimos en constante relación con una madre que, hija a su vez de su tiempo y sus condicionamientos, nos ofreció un espejo en el que mirarnos. Las interacciones con nuestra madre pudieron ser nutricias, acogedoras, suaves, revalorizantes; o por el contrario, exigentes, desvalorizantes, duras... seguramente hubo de todas, pero en tu interior, prevalece una sobre otra. La Madre interiorizada es la voz de ese modelo de madre patriarcal (los no sabes, no puedes, no lo mereces, no vales, es peligroso...) y es fundamental, reconocerla y convertirla en una madre acogedora y cálida que nos sepa cuidar y nos trate con respeto y aceptación.

Nos hicimos adultas, y consecuencia de la falta de entendimiento entre estas dos figuras fundamentales, no contactamos con la Mujer de Poder. La Mujer de poder es la parte de ti que sabe, que se da cuenta, que crea, que tiene poder, es la Mujer madura que conoce su valor y que camina su propia vida, sin vergüenzas ni culpas. La Mujer de Poder es la que recorre su propia existencia y elige  desde su poder interior y la libertad.

Los días 5, 6 y 7 de junio, estás convocada para iniciar un viaje al interior de tu feminidad haciendo un recorrido por estas figuras de referencia y modelos de ser mujer en un trabajo con el cuerpo, las emociones y la mente desde la conciencia. 





La Hija - La Madre - La Mujer es un espacio de crecimiento y desarrollo especialmente creado para nosotras, un círculo de mujeres para caminar de la mano celebrando el reencuentro con nuestra Mujer de Poder. 

Se celebrará en la ecoaldea La Semilla Bolonia (en Tarifa, provincia de Cádiz). El curso incluye alojamiento y manutención ecológica desde el viernes noche al domingo mediodía en un entorno natural maravilloso. Un fin de semana extraordinario y único para escucharte profundamente y despertar el potencial que late en tu interior.

Más información: La Semilla Bolonia

Las plazas son limitadísimas y quedan ya pocas, así que si te interesa, no dejes pasar esta oportunidad. 




El precio del curso es de solo 160 €*

*Incluye:

Curso completo: 
viernes tarde, sábado completo y domingo mañana
+
Alojamiento rústico en la ecoaldea
+
Pensión completa desde la cena del viernes a la comida del domingo incluida. 



¡Regálate un acontecimiento extraordinario! 
Si te ha gustado, comparte. La información es importante. 

lunes, 11 de mayo de 2015

Las perfectas hijas del patriarcado (podcast)

(Podcast)
¿Prefieres escucharlo en vez de leer? Ahora, podrás escuchar los podcast que iremos subiendo semanalmente. Así, mientras haces otra cosa, podrás estar al día de lo que por aquí se cuece. Hoy hablamos sobre nuestros sentimientos de malestar y su origen a raíz de un mail de una lectora.




Esta mañana he recibido un mail que me ha emocionado. Una mujer me cuenta su historia y me da las gracias, porque, ha llegado a una comprensión profunda de sus males. La perfecta hija del patriarcado (que somos muchas de las que ahora estamos en la mediana edad), hicimos todo lo que se nos pidió. Fuimos buenas, estudiamos (generalmente una carrera universitaria), no fuimos madres en nuestra veintena, trabajamos, abrazamos el feminismo de la igualdad (ideológica o activamente), nos emancipamos, nos casamos o tuvimos parejas estables... y tuvimos hijos. 


Lo que con tanto esfuerzo nos había costado crear se desmoronó de la noche a la mañana. Frente a ese ser diminuto, en las noches de insomnio, comenzaron muchas de nuestras preguntas a formularse más concretamente y no encontramos respuesta. No encontramos la respuesta porque como el pez que vive dentro del agua, no sabíamos que podía haber otro medio. Nos creímos el patriarcado como oxígeno y señalábamos donde no era como foco de insatisfacción.

Las perfectas hijas del patriarcado nos sentimos íntimamente molestas, en una profunda protesta interior, insatisfechas. Las perfectas hijas del patriarcado intuimos que hay algo que está mal, pero erróneamente pensamos que eso que está mal está en nuestro interior: vamos a terapias, leemos libros de autoayuda, abrazamos ideologías, nos desarrollamos espiritualmente y esperamos con el corazón encogido que algo funcione. Que pueda descansar, al fin, y me sienta adecuada, que pueda sonreír de verdad en las fotos. 

Leer a Casilda Rodrigañez y su libro La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente, fue para mi un gran alivio. Comprendí que no era yo. No era solo yo. Mi queja, mi protesta tenía al fin un sentido. Pude poner palabras a lo que venía sintiendo desde el origen. Pude señalar lo correcto y lo incorrecto, el origen de mi dolor. Fue una gran liberación. No solo porque a raíz de su lectura comencé a relajar mi útero y mis ojos se volvieron hacia mi cuerpo, sino porque se abrió ante mi un camino, el mío propio, y eso me permitió alzar el vuelo con los pies en la tierra.






¿Te ha gustado?
Comparte

jueves, 7 de mayo de 2015

Queridas hermanas:

Os debo este post desde hace demasiado tiempo. Quizá porque ya no me quedan femipuntos, quizá porque en el fondo me importáis un bledo, quizá por pereza y que tengo cosas mejores que hacer, no me había sentado aún a escribir lo siguiente. Aquí está:

"Oh, Diosas laicas del ¿activismo? ¿feminismo? que eleváis el índice y arrugáis la nariz ante la expresión o el proyecto de una hermana, dejadme que os cuente algo que quizás ignoráis: apesta. Esa pretenciosa coherencia de la que presumís y esa pose que sobrevuela el bien y el mal no resiste más que un par de lecturas atentas de vuestros textos. Esa supuesta autocrítica almibarada que solo rezuma autocomplaciencia mientras degolláis a la hermana, apesta. Los hedores de vuestra ignorancia, incoherencia, neurosis y narcisismo se aprecian a distancia. Como los de todas. Somos todas hijas del patriarcado y nos rechinan las palabras y se nos escapan entre los dedos los valores que supuestamente anhelamos. Pero, escuchadme bien, una cosa es que nos veamos la mugre y otra ir a las casas de las hermanas con el algodón empapado en alcohol queriendo señalar públicamente sus vergüenzas. Os convertís en la policía del dogma, pretendéis imponer quien sí y quien no está dentro del orden. ¿Disculpad? No hemos llegado hasta aquí en el intento de librarnos del yugo del sistema para caer en vuestras garras.

¿De verdad no podéis asumir que hay más voces que las vuestras/la tuya? ¿En serio creéis que tenéis que estar invitadas a todas las fiestas, ya sabéis, eso de ser la novia en la boda y el muerto en el entierro? ¿De verdad consideráis que solo cabe un discurso y es precisamente el vuestro? ¡Vaya, qué casualidad! ¿No os parece extraño? ¿No os habéis parado a pensar que, en un mundo con siete mil millones de almas,  caben siete mil millones de discursos y maneras de expresar? No puedo imaginarme nada más patriarcal que pretender cercenar las voces de las hermanas. Las voces discordantes. Las otras. La línea.

No suelo criticar a las demás, su expresión ni sus proyectos, no porque esté de acuerdo con todas las iniciativas, de hecho algunas me resultan realmente abominables, otras simplemente idiotas, (¿veis ?yo también sé juzgar con ligereza), sino porque:

1.- No doy por sentado que mi opinión es más importante que la de las demás, y, por lo tanto, asumo que es absolutamente prescindible.

2.- No creo que nadie tenga que ser salvada de nada. Doy por sentado que las mujeres son mayores de edad y tienen capacidad de discernir por sí mismas.

3.- Lo más probable es que estemos todas equivocadas.

4.- Y porque vuestra visión cuenta, es importante también, aunque no esté de acuerdo con ella por completo o en parte. Porque suma para el cambio que anhelamos, tenéis que estar y sois importantes. 

Puedo ver las costuras de vuestro juego y no me interesa. Es el tipo de juegos que en el patio del colegio nunca me interesó. Llamadlo ética si queréis. Me interesa más crear que destruir, respetar que arrasar. Ahora en serio, ¿Os creéis que las demás somos idiotas? Que no juguemos no significa que no podamos ver vuestra mugre. No hace falta ni asomarse debajo de la cama. La verdad es que no me interesáis lo suficiente. Debe de ser que soy mayor. Eso sí, tampoco esperéis de mi, paciencia infinita."




lunes, 4 de mayo de 2015

Meditación Luna de Wesac

Hoy, lunes 4 de mayo, es la Luna de Wesac, la primera luna llena del mes de mayo tiene una gran trascendencia espiritual para muchas personas ya que se dice que en ella nació, se iluminó y murió Buda. He sentido el gusto de compartir esta noche y mañana martes esta meditación con vosotras, por compartirnos en el espacio tiempo.


Así que en el video tenéis la grabación de la meditación. Finaliza con una música y, una vez terminada podéis continuar el tiempo que os apetezca en este estado. Ese es el motivo por el cual no tiene tiene un final. El video dura 14 minutos.

Espero que lo disfrutéis. Yo estaré meditando esta noche y mañana martes de 23:00 a 24:00 hora Madrid. Si queréis hacerlo a la vez estaría bien. Sino, cualquier momento es oportuno para volver la mirada al interior y descansar.




video

martes, 28 de abril de 2015

Conciencia de mi Cuerpo de Mujer


Desde el primer momento en que leí las palabras de Casilda Rodrigañez en su libro "La represión el deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente", en mi interior se elevó la necesidad imperiosa de sentir, conectar y relajar mi útero. Fue la propuesta valiente de esta mujer la que me empujó a buscar en mi interior recursos, herramientas y maneras de conseguirlo. Y lo conseguí. Utilizando una relajación con casi un siglo de vida, el entrenamiento autógeno de Shultz, avancé hacia mis entrañas. Primero como una invitada, más tarde como una exploradora que conoce el camino. Dice Christiane Northrup que el patriarcado es la separación del cuerpo y la mente. Y yo también lo creo. Habitar mi cuerpo, vivirlo plenamente, tomar conciencia de mis limites corporales, observar mis procesos fisiológicos, desde la respiración hasta la menstruación, me ha hecho más consciente y perceptiva que antes y, desde luego, ha rebasado todas mis expectativas. 

Tenemos un cuerpo pero no lo vivimos. No escuchamos su voz cuando nos pide comer un determinado alimento o descansar después de un esfuerzo. No lo escuchamos cuando nos empeñamos en llegar hasta el final, forzar los límites o tener relaciones dañinas. Tenemos un cuerpo pero vivimos en una mente compleja llena de sombras y áreas inexploradas que maneja y dirige el rumbo de nuestra existencia. Somos mente, principalmente, así es como nos han enseñado a vivir desde bien pequeñas; y también somos emociones (cambiantes, ondas que van y vienen). Muchas personas se limitan a transitar entre estos dos mundos. Del pensamiento a la emoción hay un salto. Pero quedan atrapadas ahí. Si me identifico completamente con la idea que tengo o me identifico con la emoción que estoy teniendo no dejo de tener una mirada limitada sobre mi propia realidad. 


Frente al pensamiento que invita a vivir las emociones por completo, sin detenernos a considerar si éstas proceden del ahora o hunden sus raíces en el pasado, o si están siendo justas o injustas, o si debemos expandirlas por el planeta o vivirlas en la intimidad, mi propuesta es que las emociones son necesarias y tienen su espacio, aunque vividas sin freno y sin matices no hacen más que provocar dolor y sufrimiento en una misma y en los demás. Creo que hay que vivir las emociones con respeto y responsabilidad generalizadas. 

Frente a las doctrinas que consideran que solo somos mente y que los pensamientos son muy importantes y configuran toda nuestra existencia, mi propuesta es que podemos hacer un pequeño experimento. Escribir un diario durante tres meses y después reelerlo. Ver como cambiamos de pensamientos (con los cuales nos habíamos identificado por completo) puede ser profundamente liberador. Nuestros pensamientos no tienen más peso que el que les damos.

Generalmente vivimos a caballo entre los pensamientos y las emociones, ambos ondulantes y esquivos. Nos balanceamos de una a otra. Y así nos va.


                 



Yo seguí mi propia experiencia, y partiendo del paradigma de que somos un continuo de cuerpo físico, emociones, pensamientos y conciencia (la parte de mi que se da cuenta), consideré la posibilidad de añadir a esta dualidad, los otros dos elementos ausentes de forma que pudiera encontrar un eje, un centro desde el cual articular mi acción. Necesitaba más conciencia y más cuerpo, en definitiva, más conciencia corporal. Surge así la siguiente figura.






En ese centro puedo moverme a mi antojo hacia cada uno de los niveles de la experiencia y encuentro una distancia que me permite moderar de forma natural, sin represiones, lo que siento o pienso. Entonces habito mi cuerpo, tomo conciencia profunda de él, lo puedo escuchar y sentir, como puedo sentir mis propias emociones y observar el discurrir de mi mente en forma de pensamientos. Esta es la base del trabajo del Curso Conciencia de mi Cuerpo de Mujer: aumentar el nivel de conciencia sobre mi cuerpo, pensamientos y emociones, es decir, darme más cuenta de estos niveles de la experiencia. Y, siempre, desde la perspectiva de ser mujer, de haber compartido heridas propias del patriarcado y de poseer un sistema interno de referencia, femenino. 

El próximo 4 de mayo, comienza el curso online Conciencia de mi Cuerpo de Mujer (6ª Edición). Si te interesa no dudes en solicitar el programa y más información en: estudiosobreelutero@gmail.com

Algunos testimonios de participantes

"Encontré el curso de Conciencia de Cuerpo de Mujer de Monica Felipe Larralde en un momento de crisis y plena transformación. Algo en mi me decia de trabajar con el cuerpo...pero no sabía como. Realizar este curso esta siendo una reconcicliación con mi propio cuerpo que tenía olvidado. Gracias al curso tengo herramientas para poder entender mejor mis emociones y poder trabajarlas desde el cuerpo. Algo para mi antes del curso desconocido. Estoy tan emocionada con el curso, el grupo de mujeres de Facebook y la relajación del Utero que no paro de contarlo a todas las mujeres. Todas las mujeres deberían conocer y practicar la relajación del Utero. M.A."

"Para mí este curso supone profundizar en el camino de mi autoconocimiento, me ha ayudado a conectar con mi útero, cada día un poco más, a sentir la fuerza de mi niña interior, a saber claramente cuál es el camino que quiero seguir, a quererme más y valorarme tal cual soy, a saber que conmigo misma tengo para estar en paz, a re-descubrir poco a poco mi poder interior.... y un sinfín de sensaciones más , difíciles de resumir en pocas palabras. Solo puedo decir que estoy muy agradecida por estar formando parte de este camino y este maravilloso grupo, y que tampoco quiero que se acabe. S.R."

"Para mi también este curso ha llegado en el momento adecuado. Llevo muchos años casi exclusivamente viviendo en mi mente y solo ahora estaba preparada para bajar al cuerpo. Tengo que estar alerta y ser constante para no subirme de nuevo a la mente pero las herramientas que nos ha dad Mónica son geniales. Gracias Monica Felipe Larralde!! y encantada con la relación establecida con todas vosotras!! Estaré pendiente del próximo curso. S.S.M."    


"El parto será doloroso mientras las reglas de las adolescentes sean dolorosas, es decir, mientras no exista una cultura que restablezca la unidad psicosomática del cuerpo de la mujer, que respete, cultive y dé conciencia a la mujer de su condición, de su sexo, de su sexualidad, de lo que en realidad es. (...)
Las mujeres tenemos que poner en funcionamiento nuestro neocórtex para que nuestra conciencia asuma y asimile el útero; para que lo reintegremos en la percepción de nuestro cuerpo; para recomponer nuestro cuerpo despiezado y que fluya la corriente de sensibilidad entre el útero y la conciencia.

Ana Cachafeiro y Casilda Rodrigáñez, La sexualidad de la mujer."


_______________________________________________

6ª Edición Conciencia de mi Cuerpo de Mujer
12 semanas de transformación interior
Comienzo 4 de mayo
Solicita el programa en: estudiosobreelutero@gmail.com
_______________________________________________




domingo, 26 de abril de 2015

Mujer despierta... y amamantando

Ayer noche me encontré en la red con esta grabación de la ponencia "Poder y Cuerpo de Mujer" (más diría charla informal) que ofrecí en el marco de las Jornadas Mujer Despierta, organizada por Laura Martínez, directora de la revista Gansos Salvajes,  que se celebraron en Granada en marzo de 2014. 

No la había visto antes. Y me ha gustado mucho verla por varios motivos. El motivo principal es que cuando ofrecí esa ponencia hacía cinco meses había sido madre por segunda. Veo mi cuerpo diferente a como es ahora, veo mi rostro y mis gestos y hay una variación sutil pero apreciable. La energía, la intensidad, ese estado de ensueño lucido que es el puerperio, brota, casi mágico, en el contexto del discurso. 

La segunda, porque en mitad de la conferencia, mi hijo, que estaba en brazos de Prado Esteban, llora. Así que sigo la conferencia amamantándolo. Un gesto, que surgió espontáneo y natural, visto ahora con el paso del tiempo (un año y un mes después) adquiere un mensaje y dimensiones que en aquel momento no imaginé siquiera.

Te invito a ver este video, no porque sea la mejor ponencia que haya dado, sino porque ver a una mujer hablando públicamente mientras amamanta nos puede llevar a un espacio-tiempo diferente e invita a generar un discurso iconográfico rompedor. ¿La lactancia empodera, se preguntan todavía algunas mujeres? ¿Puede la maternidad ser empoderante? ¿Desde dónde las mujeres accedemos a la maternidad? ¿Es posible que el dentro-fuera, lo doméstico y lo profesional encuentren acomodo? ¿Es una provocación amamantar en público? ¿Es subversivo utilizar nuestro cuerpo para criar a nuestros hijos como deseamos?

Además, podéis disfrutar de las intervenciones de la ginecóloga Enriqueta Barranco, durante la ponencia que facilitó información muy valiosa.





Ahora, que muchas mujeres están comenzando a cuestionar los paradigmas clásicos del feminismo os invito a cuestionar, de nuevo, todas las ideas.




Diez ideas sobre la lactancia: La lactancia, una cuestión incómoda





Hacemos comunidad en Facebook