martes, 17 de marzo de 2015

La indefensión aprendida

Llevo queriendo escribir este post un tiempo. Ando ahora concentrada en mi siguiente proyecto, que será audiovisual, y la intuición ha dejado paso a la certeza. Sé que no es nada nuevo, pero ahora puedo por fin ponerle palabras, las mías, a la indefensión aprendida.  La indefensión aprendida es la situación en la que nos encontramos cuando no podemos salir de situaciones que son perjudiciales para nosotras. Se trataría de un sentimiento de falta de control sobre nuestra vida y de la incapacidad de modificar la situación que nos daña. El cuerpo humano está preparado para, en caso de peligro, poner en marcha el sistema simpático y, con ello, nuestra capacidad de reacción (lucha o huída) cuando sentimos un peligro. Es un mecanismo seguro y protector de nuestra integridad física. El problema aparece cuando nos enseñan que en vez de luchar o pelear, debemos permanecer pasivas. Es un aprendizaje, una manera de enseñar la sumisión y de ejercer el control sobre las niñas. Digo niñas, porque a los niños se les ha dejado más capacidad de maniobra y acción que a nosotras, aunque también ellos la pueden sufrir igual. Pero, sobre todo, digo niñas porque esta reflexión la ha puesto en mi cabeza mi hija.


Creo que como madres, debemos de estar muy atentas a las situaciones en las que estamos enseñando a nuestras hijas la indefensión aprendida. ¿Os suena ese "hagas lo que hagas, no vas a conseguir nada"? ¿Recordáis esa sensación de estar atrapadas en una red de la que no podemos escapar hiciéramos lo que hiciéramos y una falta de control y de toma de decisiones sobre nuestra propia vida (desde la ropa que vestíamos a los estudios, los juegos, la forma de hablar, las amistades...) para encajar en ese modelo de como ser una niña buena, una buena mujer? ¿Esa sensación de que eran otros y no nosotras quienes vivían nuestra vida?

En estos días, mi hija de diez años me ha dicho que no desea ir al viaje de estudios de su colegio. Son dos noches fuera de casa. Probó el año pasado y mucho me temo que tuvo una experiencia de indefensión que no desea volver a repetir. Se me enciende la alarma. Tenemos que ser vigilantes, porque cada vez que dejamos a nuestros hijos en una institución jerárquica alejados de sus padres, estamos permitiendo que se puedan sentir indefensos, ya que frente a un profesor no cabe la lucha y  fuera de casa no pueden huir tampoco. Dado que el colegio de mi hija es especialmente respetuoso con los niños y ofrecen un proyecto pedagógico innovador, mucho me temo que esa necesidad de que los niños se hagan autónomos y de propiciar su independencia (con noches dormidas fuera de casa, cada vez a edades más tempranas) en realidad no esconde otra cosa que enseñar la indefensión. Que los niños aprendan que no tienen el control de la situación. Estoy convencida de que es inconsciente y de que pocos colegios ofrecen esta enseñanza a drede, pero que sea inconsciente no significa que no sea una manipulación de la infancia a favor del sistema. 

Después nos extrañamos de los porcentajes de mujeres víctimas de la violencia de género, o de las mujeres que se encuentran con la violencia obstétrica en los paritorios, o de las que continúan en trabajos explotados sin ver más salida, o del bulling de las escuelas, o del consumo de ansiolíticos por parte de las mujeres en este país. La indefensión aprendida, la negación de la respuesta natural del organismo ante el peligro, tiene serias consecuencias tanto para la mente como para el cuerpo. Un ejemplo más de los efectos del patriarcado en el cuerpo.

Quizá te interese seguir leyendo sobre el tema:



miércoles, 11 de marzo de 2015

Tertulia radiofónica sobre maternidad

El pasado 8 de marzo, Victoria Caro, periodista y presentadora de la emisora Radio Ecca me ofreció la oportunidad de participar en una tertulia sobre maternidad. A la tertulia también asistieron mi querida Ileana Medina (del blog Tenemos tetas), Rosario Armas, feminista histórica de Canarias y Beatriz Gimeno (que hizo una breve aportación). Hablamos sobre maternidad, derechos, libertad, sistema económico, lactancia, paternidad, conciliación... y el resultado fue esta tertulia de 40 minutos en la que se pudo oír un discurso que rara vez llega a los medios de comunicación.

Quiero traer una reflexión del biólogo Humberto Maturana en la que señala que "Una cultura se transforma en otra, cuando cambian la red de conversaciones que la constituye y define". 


Aquí podéis escuchar la tertulia.



sábado, 7 de marzo de 2015

¿Podemos criar a nuestros propios hijos?


No tengo demasiado tiempo para escribir. A veces siento que la realidad es demasiado rápida y ruidosa. Tanto que no nos permite ni un segundo para la reflexión. Aquí van las mías, en forma de telegrama, sobre el programa que Podemos ha elaborado sobre los cuidados.

1.- Me horroriza que el Estado decida por mi como deseo plantear mi vida. Las bajas irrenunciables para el padre y la madre es lo que tienen, que no dejan margen de maniobra al personal. Mi propuesta: que el Estado garantice, al menos,  dos años de baja ma/paternal y que en mi familia decidamos si las queremos coger o no y cómo hacer el reparto sería lo adecuado.

2.- Como se ve, es más fácil legislar lo que pasa dentro de mi casa, que las tropelías de los mercados y poderes socioeconómicos. Habría sido un buen intento de Podemos, decidir, por una vez, pararle los pies al mercado de trabajo y no a mi. Es decir, hacer leyes que nos garantizaran a todos, hombres y mujeres, poder vivir como deseemos sin que ello signifique morir de inanición o renunciar a tener una vida laboral. Legislación concreta sobre discriminación laboral en razón de sexo o por ejercer derechos laborales habría estado bien.

3.- Ya está bien de hacer esa distinción manida y sospechosa de dividir la cuestión reproductiva de la cuestión productiva. Sin la reproducción, la producción se extingue. Demos a cada cosa la importancia que tiene y entendamos que los seres humanos somos mucho más que meros peones o personas productoras/consumidoras. Pongamos al ser humano en el centro de las tomas de decisiones y no únicamente a la lógica mercantil.

4.- Es increíble como, a pesar de la alta automatización de muchos empleos, gracias a las nuevas herramientas digitales, las jornadas de trabajo no se han reducido en ningún sector. Lo que antes tardaba veinte minutos en hacerse, hoy con dos clics está resuelto y, aún así, seguimos trabajando las mismas horas. Sería esperable un ajuste de la duración de la jornada laboral en todos los sectores. Una reducción de la jornada laboral para todos sin una reducción del sueldo, claro, estaría más que justificada. Reducir horarios comerciales y cerrar antes para permitir la conciliación con la familia habría sido un buen tanto.

5.- Los cuidados no son un problema, son la base de la realidad del ser humano. Nos cuidan y cuidamos. Esa es la vida. Es la cadena que nos hace vincularnos y crear sociedades más solidarias y empáticas. Los niños, esa ciudadanía de segunda, también tienen derechos de los que nadie se acuerda. Y dado que acceder a la ma/paternidad hoy en día es un acto libre y voluntario, no estaría de más que como sociedad tendiéramos a garantizarlos y protegerlos.

6.- El problema, no me cansaré de decirlo, no es la maternidad. El problema es el sistema socioeconómico en el que millones de mujeres accedemos a la maternidad. Adaptar el sistema económico y laboral a la reproducción, es un beneficio para todos, incluido aquellas personas que no desean reproducirse.

7.- Sería imprescindible que los partidos políticos que pretenden legislar para el pueblo, se esmeraran en garantizar la libertad de las tomas de decisiones de la ciudadanía. Un derecho al que no se puede renunciar, por más que nos lo pretendan vender como tal, no es un derecho, es una obligación (¿educación, bajas paternales...?) Una decisión que se toma sin opciones reales, no es una decisión libre.

8.- Las medidas de conciliación consistentes en institucionalizar más horas la infancia, no son medidas de conciliación, son medidas de explotación. De explotación de la infancia y de los trabajadores. Pierde el eslabón más débil: los niños.

Es tarea de todos y todas, desenmascarar el control biopolítico, por más que nos lo vendan disfrazado de medidas progresistas. En mi cama, en mi maternidad, en mi crianza no se mete nadie. Yo decido. Con que los poderes públicos garanticen la efectiva libertad de la toma de decisiones, es suficiente.

Quizá quieras seguir leyendo sobre el tema en:

Sexo y maternidad

Conciliación y maternidad

Conciliación y maternidad III: mujer o madre

lunes, 2 de marzo de 2015

Informe doulas: se acabó la paciencia

Me he cansado de decir que no soy doula ni he contratado a ninguna. Pero si algo tengo muy claro como mujer es que las leyes que reglamentan las profesiones de este país,  ni los grupos de presión o el BOE me van a decir a mi con quien ni como voy a parir. Eso lo decido yo y hasta aquí llegamos. Ahora, el supuesto informe (tan baja es su calidad que yo no lo llamaría informe, la verdad), creo que se merece por parte de todas las mujeres una respuesta contundente y clara. No por defender a las doulas. Por defender a las mujeres y su autonomía en sus procesos sexuales y reproductivos yo voy a reclamar medidas que terminen con este despropósito. A ver si la próxima vez que un grupete de amigos y/o profesionales se reúnan para decidir como tengo que parir yo, se lo piensan dos veces. 
Si estás a favor de la autonomía de las mujeres y entiendes que somos mayores de edad para tomar nuestras propias decisiones, por favor, firma esta protesta a la Defensora del Pueblo y pasemos a la acción. 

Gracias

1.- Haz tu propia queja o, si lo prefieres, copia el texto y pégalo en un mail dirigido a registro@defensorpueblo.es
2.- Pon tus datos.
3.- Hazte oir.


POR FAVOR, MANDAD ESTA RECLAMACIÓN TODAS/OS CON EL MISMO ASUNTO:
RECLAMACIÓN CONTRA EL INFORME DOULAS DEL CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA DE ESPAÑA

A la Defensora del Pueblo: registro@defensordelpueblo.es

Yo, Don/ Doña_______________________________________________, con DNI_______________________, con teléfono______________, con dirección de correo electrónico _____________________________________y con domicilio a efectos de notificaciones en C/________________________________________________ _____población ________________, Provincia de______________, Código Postal______________, COMPAREZCO ante la DEFENSORA DEL PUEBLO para efectuar la presente RECLAMACIÓN CONTRA EL CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA ( en adelante CGE) , su Presidente Don Máximo González Jurado y la Comisión Interna encargada de la elaboración de su “Informe sobre Competencias de Matronas y tareas que realizan las Doulas” y por la campaña de desprestigio que, a raíz del mismo, han emprendido contra el colectivo de Doulas , y a tal efecto, 
EXPONGO:
El día 16 de febrero de 2015 , Don Máximo González Jurado, Doña Pilar Fernández, Doña, Emilia Redondo, Doña Gloria Boal Herranz y Doña Rosabel Molina, presentaron , mediante rueda de prensa, un informe que , supuestamente, durante TRES AÑOS, había elaborado el CGE, denominado “Informe sobre competencias de matronas y tareas que realizan las Doulas” , entregando además, a la prensa y medios de comunicación un Dossier de Prensa referido a dicho informe y un “ Decálogo para la denuncia de la situación de las doulas en España “ ( dichos documentos están a disposición de todo el mundo a través de la página www.informedoulas.com )
El objetivo del Informe (pág. 23 del Informe) es simplemente “comparar las competencias establecidas para los especialistas en Obstetricia y Ginecología (Matronas) que recoge el PROGRAMA FORMATIVO de dicha especialidad con los servicios y actividades que ofrecen las Doulas A TRAVÉS DE INTERNET”, (es decir, bucear por páginas de internet para ver qué ofrecen por allí las Doulas y compararlo con las competencias de las matronas).
Lejos de contar en la rueda de prensa los resultados de este Informe (y su objetivo), lo que ocurrió es que estas personas vertieron en contra de ciudadanas que ejercen una determinada profesión no sanitaria (Doulas), todo tipo de difamaciones y acusaciones gravísimas, atentando contra el honor, la dignidad y la propia imagen de las mismas, y entregaron un Dossier de Prensa que nada tenía que ver con el Informe y que recopilaba todas estas barbaridades.
Estas personas propagaron -como un virus letal- por todos los medios de comunicación, prensa, radio, televisiones… ( incluidos los propios del CGE), acusaciones terribles en contra del colectivo de Doulas que ni siquiera se recogen en el Informe, pero indicando que se contienen en él y que son fruto de una “investigación exhaustiva realizada por un Comité de Expertos durante tres años” . Las noticias de prensa, radio y televisión las pueden obtener escribiendo en Google la palabra “Doula”. 
Inician así una inexplicable “CAZA DE BRUJAS” contra un colectivo de ciudadanas profesionales no sanitarias, de forma absolutamente gratuita y sin ningún tipo de justificación, manipulando a los medios y violando sus Derechos Constitucionales.
En el Dossier de Prensa (no en el Informe) y en los medios de comunicación se les ha acusado de barbaridades tan serias como pertenencia a asociación ilícita (“Secta caníbal”), realizar ritos sectarios y contrarios a la salud pública, poner en riesgo la salud de mujeres y menores, en connivencia con las autoridades, ejercer un negocio fraudulento, burlas y mofas incluso de sus condiciones personales (ser madres, abuelas...), entre otras. Han amenazado incluso en público a enfermeras y matronas que ejercen de Doulas o las apoyan, a abrirles un expediente y expulsarles de la profesión.
Todas estas acusaciones y amenazas tan terribles e inauditas han sido vertidas por profesionales sanitarios, que ejercen sus profesiones en el servicio público de salud y/u ostentan cargos públicos de gran relevancia en la Administración. Es decir, se trata de personas que se han aprovechado de sus cargos, su “credibilidad” y posición relevante en la sociedad para atacar sin el más mínimo pudor a meras ciudadanas que ejercen una profesión no sanitaria que nada tiene que ver con la de las matronas, vulnerando su propio Código de Conducta del Estatuto Básico del Empleado Público, y sus obligaciones legales y deontológicas como profesionales sanitarios que les imponen respetar los derechos constitucionales de los ciudadanos.
Incluso el Real Decreto que regula los Estatutos del CGE se contempla como falta muy grave que puede llevar aparejada sanción disciplinaria “el atentado contra la dignidad, honestidad u honor de las personas con ocasión del ejercicio profesional o de cargos corporativos.”
Es increíble que los medios de comunicación se hayan dejado manipular de esta forma y que se constate que, a día de hoy, ningún periodista se haya dado cuenta de que prácticamente ninguna de las acusaciones vertidas en el Dossier de Prensa se contienen en el Informe, pero es más increíble aún que toda esta campaña de desprestigio haya sido organizada por una Institución como el CGE.
Nadie (salvo los “periodistas”) puede creerse que una comisión interna de expertos formada por dos matronas, tres enfermeras, dos juristas y dos expertos en Comunicación, Marketing y Publicidad (pág. 23 del Informe) haya estado tres años enteros estudiando la escasísima e irrelevante Bibliografía que se incluye al final del Informe (páginas 111 y 112). Dicha Bibliografía únicamente consta de tres normas que se leen en media mañana y ocho artículos de páginas de internet, entre las que se encuentra la definición de Doula de la Wikipedia.
¿Cómo puede todo un Consejo General de Enfermería elaborar un Informe en base a dicha Bibliografía? ¿Cómo pueden decir que han estado tres años investigando ocho páginas de internet?
Hay numerosísimas publicaciones de Medline, (es decir, la base de datos médica y de conclusiones científicas más amplia que existe, producida por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.), que enumeran los beneficios del acompañamiento de las Doulas y que están basadas en la evidencia científica. Si yo puedo acceder a dicha información de forma muy fácil (Google), gratuita y rápida, ¿cómo es posible que el CGE no haya sabido encontrar dicha información en tres años?
No puedo seguir asistiendo impasible a este espectáculo mediático orquestado por funcionarios y altos cargos del CGE, que tiene como único fin tirar por tierra una profesión no sanitaria ( Doula) que es tan lícita y legal como cualquier otra no regulada en mi país (escritora, cocinera,..) y , en consecuencia:
1.- Solicito a la Defensora del Pueblo que LLAME AL ORDEN al Consejo General de Enfermería en bloque, a su Presidente Don Máximo González Jurado, a su Vicepresidenta Doña Pilar Fernández, y a Doña, Emilia Redondo, Doña Gloria Boal Herranz y Doña Rosabel Molina, y demás personas que han elaborado y presentado el denominado “Informe sobre competencias de matronas y tareas que realizan las doulas” , y que han entregado además, a la prensa y medios de comunicación un Dossier de Prensa referido a dicho informe, lleno de acusaciones, insultos y burlas y que han puesto en marcha esta campaña de desacreditación de la figura de la Doula y de menosprecio a las mujeres.
Que les informe de sus obligaciones legales, de la existencia de una Constitución Española, de la existencia de Derechos Constitucionales de las ciudadanas y ciudadanos al honor, la dignidad y la propia imagen que deben ser respetados.
Que les requiera para que se abstengan de seguir difamando a ciudadanas que ejercen una profesión tan válida, lícita y legal en España, como cualquier otra que carece de regulación y de seguir tratando a las mujeres como niñas que no saben cuidar de sí mismas, de sus cuerpos ni de sus hijos.
Que les exija una disculpa pública al colectivo de Doulas y a todas las mujeres, por su lamentable actuación.
Si la Defensora del Pueblo no es competente, rogamos atienda mi súplica y se dirija al estamento o Institución que sí sea competente para realizar esta labor.
2.- Solicito a la Defensora del Pueblo que REQUIERA a Don Máximo González Jurado para que retire todas las difamaciones contra las Doulas y el menosprecio a las mujeres vertidas en su propia página personal (http://maximogonzalezjurado.com/…/falsas-expertas-en-mater…/ ) y en su propia revista, “Enfermería Facultativa”:
http://www.consejogeneralenfermeria.org/…/1589-enfermeria-f…
3.- Solicito a la Defensora del Pueblo que REQUIERA al CGE en bloque para que rectifique el Informe publicado, que parte de una interpretación completamente errónea de las competencias de las matronas (que confunden con lo que las matronas deben ser capaces de hacer cuando terminan su formación, que no es lo mismo), y que rectifique su Dossier d e Prensa, las referencias a profesionales que no son Doulas, a páginas de internet que no son de Doulas o son extranjeras, que rectifiquen sus insultos, sus acusaciones, sus difamaciones gratuitas.
4.- Solicito a la Defensora del Pueblo que aclare si el encargo de elaboración del Informe debería haber seguido o no la normativa contemplada en la Ley de Contratos del Sector Público. Y le ruego me aclare como contribuyente si se han utilizado fondos públicos para su elaboración.
5.- Solicito a la Defensora del Pueblo que requiera y llame al orden al Director o Gerente del Hospital Provincial de Pontevedra, para que retire de inmediato el cartel que prohíbe la entrada de Doulas que está en la sala de espera del área de ginecología y obstetricia y para que informe de una forma CONTUNDENTE a los profesionales sanitarios que trabajan en dicho Hospital de sus obligaciones legales de respeto a los ciudadanos.
Solicito que la Defensora del Pueblo, si lo considera conveniente, requiera al departamento de inspectores de la Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia para que inicien, si lo estiman oportuno, expediente sancionador contra los funcionarios públicos que hayan colgado dicho cartel o hayan permitido que estuviera en dicha sala de espera del Hospital.
6.- Solicito a la Defensora del Pueblo que, si lo estima oportuno y procedente, requiera de forma URGENTE Y PRIORITARIA al Ministerio Fiscal para que investigue la posible existencia en España de una “Secta de 30 mujeres” que se autodenominan “Doulas”, apropiándose del nombre de un profesión honrada, como así ha “destapado” Doña Emilia Redondo y la CRÓNICA del periódico EL MUNDO. Parece que Doña Emilia Redondo tuvo noticia de la existencia de dicho grupo hace tres años y en vez de cumplir con su obligación legal como profesional sanitario de denunciarlo al Ministerio Fiscal, se dedicó durante este tiempo a bucear por internet y por la Wikipedia, a ver si averiguaba qué eran “las Doulas”.
http://www.consejogeneralenfermeria.org/…/13629-emilia-redo…
http://www.consejogeneralenfermeria.org/…/1589-enfermeria-f…
http://www.elmundo.es/…/2015/02/16/54e1e5d822601dcd748b4581…
http://m.elperiodico.com/…/ofensiva-las-matronas-contra-las…
http://www.20minutos.es/…/…/informe-doulas/maternidad-secta/
http://www.elmundo.es/…/2015/02/22/54e85c7b22601d70708b4578…
Me gustaría también solicitar a la Defensora del Pueblo que aclare a estos profesionales sanitarios y a los medios de comunicación, si fuera posible , que el hecho de que exista una posible “SECTA” que adopta un nombre de una profesión legal como , por ejemplo, la de Doula, no significa, evidentemente, que todas las mujeres que ejercen la profesión de Doula formen parte de “Sectas” , de la misma manera que existen “Sectas” que se apropian de la ideología o símbolos católicos y que nada tienen que ver con la Iglesia Católica ( por ejemplo la recién descubierta “Secta “ de Oia, la Orden y Mandato de San Miguel de Arcángel).
Ruego a la Defensora del Pueblo que si, tras la investigación se comprobara la inexistencia de esa presunta “Secta”, o incluso la inexistencia de esa presunta mujer afectada, se emitiera un comunicado a los medios de comunicación informando de ello.
Asimismo ruego a la Defensora del Pueblo que, si lo considera oportuno tras recibir mi reclamación, anuncie a los medios de comunicación que va a investigar el reprochable comportamiento del Consejo General de Enfermería.
7.- Solicito a la Defensora del Pueblo que se dirija al Director General de Salud Pública, Calidad e Innovación, Don José Javier Castrodeza Sanz ( o persona que le sustituya en el cargo), a quien le corresponde ejercer la Alta Inspección del Sistema Nacional de Salud , al Director General de Ordenación Profesional , Don Carlos Jesús Moreno Sánchez ( o persona que le sustituya en el cargo), y a la Subdirectora General de Calidad y Cohesión, Doña Paloma Casado Durandez ( o persona que le sustituya en el cargo) para que revisen el Informe del Consejo General de Enfermería, su Dossier de Prensa y demás documentos publicados en la página http://www.informedoulas.com y tomen medidas contundentes contra dicho organismo por atentar contra la dignidad, el honor y la propia imagen de las contribuyentes afectadas.
Que se dirija igualmente al Secretario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, Don Rubén Moreno Palanqués (o persona que le sustituya en el cargo) para presentarle esta reclamación y que llame al orden a Don Máximo González Jurado cuando el mismo, -o la persona que le sustituya- se dirija al Consejo Interterritorial para perpetrar su campaña gratuita de desprestigio contra las Doulas.
Y que solicite a todos los Directivos y Organismos mencionados que, no sólo NO sea rectificada la Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad, -que es lo que pide el CGE, para que deje de incluir las referencias a las Doulas, - sino que añadan en dicha Estrategia los estudios y evidencias científicas que revelan los beneficios de su acompañamiento, como de hecho ya incorpora la Estrategia de Atención al Parto Normal del Servicio Extremeño de Salud.
8.- Si fuera posible , solicito por último a la Defensora del Pueblo que RUEGUE a los medios de comunicación que han machacado de forma tan cruel a las Doulas, que traten los temas de Salud Pública, con RIGOR, PRECISIÓN Y UTILIDAD, siguiendo las recomendaciones del Manual de Buenas Prácticas Periodísticas realizada por la Universidad de Nebrija, con la colaboración de las Asociaciones FAPE ( Federación de Asociaciones de Periodistas de España) y ANIS ( Asociación Nacional de Informadores de la Salud).
Muchas gracias de antemano por su atención, colaboración y auxilio.
Sin otro particular, se despide atentamente,
NOMBRE Y DNI

miércoles, 25 de febrero de 2015

Conferencia Cuerpo de Mujer y Poder, en Utrera

La Asociación de Mujeres Cuídame de Utrera ha tenido a bien invitarme a ofrecer una conferencia que lleva por título "Cuerpo de Mujer y Poder". Así, que si quieres, nos vemos en próximo 5 de marzo en el Salón de Actos de la Casa de la Cultura de Utrera a las 17:30. El viernes, habrá un taller práctico sobre el mismo tema. Si quieres contactar con las organizadoras, este es su mail: asociacion.cuidame.utrera@gmail.com

¡Nos vemos!



miércoles, 18 de febrero de 2015

Informe doulas: cómeme la placenta

No ganamos para disgustos las que nos dedicamos a estos temas. Los temas a los que me dedico son la salud y el cuerpo de las mujeres, el poder, el género, su sexualidad, el patriarcado y la libertad. Que dicho así suena a batiburrillo pero que, en realidad, puede resumirse en una única cuestión: ¿Somos las mujeres dueñas de nuestros cuerpo o nuestros cuerpos pertenecen a algún sector social o estamento o profesión que tiene la potestad para decidir sobre él?

Pues esta sola pregunta da para mucho Y más si llevamos una racha en la que parece no quedar dudas de que hay quien considera que nuestros cuerpos son de su propiedad y que pueden decidir por nosotras. Esta es la lectura que puede hacerse del lamentable informe que el Consejo General de la Enfermería de este país (España) ha tenido a bien presentar ante los medios de comunicación. El informe es infame porque está lleno de errores, faltas gramaticales, escaso conocimiento de lo que habla (que ya les vale ocupar dos años de investigación en esto), nula fundamentación científica y mucha mala baba. Después de decir cosas tan estupendas como que las doulas obligan a las madres a comerse su placenta (tachando de canibalismo la práctica de la placentofagia) o quitan al padre el derecho de estar en el parto (inciso: ¿tiene el padre derecho a estar en el parto o es la madre quien tiene derecho a elegir que el padre esté?) o que las doulas forman parte de una secta (¿?), el Consejo arremete con lo que considera casos de intrusismo en el ámbito de la atención sanitaria. A ver, pongamos un poco de cabeza en esto. 

1.- ¿Quiénes son las madres? ¿Señoras informadas que toman una decisión sobre por quien desean ser acompañadas? ¿Mujeres sin formación, fácilmente manipulables y estúpidas que se dejan engañar por unas estafadoras?

2.- ¿Cómo es el colectivo de enfermería especializada en obstetricia en este país? ¿Un colectivo que vela por los derechos de las mujeres, atiende los planes y recomendaciones de la OMS, Comunidades Autónomas y Ministerio de Sanidad para el parto normal y que ofrece una atención perinatal intachable o un colectivo en el que abundan matronas que ejercen de forma sistemática violencia obstétrica, que no cumplen los planes y recomendaciones de la OMS o Ministerio de Sanidad, ejerciendo una obstetrícia anclada en el pasado sin evidencia científica?

3.- Una vez dicho esto, si conoces las respuestas entenderás mi indignación. 

Que a estas alturas del partido se nos siga queriendo mostrar a las mujeres desde organismos sanitarios como ignorantes de nuestros propios procesos y sin capacidad para decidir sobre los mismos, como mujeres débiles de mente, eternas menores de edad, es que no cuela. Ya tuvimos suficiente con las viñetas de la SEGO (Sociedad Española de Obstetricia y genealogía) para, de nuevo, volver a ser insultadas por otro estamento sanitario, las matronas. 

Hay que comprender que esta supuesta guerra entre matronas y doulas, no lo es tal. De haberlo sido, el infame informe habría tenido otro sentido. Han escrito lo que han escrito y un sector de la matronas se han retratado. Está bien. Es la evidencia palpable de que las matronas en este país (desafortunadamente muchas, por supuesto no todas, ya lo sé) no están a la altura para acompañar a otras mujeres en sus procesos fisiológicos más íntimos. Y las que lo están, no deberían de sentirse amenazadas por la autonomía de la mujer porque saben que una cosa es que yo esté preparada para acompañar a una mujer y otra que ella quiera ser acompañada por mi. ¿Eso se entiende? Si quiero parir acompañada de mi gato y con un mariachi será mi decisión bajo mi responsabilidad porque soy un ser humano/mujer de pleno derecho jurídico que puede tomar sus propias decisiones vitales sin que me tutele ni ampare ningún organismo ni institución. Me niego. 

Diré algo más: que el BOE establezca que las matronas son las profesionales tituladas para entender de la salud reproductiva y sexual de las mujeres, bajo ningún concepto significa que mi salud sexual y reproductiva tenga que recaer en sus manos obligatoriamente. A mi, mi sexualidad y la gestión de mi salud reproductiva, no me la regula el BOE. Eso lo decido yo. Y ya está bien de quedarnos a medias tintas. Va siendo hora de quitamos las máscaras y hablar de lo que somos, lo que sentimos y lo que pensamos y poner las cosas en orden. Porque una cosa es reivindicar derechos laborales (lo que es muy digno) y otras, que crea que para hacerlo debo de limitar la autonomía de las mujeres (que son menores de edad e idiotas). Por ahí no paso. Así que, a mi el Consejo General de la Enfermería me come la placenta (la que tengo en el congelador de mi casa).

Y, una última cosa, que da hasta apuro. Las doulas son figuras reconocidas en Europa, EEUU y Latinoamérica. Algunas trabajan de plantillas en hospitales. Hay infinidad de estudios científicos (de verdad, no como los del Consejo General de Enfermería que da vergüenza ajena) que sugieren las bondades de la asistencia de la doula durante el proceso de parto. Y, mira, voy a hacer como mi amiga Maria Berrozpe y colgar alguno por aquí. Spain is different... and embarrassing.  

¿Hasta cuándo?


NOTA: No soy doula, no tengo ningún interés comercial ni profesional y nunca he contratado los servicios de ninguna. Este tema me preocupa como mujer porque atenta directamente contra la autonomía y libertad de las mujeres.

________________

Quizá te interese leer sobre:



sábado, 7 de febrero de 2015

Víctimas de la lactancia

Resumo la jugada: un pediatra de cuyo nombre no quiero acordarme pretende ¿autopublicar? un libro que lleva por título "Las víctimas de la lactancia. Ni dogmatismos ni trincheras". El tipo dice en la contraportada cosas muy peregrinas, tanto, que no invitan ni a darle la oportunidad de leer el interior. Las redes sociales se movilizan, se piden firmas, se recogen las firmas, la librería que iba a acoger la presentación del libro, cancela el acto y el tipo aparece como víctima de la radicalización de grupos lactivistas de presión con fuerte poder mediático. La Asociación Española de Pediatria a través de su Comité de Lactancia se pronuncia totalmente en contra del contenido del libro y desautoriza los argumentos y el fondo. Por fin, Tele 5 se hace eco en la televisión y el escándalo salta al gran público. 

Mis consideraciones al respecto:

1.- Cualquier ser humano tiene derecho a escribir lo que le de la gana, pero no todos los profesionales tienen, en nombre de su actividad profesional, derecho a escribir lo que surja. O si lo tienen (que yo lo dudo), deberán responder por ello. Ejemplos: un cardiólogo que presenta una apología de los beneficios del tabaco. Un policía que presenta un ensayo racista. Un profesor que presenta un libro a favor de la pedofilia. Seguro que como sociedad nos causaría, como poco, incomodidad. 

2.- El derecho a la libertad de expresión no está reñido con la responsabilidad sobre lo que se escribe.


3.- Es de viejo conocido las connivencias entre algunos médicos y las empresas farmacéuticas y fabricantes de leche artificial. Tanto es así que hay una norma que las regula. Ya sabemos que lo que no existe, no hace falta regularse. Así que si existe la norma, es porque existe ella connivencia.  Recordemos los doce médicos italianos arrestados por aceptar sobornos a cambio de desvirtuar (es decir, que la madre salga de la consulta con la receta de la marca) la lactancia. 


4.- La lactancia materna es un asunto de salud pública y como tal ha de ser atendido. No es una moda, no es obligación y no es un capricho. Merece atención y seriedad.

5.- Escribir en contra de evidencia científica siendo un médico es grave. Inventarse males en áreas sobre los que además no se tiene ni la titulación es apelar a la desesperada necesidad de justificar lo injustificable.

6.- Ya estoy hasta las narices de que tipos que en su vida han dado la teta a nadie, ya sea porque tienen intereses turbios o por pura ignorancia, descarguen sobre las mujeres y las madres los más locos y miserables argumentos. La sombra del cuerpo de la mujer, nido de pecado, horror y perdición resbala por palabras como Edipo, desnutrición, desmedro... pretender que viene un señor de gomina a decirme a mi cómo he de criar a mi hijo, por mucha bata blanca y mucha estantería llena de libros creados desde la óptica patriarcal para servir a intereses mezquinos, es que me chorrea. Y nos debería chorrear a todas lo que tipos de esta calaña dicen. Desautorizado públicamente por sus compañeros de profesión y ridiculizado hasta el extremo por el activismo, a este pobre tipo solo le queda haber quedado bien con su amo y señor. 

7.- Continuará... porque muchas mujeres que estamos cansadas de paternalismo y caraduras hemos decidido dar un paso más. Se acabaron los pediatras y ginecólogos subidos en púlpitos diciéndonos qué hacer y qué no, apelando a nuestra ignorancia y a la amenazante maldad de nuestros cuerpos sucios y enfermos. No todo vale. Ya no.


Más sobre lactancia:
Lactancia, una cuestión incómoda




Hacemos comunidad en Facebook